«No soy par­ti­da­ria de la ul­tra­pro­tec­ción»

Es­te va­lle «de li­bro» es pa­ra Josefina un ejem­plo de sim­bio­sis en­tre na­tu­ra­le­za y ac­ción hu­ma­na, con pai­sa­jes de gran ca­li­dad in­clui­dos en un Par­que Na­cio­nal

ABC - Natural - - Natural - POR PI­LAR QUI­JA­DA

Des­de el Mirador de los Ro­ble­dos se di­vi­sa es­te «va­lle bou­ti­que», que pue­de abar­car­se en­te­ro de un vis­ta­zo. Por eso lo lla­ma así Josefina Gómez Men­do­za, geó­gra­fa de for­ma­ción, que ve en es­te pai­sa­je un li­bro abier­to en el que le gus­ta leer... y en­se­ñar. Pa­ra la ma­yo­ría de quie­nes lo vi­si­tan, és­te no es más que un lu­gar en el que de­lei­tar­se, ro­dea­do de si­len­cio, cuan­do hay po­cos vi­si­tan­tes. Y es que « pa­ra ver hay que mi­rar y hay que sa­ber», como es­tá es­cri­to en la me­sa de pie­dra del mirador que ayu­da a po­ner nom­bre a lo que ve­mos. Mi­ran­do ha­cia Ras­ca­fría, se al­za, al fon­do, Ca­be­za Me­dia­na. De­trás que­da Pe­ña­la­ra, el te­cho de la sie­rra de Gua­da­rra­ma.

Pe­ro a la aten­ta mi­ra­da de Josefina no pa­san inadvertidos otros de­ta­lles: «Me gus­ta es­te si­tio por la sim­bio­sis que hay en­tre na­tu­ra­le­za y ac­ción hu­ma­na, que da lu­gar a los pai­sa­jes que ve­mos, de ex­tra­or­di­na­ria ca­li­dad, y que aho­ra es­tán en un Par­que Na­cio­nal, pe­ro que de­be­rían ha­ber­se pro­te­gi­do mu­cho an­tes. Hay una or­ga­ni­za­ción de to­do el te­rri­to­rio bas­tan­te cla­ra y que re­pi­ten to­dos los pue­blos del va­lle. En torno a es­tos nú­cleos ur­ba­nos es­tá el te­rraz­go, o zo­na de

cul­ti­vo, nor­mal­men­te pa­ra heno. Esos cul­ti­vos o pra­dos es­tán ro­dea­dos con cer­cas vi­vas de fres­nos u ol­mos y for­man un mosaico pai­sa­jís­ti­co es­plén­di­do. Y des­pués, al ir as­cen­dien­do, se va desa­rro­llan­do el ro­ble­dal, lue­go el pi­nar sil­ves­tre y fi­nal­men­te el pas­ti­zal de al­tu­ra, que co­ro­na el pai­sa­je. To­do eso te­nía una cohe­ren­cia den­tro de la so­cie­dad tra­di­cio­nal, con un apro­ve­cha­mien­to fun­da­men­tal­men­te ga­na­de­ro, pe­ro com­pa­ti­ble con la agri­cul­tu­ra y sel­vi­cul­tu­ra pa­ra aten­der a otras ne­ce­si­da­des».

La So­cie­dad Geo­grá­fi­ca Es­pa­ño­la aca­ba de otor­gar su pre­mio Na­cio­nal de 2014 a es­ta po­li­fa­cé­ti­ca mu­jer, ca­te­drá­ti­ca emé­ri­ta de Aná­li­sis Geo­grá­fi­co Re­gio­nal de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, de la que fue­rec­to­ra, la se­gun­da en Es­pa­ña. Ha si­do tam­bién con­se­je­ra de Es­ta­do, una eta­pa de la que, di­ce, apren­dió mu­cho; per­te­ne­ce a la Aca­de­mia de His­to­ria y al Co­le­gio Li­bre de Eméritos. Y des­de 1998 es In­ge­nie­ra de Mon­tes de Ho­nor.

