Un asun­to de Es­ta­do en China Que­dan me­nos de dos mil

Ame­na­za­do por la pér­di­da de há­bi­tat, la ca­za fur­ti­va y la en­do­ga­mia, el oso pan­da es­tá en el lí­mi­te de su su­per­vi­ven­cia. En Si­chuan tra­ba­jan por su fu­tu­ro

ABC - Natural - - Natural - POR JAVIER JAY­ME FO­TOS: MI­GUEL ÁN­GEL BARROSO

Jean Pie­rre Ar­mand David no sos­pe­cha­ba ni de le­jos que aquel día, 1 de abril de 1869, su nom­bre se ins­cri­bi­ría en la his­to­ria de las Cien­cias Na­tu­ra­les mer­ced a su inopi­na­do des­cu­bri­mien­to: el del pan­da gi­gan­te. Un ha­llaz­go, a día de hoy, no­ta­ble­men­te ca­ris­má­ti­co, cu­yas con­no­ta­cio­nes emo­cio­na­les, eclip­san­do de lar­go a las cien­tí­fi­cas, le han con­quis­ta­do a es­te cu­rio­so plan­tí­gra­do ce­le­bri­dad mun­dial.

Sie­te años an­tes, el pa­dre David, misionero ca­tó­li­co y na­tu­ra­lis­ta fran­cés, ha­bía si­do co­mi­sio­na­do por el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de París pa­ra re­co­ger mues­tras zoo­ló­gi­co-bo­tá­ni­cas en China. Rum­bo al Le­jano Orien­te, el en­ton­ces jo­ven la­za­ris­ta ini­ció los via­jes cien­tí­fi­cos –tres en to­tal– que le iban a con­ver­tir en ex­plo­ra­dor y en uno de los más gran­des es­tu­dio­sos de­ci­mo­nó­ni­cos de la na­tu­ra­le­za. En­tre 1862 y 1874, David re­co­rre­ría a pie lu­ga­res re­cón­di­tos, pri­me­ra­men­te en Mon­go­lia oc­ci­den­tal, co­lec­cio­nan­do sin des­ma­yo de­ce­nas de es­pe­cí­me­nes ani­ma­les y ve­ge­ta­les a lo lar­go y a lo an­cho del Ce­les­te Im­pe­rio.

Mis­te­rio zoo­ló­gi­co

A la sa­zón, guia­do por su ba­quiano, atra­ve­sa­ba el prin­ci­pa­do de Mou­pin, en el Tí­bet orien­tal, vas­ta re­gión en la que nin­gún cien­tí­fi­co eu­ro­peo ha­bía pues­to ja­más el pie. Trans­cu­rría su un­dé­ci­mo día de re­co­gi­da de mues­tras por el va­lle de Deng­chi, ubi­ca­do en la sec­ción me­dia de los mon­tes Qion­glai, cuan­do un ca­za­dor lo­cal lla­ma­do Li le in­vi­tó a su ca­sa. Y fue allí, aquel 1 de abril ya se­ña­la­do, don­de real­men­te dio co­mien­zo es­ta his­to­ria. Por­que el pa­dre David se en­con­tró de bru­ces con el cue­ro de un ani­mal aba­ti­do de no­ta­ble ta­ma­ño, cu­bier­to por una den­sa pe­lam­bre blan­ca y ne­gra. Y, si bien de en­tra­da pen­só que po­dría per­te­ne­cer a una va­rian­te al­bi­na del oso ne­gro del Hi­ma­la­ya, su ins­tin­to de in­ves­ti- ga­dor y su men­te in­qui­si­ti­va le pu­sie­ron so­bre avi­so de que es­ta­ba an­te una es­pe­cie des­co­no­ci­da.

En las jor­na­das si­guien­tes, a ins­tan­cias su­yas, Li y los ca­za­do­res le tra­je­ron dos ejem­pla­res vi­vos: un par de ca­cho­rros cu­yo pe­la­je bi­co­lor só­lo di­fe­ría del que ex­hi­bía el del adul­to in­ter­fec­to en que era me­nos pu­ro y bri­llan­te. El sa­cer­do­te fran­cés reali­zó un in­for­me ana­tó­mi­co pre­li­mi­nar y lo en­vió a París con la idea de ha­cer pú­bli­co su ha­llaz­go en el me­nor tiem­po po­si­ble. Lo de­no­mi­nó Ur­sus me­la­no­leu­cus, es­ti­man­do que se tra­ta­ba de un oso blan­qui­ne­gro; hoy en día se le eti­que­ta como Ai­lu­ro­po­da me­la­no­leu­ca.

