La fal­ta de llu­vias, pre­lu­dio de una pri­ma­ve­ra si­len­cio­sa en Do­ña­na

Un in­vierno de tem­pe­ra­tu­ras al­tas y llu­vias es­ca­sas re­du­ce la po­si­bi­li­dad de criar con éxi­to de mu­chas aves

ABC - Natural - - Portada - POR ABC NA­TU­RAL

Do­ña­na es un hu­me­dal muy di­ná­mi­co don­de, ca­da año, se pro­du­ce un ci­clo na­tu­ral de inun­da­ción y se­quía. Las llu­vias de oto­ño e in­vierno de­vuel­ven el agua a la ma­ris­ma, una des­pen­sa de 30.000 hec­tá­reas en la que abun­dan plan­tas, in­ver­te­bra­dos, an­fi­bios, rep­ti­les y pe­ces. Ca­da pri­ma­ve­ra, aná­ti­das y li­mí­co­las, gar­zas, ibis, fla­men­cos y aves ra­pa­ces en­cuen­tran un es­pa­cio na­tu­ral de in­cal­cu­la­ble va­lor don­de re­pro­du­cir­se, con­for­man­do un be­llo pai­sa­je vi­sual – y tam­bién so­no­ro– más pro­pio del con­ti­nen­te afri­cano que del sur de Eu­ro­pa

La­men­ta­ble­men­te, se­gún cons­ta­tan los téc­ni­cos de SEO/Bird­Li­fe, es­te año se pre­vé me­nos bu­lli­cio. Con pro­ba­bi­li­dad, és­ta se­rá una pri­ma­ve­ra si­len­cio­sa, como la que va­ti­ci­na­ba Rachel Car­son en su co­no­ci­do en­sa­yo de 1962 so­bre los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción y los pes­ti­ci­das so­bre el medio ambiente. En es­te ca­so, jun­to a la po­lu­ción pre­sen­te en ríos y arro­yos de Do­ña­na, el si­len­cio ven­drá como con­se­cuen­cia de las es­ca­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes de los úl­ti­mos me­ses. «A ello hay que su­mar unas tem­pe­ra­tu­ras anor­mal­men­te al­tas du­ran­te el pa­sa­do in- vierno», ex­pli­ca Car­los Molina, téc­ni­co de la ofi­ci­na de SEO/Bird­Li­fe en Do­ña­na.

Los pe­río­dos de se­quía son ha­bi­tua­les en la cuenca me­di­te­rrá­nea, así como las fluc­tua­cio­nes po­bla­cio­na­les en las aves, com­pen­san­do años ma­los con otros óp­ti­mos. Sin em­bar­go, si es­tas con­di­cio­nes se man­tie­nen en el fu­tu­ro, ten­drían gra­ves efec­tos so­bre las aves: mo­di­fi­ca­cio­nes en sus mi­gra­cio­nes, cam­bios en las fe­chas de re­pro­duc­ción e in­ver­na­da, re­duc­ción de las po­bla­cio­nes y, en última ins­tan­cia, la ex­tin­ción de es­pe­cies.

«Es­ta pri­ma­ve­ra, la ma­yor par­te de la ma­ris­ma na­tu­ral de Do­ña­na es­tá se­ca o so­lo par­cial­men­te en­char­ca­da. Es pre­vi­si­ble que la fal­ta de agua y ali­men­to ge­ne­re que mu­chas de las aves acuá­ti­cas que ha­bi­tual­men­te se re­pro­du­cen en ella lo ha­gan en me­nor nú­me­ro y mu­chas fra­ca­sen en el in­ten­to», ex­pli­ca Molina. En Do­ña­na se re­pro­du­cen al­re­de­dor de 50 es­pe­cies, en­tre las que se en­cuen­tran al­gu­nas aves re­si­den­tes gra­ve­men­te ame­na­za­das, como cer­ce­ta par­di­lla, la fo­cha mo­ru­na o mal­va­sía ca­be­ci­blan­ca. Las es­pe­cies mi­gra­do­ras pro­ce­den­tes de Áfri­ca, como las ca­nas­te­ras, fu­ma­re­les ca­ri­blan­cos y pa­ga­zas pi­co­ne­gras, se en­cuen­tran a su lle­ga­da un pai­sa­je de­sola­dor.

EN DO­ÑA­NA SE RE­PRO­DU­CEN MEDIO CEN­TE­NAR DE ES­PE­CIES DE AVES ACUÁ­TI­CAS

CAR­LOS MOLINA

Ejem­pla­res de fla­men­co en Do­ña­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.