Es tam­bién vi­ce­pre­si­den­ta de la Real Aca­de­mia de In­ge­nie­ría (RAI), al­go a des­ta­car de su ex­ten­so cu­rrícu­lo, «aun­que pro­ce­da de Le­tras», se­ña­la. To­do un mé­ri­to, por­que es­ta ins­ti­tu­ción so­lo cuen­ta con tres mu­je­res en­tre su me­dio cen­te­nar lar­go de aca­dé­mi­cos, a pe­sar de que la pro­por­ción de fé- mi­nas en las in­ge­nie­rías lle­ga al 30%. «De­be­ría ha­ber más», se­ña­la Josefina. Y ar­gu­men­ta que el mo­ti­vo de tal es­ca­sez po­dría de­ber­se a que la RAI «se fun­dó ha­ce vein­te años, y en ese mo­men­to las mu­je­res es­ta­ban me­nos pre­sen­tes. Creo que hay vo­lun­tad de que en­tren más, pe­ro las pre­sen­ta­cio­nes de can­di­da­tas son com­pli­ca­das, por­que hay mu­chas in­ge­nie­rías».

Su in­gre­so en la Aca­de­mia de In­ge­nie­ría su­pu­so «una sor­pre­sa y una sa­tis­fac­ción muy ín­ti­ma. Mi ma­ri­do, que era ar­qui­tec­to y ya ha­bía muer­to, per­te­ne­cía a una fa­mi­lia de Pon­te­ve­dra en la que los pa­dres se sa­cri­fi­ca­ron has­ta pun­tos hoy in­con­ce­bi­bles pa­ra que to­dos los hi­jos hi­cie­ran ca­rre­ras de in­ge­nie­ría o ar­qui­tec­tu­ra. Y eran cin­co, dos ar­qui­tec­tos y tres in­ge­nie­ros. Yo pen­sé que real­men­te de­be­ría ha­ber en­tra­do mi sue­gro o al­guno de mis cu­ña­dos, por­que to­da mi fa­mi­lia es de le­tras».

Lle­gó a es­ta pro­fe­sión por ca­sua­li­dad. « Iba pa­ra his­to­ria­do­ra, pe­ro dos cir­cuns­tan­cias tor­cie­ron esa vo­ca­ción. La pri­me­ra, que te­nía un pro­fe­sor de geo­gra­fía ex­ce­len­te y sa­bía mu­chí­si­ma his­to­ria ade­más. Mi me­mo­ria de li­cen­cia­tu­ra, la pri­me­ra investigación so­bre las tie­rras bal­días y co­mu­na­les, fue pre­ci­sa­men­te con él. Y lue­go por mo­ti­vos per­so­na­les, por­que mi cón­yu­ge era ar­qui­tec­to y en­ten­día bas­tan­te bien el te­rri­to­rio. Me aca­bé vol­can­do en la geo­gra­fía y nun­ca me he arre­pen­ti­do».

Ren­di­mien­to de los mon­tes

En el mirador de los Ro­ble­dos, don­de ha­ce es­tas re­fle­xio­nes en voz al­ta, se al­za tam­bién el mo­nu­men­to al fo­res­tal. Y como In­ge­nie­ra de Mon­tes de Ho­nor y vi­ce­pre­si­den­ta de la Real Aca­de­mia de In­ge­nie­ría es obli­ga­do pre­gun­tar­le por el pa­pel, a ve­ces cri­ti­ca­do, de los in­ge­nie­ros de Mon­tes en la con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za en nues­tro país. «Me hi­cie­ron In­ge­nie­ra de Ho­nor por­que es­tu­dié la bi­blio­gra­fía fo­res­tal des­de la Fun­da­ción de la Es­cue­la de Mon­tes. Y la re­vis­ta ‘Mon­tes’ me de­jó fas­ci­na­da. Pu­de apre­ciar la la­bor te­rri­to­rial y fo­res­tal que ha­bían he­cho. Es­ta­ble­cie­ron un prin­ci­pio que es la ba­se de la eco­lo­gía mo­der­na, que fue el de que hu­bie­ra ren­di­mien­to sos­te­ni­ble de los mon­tes», ex­pli­ca.