El «pa­dre» del pan­da

Jean Pie­rre Ar­mand David fue, ca­bal­men­te, un acre­di­ta­do na­tu­ra­lis­ta con am­plios co­no­ci­mien­tos en Geo­lo­gía, Mi­ne­ra­lo­gía, Or­ni­to­lo­gía, Zoo­lo­gía y Bo­tá­ni­ca. Por lo de­más, ha­cía ga­la de un res­pe­to in­na­to por las gen­tes y su cul­tu­ra, lo cual, uni­do a su ac­ti­tud afa­ble, le per­mi­tió via­jar por re­gio­nes de China don­de los ex­tran­je­ros ra­ra vez eran bien­ve­ni­dos. Hoy las Cien­cias Na­tu­ra­les le re­co­no­cen como el pa­dre del pan­da gi­gan­te, aun­que ha­ce cua­tro mi­le­nios que los chi­nos co­no­cen su exis­ten­cia. No obs­tan­te, de­bi­do a su tem­pe­ra­men­to hui­di­zo y a que las áreas don­de ha­bi­ta se cons­tri­ñen en zo­nas mon­ta­ño­sas re­mo­tas e inac­ce­si­bles en­tre 2.500 y 3.500 me­tros de al­ti­tud, el oso blan­qui­ne­gro ja­más pro­di­gó su pre­sen­cia an­te el ser hu­mano. Prue­ba de ello es que nin­gu­na obra de ar­te tra­di­cio­nal chino lo re­tra­ta.

An­tes de que el pa­dre David lo des­cu­brie­ra, el hoy uni­ver­sal­men­te fa­mo­so plan­tí­gra­do vi­vió en to­tal tran­qui­li­dad ali­men­tán­do­se de bam­bú en lo pro­fun­do de los bos­ques, sin que na­da ni na­die lo mo­les­ta­ra. Des­co­no­ce­mos, aún hoy, da­tos tan bá­si­cos como cuán­tos vi­ven jun­tos o có­mo so­bre­vi­ven los jó­ve­nes. Sa­be­mos, eso sí, que son de tem­pe­ra­men­to so­li­ta­rio, que ra­ra­men­te des­cien­den por de­ba­jo de los 2.000 me­tros y que no hi­ber­nan, como pue­den ha­cer otros osos. Se cree que al­gu­nos

HA­BLA­MOS DE UN SER PRI­MI­TI­VO, UNA RA­RE­ZA QUE SO­LO SE HA­LLA EN CHINA

se re­fu­gian en gua­ri­das y en los agu­je­ros de los ár­bo­les.

Ha­bla­mos de un ser zoo­ló­gi­co pri­mi­ti­vo, uno de los más ra­ros del mun­do, que so­la­men­te se en­cuen­tra en China. Ex­cep­tuan­do el ma­tiz ne­gro de las cua­tro ex­tre­mi­da­des, las ore­jas y el con­torno de los ojos, su cuer­po es en­te­ra­men­te blan­co. Se­me­jan­te di­se­ño bi­co­lor pa­re­ce una chi­ri­go­ta de la na­tu­ra­le­za. Los chi­nos son los pri­me­ros en co­rro­bo­rar­lo cuan­do te cuen­tan que los pan­das sue­ñan con des­per­tar­se un día y ver que ya son de co­lo­res o que sus 16 ho­ras dia­rias co­mien­do y el res­to dur­mien­do les pa­san una fac­tu­ra tier­na­men­te ma­ni­fies­ta en sus oje­ras. Y, es­ti­ran­do la cuer­da jo­co­sa, in­sis­ten en que se tra­ta, en reali­dad, de osos ne­gros re­vol­ca­dos en ha­ri­na o blan­cos em­ba­dur­na­dos con el ho­llín de una chi­me­nea. Como quie­ra que sea, su na­tu­ra­le­za ju­gue­to­na, su ima­gen can­do­ro­sa –asi­mi­la­ble a la de un mu­ñe­co de pe­lu­che–, su ta­lan­te bo-

na­chón y el he­cho de mas­ti­car e in­ge­rir en­tre 12 y 38 ki­los dia­rios de bam­bú sen­ta­do de for­ma ca­si hu­ma­na (es el úni­co plan­tí­gra­do ca­paz de ha­cer­lo) mien­tras mue­ve las ore­jas lo han con­ver­ti­do en uno de los ani­ma­les más en­tra­ña­bles y po­pu­la­res del or­be.

