Un do­cu­men­tal cen­su­ra­do des­pier­ta la con­cien­cia ecológica de China

La po­lu­ción que ha traí­do su desa­rro­llo in­sos­te­ni­ble de las tres úl­ti­mas dé­ca­das se co­bra ca­da año más de me­dio mi­llón de vi­das

ABC - Natural - - Natural - PABLO M. DÍEZ CO­RRES­PON­SAL EN PE­KÍN

Aun­que fue cen­su­ra­do a la se­ma­na de ser col­ga­do en in­ter­net, un do­cu­men­tal so­bre la con­ta­mi­na­ción ha des­per­ta­do la con­cien­cia ecológica en China. Vis­to más de 200 mi­llo­nes de ve­ces, di­cho ví­deo ha­bía ge­ne­ra­do un de­ba­te so­cial tan in­ten­so que, fi­nal­men­te, obli­gó al au­to­ri­ta­rio ré­gi­men de Pe­kín a blo­quear­lo en You­ku y en otros por­ta­les como Sohu o iQi­yi, que per­te­ne­ce al po­pu­lar bus­ca­dor Bai­du. Pue­de ver­se con sub­tí­tu­los en in­glés en Youtu­be, pe­ro es­ta pá­gi­na «web» es­tá prohi­bi­da en China.

Con el tí­tu­lo «Ba­jo la cú­pu­la: in­ves­ti­gan­do la nie­bla tó­xi­ca de China», es­te do­cu­men­tal es una con­fe­ren­cia que la an­ti­gua re­por­te­ra de te­le­vi­sión Chai Jing im­par­te so­bre la po­lu­ción. Apo­yán­do­se en so­bre­co­ge­do­ras imá­ge­nes y tes­ti­mo­nios de ex­per­tos y víc­ti­mas, su his­to­ria ha con­mo­vi­do a la au­dien­cia por­que la pe­rio­dis­ta de­ci­dió gra­bar­lo tras des­cu­brir que su hi­ja ha­bía na­ci­do con un tu­mor atri­bui­do a la po­lu­ción, que los mé­di­cos pu­die­ron ex­tir­par­le.

Por en­ci­ma de las de­sigual­da­des so­cia­les y la fal­ta de li­ber­ta­des, la con­ta­mi­na­ción es el pro­ble­ma más gra­ve al que se en­fren­ta China. Las gran­des ciu­da­des de la in­dus­tria­li­za­da cos­ta se en­cuen­tran cu­bier­tas por una es­pe­sa nu­be que cu­bre el cie­lo y eclip­sa el sol y se de­be al hu­mo de las fá­bri­cas, a la que­ma de car­bón en las cen­tra­les tér­mi­cas pa­ra pro­du­cir elec­tri­ci­dad, a los tu­bos de es­ca­pe de los co­ches y al pol­vo de las obras. La po­lu­ción es­tá tan ex­ten­di­da que el 70% de la po­bla­ción china es­tu­vo en 2012 ex­pues­to a unos ni­ve­les su­pe­rio­res a los re­co­men­da­dos por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de par­tí­cu­las PM 2,5, tan pe­que­ñas que se cue­lan en los pul­mo­nes y ori­gi­nan en­fer­me­da­des como cán­cer, do­len­cias co­ro­na­rias y de­rra­mes ce­re­bra­les.

Sen­dos in­for­mes ofi­cia­les han es­ti­ma­do las muer­tes por con­ta­mi­na­ción en China en­tre 300.000 y 670.000 en 2012, pe­ro un es­tu­dio an­te­rior de la re­vis­ta «The Lan­cet » ele­va­ba di­cha ci­fra a 1,2 mi­llo­nes en 2010, un 40% de las re­gis­tra­das en el mun­do.

La OMS ya ha re­la­cio­na­do la po­lu­ción con el cán­cer de pul­món y cal­cu­la que en 2012 la in­sa­lu­bri­dad del ai­re se co­bró en to­do el pla­ne­ta 7 mi­llo­nes de vi­das, la ma­yo­ría en Asia, don­de es el más co­mún jun­to al de es­tó­ma­go e hí­ga­do. A te­nor del cen­tro de Pre­ven­ción y Con­trol de Pe­kín, el cán­cer ma­ta ca­da año en China a 2,5 mi­llo­nes de per­so­nas, pe­ro su­bi­rá has­ta los 3 mi­llo­nes en 2020.

En Pe­kín, don­de las muer­tes por cán­cer de pul­món se han dis­pa­ra­do un 56% en­tre 2001 y 2010, di­cha en­fer­me­dad ya co­pa una quin­ta par­te de to­dos los tu­mo­res diag­nos­ti­ca­dos en la ciu­dad. La ca­pi­tal china su­fre unos ni­ve­les al­ta­men­te da­ñi­nos pa­ra la sa­lud por las emi­sio­nes de los tu­bos de es­ca­pe de los co­ches, que ge­ne­ran el 30% de las par­tí­cu­las PM 2,5; el car­bón de las cen­tra­les tér­mi­cas y fá­bri­cas (22%) y el pol­vo que le­van­tan sus obras por do­quier (14%).

En enero, con las cal­de­ras de la ca­le­fac­ción que­man­do car­bón a pleno ren­di­mien­to, di­chas par­tí­cu­las al­can­za­ron con­cen­tra­cio­nes de en­tre 568 y 631 mi­cro­gra­mos por me­tro cú­bi­co. Muy por en­ci­ma de los 25 mi­cro­gra­mos que la OMS con­si­de­ra ya no­ci­vos pa­ra el cuer­po hu­mano.

So­lu­ción a cor­to pla­zo

Aun­que las au­to­ri­da­des in­sis­ten en que ha­cen to­do lo po­si­ble por re­du­cir la con­ta­mi­na­ción que as­fi­xia a China, la in­dus­tria­li­za­ción que ha traí­do su in­sos­te­ni­ble cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co im­pi­de una so­lu­ción a cor­to pla­zo. Has­ta fi­na­les de año, por to­do el país se ce­rra­rán unas 2.000 vie­jas cen­tra­les tér­mi­cas, in­clu­yen­do las tres ma­yo­res ins­ta­la­cio­nes de es­te ti­po que ge­ne­ra­ban elec­tri­ci­dad en Pe­kín y otra más que se­rá clau­su­ra­da en 2016. De igual mo­do, las au­to­ri­da­des es­tán li­mi­tan­do la pro­duc­ción en las in­dus­trias si­de­rúr­gi­cas que abun­dan en la pro­vin­cia de He­bei, que inun­dan a Pe­kín con sus ma­los hu­mos. A pe­sar de re­du­cir sus emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes, los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro de China con­ti­nua­rán au­men­tan­do has­ta al­can­zar su to­pe en 2030, cuan­do em­pe­za­rán a ba­jar. Pe­ro en­ton­ces ya se­rá tar­de pa­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes.

EL 70% DE LA PO­BLA­CIÓN ES­TÁ EX­PUES­TA A NI­VE­LES MUY AL­TOS DE PO­LU­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.