Bután es ca­paz de ab­sor­ber más dió­xi­do de car­bono del que emi­te

Gra­cias a su abun­dan­te ma­sa fo­res­tal, es­te pe­que­ño reino del Hi­ma­la­ya es el úni­co Es­ta­do ca­paz de ab­sor­ber más CO del que emi­te

ABC - Natural - - Portada - POR PA­BLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PE­KÍN

To­da­vía hay paí­ses que de­vuel­ven la es­pe­ran­za en es­te mun­do glo­ba­li­za­do ca­da vez más ur­bano, in­dus­tria­li­za­do y, por su­pues­to, con­ta­mi­na­do. Aun­que es­tá atra­pa­do en­tre dos gi­gan­tes su­per­po­bla­dos y as­fi­xia­dos por la po­lu­ción, como son Chi­na y la In­dia, el pe­que­ño reino de Bután si­gue re­sis­tien­do como uno de los úl­ti­mos pa­raí­sos na­tu­ra­les de la Tie­rra. Per­di­da en­tre las cum­bres del Hi­ma­la­ya, con una su­per­fi­cie si­mi­lar a la de Ex­tre­ma­du­ra y so­lo 750.000 ha­bi­tan­tes, es­ta pe­que­ña y exó­ti­ca na­ción se ase­me­ja en pleno si­glo XXI a aquel idí­li­co « Shan­gri La » que Ja­mes Hil­ton des­cri­bie­ra en su no­ve­la «Ho­ri­zon­tes per­di­dos», lue­go con­ver­ti­da en un clá­si­co del ci­ne gra­cias a la ma­gia de Frank Ca­pra.

Has­ta 1960, Bután no te­nía ni ca­rre­te­ras ni mo­ne­da y per­ma­ne­cía ce­rra­do al ex­te­rior. De he­cho, so­lo per­mi­te la en­tra­da de tu­ris­tas y pe­rio­dis­tas des­de 1974 y, pa­ra evi­tar una in­va­sión mo­chi­le­ra como la que su- fre el ve­cino Ne­pal, hay que pa­gar 200 dó­la­res al día (180 eu­ros). Un vi­sa­do prohi­bi­ti­vo que li­mi­ta las vi­si­tas a so­lo 20.000 ex­tran­je­ros ca­da año en Bután, don­de la te­le­vi­sión lle­gó en 1999 y la ri­que­za se mi­de no por su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, sino por su ín­di­ce de Fe­li­ci­dad Na­cio­nal Bru­ta.

Pe­ro lo más sor­pren­den­te de to­do no es eso, sino que Bután es uno de los dos úni­cos Es­ta­dos del mun­do que no con­ta­mi­na. El otro es el Va­ti­cano, aun­que por ra­zo­nes muy di­fe­ren­tes de­bi­do a su di­mi­nu­to ta­ma­ño.

Con un 72 por cien­to de su su­per­fi­cie ocu­pa­da por bos­ques, cu­ya ta­la pa­ra la ex­por­ta­ción es­tá prohi­bi­da, Bután emi­te ca­da año 1,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono (CO ), mien­tras que sus ár­bo­les son ca­pa­ces de ab­sor­ber seis mi­llo­nes, se­gún la com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da Proudly Car­bon Neu­tral. Gra­cias a es­ta ma­sa fo­res­tal, no so­lo neu­tra­li­za sus emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes, sino que ade­más ayu­da a lim­piar la po­lu­ción glo­bal, o al me­nos de sus su­cios ve­ci­nos. Pa­ra 2020, su ob­je­ti­vo con­sis­te en pro­du­cir to­da su co­mi­da de ma­ne­ra eco­ló­gi­ca y, pa­ra 2030, re­du­cir a ce­ro sus ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, in­for­ma Eco­watch.

Uno de los mo­ti­vos de es­te eco­lo­gis­mo na­cio­nal a ul­tran­za es su re­li­gión bu­dis­ta, que de­ter­mi­na en gran ma­ne­ra el ca­rác­ter bu­ta­nés y ha­ce es­pe­cial hin­ca­pié en la pro­tec­ción del medio ambiente y las es­pe­cies ani­ma­les. Bue­na prue­ba de ello es el úni­co ré­cord Guin­ness del mun­do que os­ten­ta el país, que mar­có en ju­nio del año pa­sa­do cuan­do cien vo­lun­ta­rios plan­ta­ron en so­lo una ho­ra 49.672 ár­bo­les. Si­guien­do con es­ta tra­di­ción, que sim­bo­li­za el ger­men de la vi­da, to­das las 82.000 fa­mi­lias cen­sa­das en Bután plan­ta­ron un árbol a prin­ci­pios de mar­zo pa­ra ce­le­brar el nacimiento del he­re­de­ro a la Co­ro­na, el hi­jo del Rey Dra­gón Jig­me Khe­sar Namg­yal Wang­chuck. Jun­to a los que plan­ta­ron por to­do el país otros 26.000 vo­lun­ta­rios, 108.000 ár­bo­les sa­lu­da­ron la lle­ga­da al mun­do del pe­que­ño «Gyal­sey» («Prín­ci­pe»), quien per­pe­túa un li­na­je que du­ra ya más de un si­glo y va por su quin­to Rey Dra­gón en el trono.

Si­guien­do con es­te im­pul­so eco­ló­gi­co, el Go­bierno se ha pro­pues­to pa­ra el fu­tu­ro po­ten­ciar el uso de las ener­gías re­no­va­bles. Ex­plo­ran­do nue­vas fuen­tes, como el vien­to, la bio­ma­sa y el sol, Bután per­si­gue re­du­cir su de­pen­den­cia de la ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca y sus im­por­ta­cio­nes de elec­tri­ci­dad, que se dis­pa­ran du­ran­te los fríos me­ses de in­vierno pa­ra ga­ran­ti­zar la ca­le­fac­ción en los ho­ga­res.

Co­ches eléc­tri­cos

Ade­más, el Eje­cu­ti­vo bu­ta­nés tie­ne des­de ha­ce dos años un acuer­do con la mar­ca de au­to­mó­vi­les ja­po­ne­sa Nis­san pa­ra abas­te­cer su flo­ta ofi­cial so­lo de co­ches eléc­tri­cos. Den­tro del ob­je­ti­vo de aca­bar con las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes, el plan pa­ra los pró­xi­mos años es que to­dos los vehícu­los del país, em­pe­zan­do por los ta­xis, fun­cio­nen con la co­rrien­te eléc­tri­ca gra­cias a los car­ga­do­res ins­ta­la­dos por Nis­san.

En un mun­do don­de el pro­gre­so se mi­de por el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y a ex­pen­sas del medio ambiente, como ocu­rre en los gi­gan­tes emer­gen­tes de Chi­na y la In­dia, el pe­que­ño reino de Bután mar­ca un ejem­plo a se­guir ba­sa­do en el res­pe­to a la na­tu­ra­le­za. Como bien sa­ben los bu­dis­tas, el pro­gre­so no lo trae el PIB, sino la fe­li­ci­dad.

EL OTRO ES­TA­DO EN EL MUN­DO QUE NO CON­TA­MI­NA ES EL VA­TI­CANO, POR SU TA­MA­ÑO

REUTERS

El mo­nas­te­rio bu­dis­ta Takt­sang Palp­hu­gen, en Pa­ro, co­no­ci­do tam­bién como el Ni­do del Ti­gre

El lan­gur do­ra­do so­lo vi­ve en In­dia y Bután.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.