Em­ble­ma del WWF

Si a ta­les ras­gos se aña­de el de la es­ca­sez de su po­bla­ción, es fá­cil com­pren­der por qué Sir Pe­ter Scott, fun­da­dor en 1961 del World Wild­li­fe Fund ( WWF), el Fon­do Mun­dial pa­ra la Na­tu­ra­le­za, y pri­me­ro de sus pre­si­den­tes, lo es­co­gió como em­ble­ma de di­cha or­ga­ni­za­ción. Des­de en­ton­ces el pan­da gi­gan­te re­pre­sen­ta un fuer­te y re­co­no­ci­do sím­bo­lo de con­ser­va­ción que tras­pa­sa to­das las ba­rre­ras idio­má­ti­cas.

Cla­ro que, como tal sím­bo­lo, lo es, an­te to­do, de su país de ori­gen. En la ac­tua­li­dad, se­gún se es­ti­ma, mo­ran en China unos 1.600 de es­tos ani­ma­les en li­ber­tad y 200 más en cau­ti­vi­dad. Por des­gra­cia pa­ra ellos, su es­pe­cie, ame­na­za­da por la pér­di­da de su há­bi­tat, la ca­za fur­ti­va y la en­do­ga­mia, co­rre in­ne­ga­ble pe­li­gro de des­apa­ri­ción. Evi­tar se­me­jan­te con­tin­gen­cia se ha con­ver­ti­do pa­ra el co­lo­so asiá­ti­co en un asun­to de es­ta­do, tra­du­ci­do en la adop­ción de me­di­das es­ta­tu­ta­rias. To­do pan­da gi­gan­te, in­clu­yen­do sus cé­lu­las re­pro­duc­ti­vas, es, por ley, pro­pie­dad de es­te país, ha­bi­te don­de ha­bi­te. Su go­bierno, tras la prohi­bi­ción de ex­por­tar ejem­pla­res a fi­na­les del si­glo pa­sa­do, ex­clu­yó de los ges­tos pro­to­co­la­rios de amis­tad in­ter­na­cio­nal el de re­ga­lar­los a los zoo­ló­gi­cos ex­tran­je­ros. Los que hoy en día se ha­llan fue­ra de sus fron­te­ras lo es­tán ex­clu­si­va­men­te a tí­tu­lo de prés­ta­mo. Res­ta de­cir que en China ma­tar a un oso pan­da o ven­der sus pie­les (co­ti­za­das en mi­les de dó­la­res) se cas­ti­ga con ca­de­na per­pe­tua, in­clu­so con la pe­na ca­pi­tal.

Pe­ro el pa­so de­ci­si­vo a efec­tos de pro­te-

MA­TAR UN EJEM­PLAR SE CAS­TI­GA CON CA­DE­NA PER­PE­TUA O PE­NA CA­PI­TAL

ger lo que hoy se con­si­de­ra un te­so­ro na­tu­ral na­cio­nal in­cues­tio­na­ble –y, de pa­so, a otros gru­pos zoo­ló­gi­cos en si­tua­ción si­mi­lar– fue el es­ta­ble­ci­mien­to, en 1987, del Cen­tro de Investigación y Re­pro­duc­ción del Pan­da en Cheng­du, la ca­pi­tal de Si­chuan. Pre­ci­sa­men­te por es­ta pro­vin­cia y por las con­ti­guas de Gan­su y Shaan­xi, en la China cen­tral, se ex­tien­den las seis cor­di­lle­ras en cu­yas ma­sas fo­res­ta­les me­dra el pan­da sal­va­je, que muy po­cas per­so­nas tie­nen la opor­tu­ni­dad de con­tem­plar al­gu­na vez en su es­ta­do na­tu­ral. Un es­co­llo que el ci­ta­do cen­tro con­tri­bu­yó a mi­ni­mi­zar, como par­te de sus fun­cio­nes y objetivos, abrien­do sus puer­tas al pú­bli­co en 1995. Lí­de­res po­lí­ti­cos, di­ri­gen­tes de al­tos or­ga­nis­mos y per­so­na­li­da­des cé­le­bres, así como cien­tos de mi­les de tu­ris­tas de to­das las pro­ce­den­cias, las han atra­ve­sa­do ya pa­ra fa­mi­lia­ri­zar­se con los sim­pá­ti­cos osos. Ini­cial­men­te con­ta­ba só­lo con 6 de ellos res­ca­ta­dos de las agres­tes al­tu­ras. Al­go más de dos lus­tros des­pués, en 2007, aco­gía ya 110 crías y 60 adul­tos. En su há­bi­tat na­tu­ral, los pan­das vi­ven al­re­de­dor de 20 años, que, en ca­so de cau­ti­ve­rio, pue­den alar­gar­se a 35 como mu­cho.