Sin las re­po­bla­cio­nes del si­glo pa­sa­do, tan cri­ti­ca­das den­tro y tan ala­ba­das fue­ra, des­ta­ca Josefina, la sie­rra de Gua­da­rra­ma no se­ría como hoy la ve­mos. Se­ría más pa- re­ci­da al mon­te Aban­tos, en San Lorenzo de El Es­co­rial, des­pués del in­cen­dio ocu­rri­do en 1999. Cu­rio­sa­men­te mu­chos pa­ra­jes de la sie­rra gua­da­rra­me­ña apa­re­cían des­ar­bo­la­dos a prin­ci­pios del si­glo XX, a cau­sa de una ex­plo­ta­ción ex­ce­si­va en la que no se te­nía en cuen­ta la sos­te­ni­bi­li­dad. El pro­pio Aban­tos era un buen ejem­plo, plas­ma­do en ilus­tra­cio­nes de la épo­ca. Al­go a lo que los in­ge­nie­ros de mon­tes pu­sie­ron re­me­dio. Sin em­bar­go, no hay na­da per­fec­to, des­ta­ca Josefina, y en­ton­ces la bio­di­ver­si­dad y el pai­sa­je no se te­nía tan en cuen­ta como aho­ra.

De aque­lla la­bor de los fo­res­ta­les sur­gie­ron mu­chos de los pa­ra­jes na­tu­ra­les ac­tual­men­te pro­te­gi­dos. «La la­bor de ca­ta­lo­ga­ción fue ex­tra­or­di­na­ria». En los pri­me­ros mo­men­tos de la lar­ga des­amor­ti­za­ción ci­vil «les di­cen que se van a ven­der to­dos los mon­tes pú­bli­cos, me­nos los que ellos se­ña­len. No era fá­cil re­co­no­cer­los y pro­ce­die­ron «por tan­teo » . Y de­ci­den con­ser­var los que ejer­cen efec­tos so­bre el cli­ma, como los de las zo­nas al­tas, po­bla­dos de ár­bo­les. Pe­ro de­bían ser mu­chos y les pu­sie­ron nue­vas res­tric­cio­nes. En­ton­ces de­ci­die­ron li­mi­tar­lo a las ma­sas de pi­nos, ha­yas y ro­bles. Y de ahí las gran­des ven­tas de en­ci­na­res, que no que­da­ron pro­te­gi­dos», ex­pli­ca Josefina. Aho­ra va­mos mar­cha atrás, des­ta­ca, «y pue­de que ha­ya gen­te plan­teán­do­se, con es­ta ola de pri­va­ti­za­cio­nes, que los pue­blos pue­dan ven­der sus mon­tes pú­bli­cos. Y eso me es­pan­ta».

Otra pre­gun­ta obli­ga­da: ¿Es­pa­cios pro­te­gi­dos de «mí­ra­me y no me to­ques» o «do­mes­ti­ca­dos»? «Yo soy par­ti­da­ria de que la pro­tec­ción sea com­pa­ti­ble con el uso de los ve­ci­nos. La ul­tra­pro­tec­ción pro­vo­ca que la gen­te aban­do­ne el mun­do ru­ral», se­ña­la y ex­pli­ca que aca­ba de es­cri­bir en la «Re­vis­ta de Li­bros» so­bre có­mo evi­tar que las mon­ta­ñas se des­pue­blen. «Ya es tar­de, por­que aho­ra lo que hay que ha­cer es que vuel­van. Hay una co­mi­sión del Se­na­do pa­ra es­tu­diar nor­mas que evi­ten el des­po­bla­mien­to».

En su opi­nión quie­nes di­se­ñan los pla­nes de pro­tec­ción de­be­rían te­ner en cuen­ta el fac­tor hu­mano: «Ha­bría que es­cu­char a los que vi­ven en el te­rri­to­rio. Los po­lí­ti­cos no tie­nen que ad­mi­nis­trar so­lo en fun­ción de la ren­ta­bi­li­dad, sino de las ne­ce­si­da­des de los ha­bi­tan­tes de la zo­na. Y si al­go pa­sa a ser de in­te­rés pú­bli­co, ha­brá que com­pen­sar­les. La clave es­tá en un plan­tea­mien­to mu­cho más de­mo­crá­ti­co, no so­lo de arri­ba abajo, sino tam­bién des­de abajo».

«SOS­TE­NI­BI­LI­DAD ES UN CON­CEP­TO IN­TRO­DU­CI­DO POR LOS IN­GE­NIE­ROS DE MON­TES»

Josefina, con su in­se­pa­ra­ble cá­ma­ra, en el mirador de los Ro­ble­dos, des­de don­de se di­vi­sa to­do el va­lle del Lo­zo­ya

ISABEL PERMUY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.