El Cen­tro de Cheng­du, úni­co de su ti­po en el mun­do si­tua­do en un área me­tro­po­li­ta­na, se de­fi­ne como una cor­po­ra­ción es­pe­cia­li­za­da en la investigación y con­ser­va­ción ex si­tu de ani­ma­les mon­ta­ra­ces ra­ros y en ries­go de ex­tin­ción, de los que el pan­da gi­gan­te es el pa­ra­dig­ma por an­to­no­ma­sia. Pre­mia­do por las Na­cio­nes Uni­das como la me­jor ins­ti­tu­ción pla­ne­ta­ria pa­ra la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te, cuen­ta con equi- pos de ex­per­tos en dis­ci­pli­nas ta­les como Ge­né­ti­ca Ani­mal, Re­pro­duc­ción y Cría, Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria y Eco­lo­gía. De to­das ellas, la que mar­ca la pau­ta de las ac­ti­vi­da­des del Cen­tro es la bio­lo­gía de la re­pro­duc­ción pa­ra la vida sil­ves­tre ame­na­za­da.

De­ge­ne­ra­ción ge­né­ti­ca

El doc­tor Fei Li­song, uno de sus es­pe­cia­lis­tas, nos ilus­tra al res­pec­to: «Es­tos ani­ma­les pre­sen­tan atro­fia se­xual y otras pa­to­lo­gías co­ne­xas, que obran en con­tra de la con­ti­nui­dad de la es­pe­cie. Ade­más, su apa­rea­mien­to en cau­ti­vi­dad ori­gi­na en­do­xi­mia, de­ge­ne­ra­ción ge­né­ti­ca que acae­ce en­tre miem­bros del mis­mo li­na­je coha­bi­tan­do en nú­me­ro exi­guo y en es­pa­cios con­fi­na­dos y que se ma­ni­fies­ta me­dian­te al­te­ra­cio­nes o mal­for­ma­cio­nes. No re­sul­ta fá­cil con­se­guir el na­ci­mien­to de una cría nor­mal, al­go que só­lo ocu­rre de mo­do es­po­rá­di­co. Úni­ca­men­te cuan­do la po­bla­ción que ma­ne­ja­mos ha­ya lle­ga­do a los ni­ve­les desea­dos, el Cen­tro orien­ta­rá sus es­fuer­zos a que los pan­das gi­gan­tes se adap­ten a su me­dio na­tu­ral, de mo­do que sean li­be­ra­dos y pue­dan re­po­blar los bos­ques mon­ta­nos de don­de son ori­gi­na­rios».

Aun­que es­tric­ta­men­te pro­te­gi­dos, los pan­das gi­gan­tes con­ti­núan es­tan­do en pe­li­gro. Y de frus­trar­se la ex­pec­ta­ti­va fi­nal apun­ta­da por el doc­tor Fei Li­song, es­ta es­pe­cie, la más po­pu­lar y más fo­to­gra­fia­da en­tre to­das las que afron­tan la ame­na­za de des­apa­ri­ción, qui­zá es­té des­ti­na­da a so­bre­vi­vir só­lo en el lo­go­ti­po de WWF.

Un oso pan­da en el Área Ecológica de Xianz­hi Zhu­jian, en la pro­vin­cia de Si­chuan (China)

El Gran Bu­da de Les­han, de 71 me­tros de al­tu­ra, en la pro­vin­cia de Si­chuan

Ple­ga­rias En Les­han, los fie­les bu­dis­tas vi­si­tan los tem­plos des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.