El «va­lor sa­lu­da­ble» de los es­pa­cios ver­des

Ade­más de su ca­pa­ci­dad pa­ra fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co o fi­jar el sue­lo, tam­bién in­flu­yen en la sa­lud

ABC - Natural - - Natural - POR PI­LAR QUI­JA­DA

Es bien co­no­ci­do el pa­pel de los bos­ques como pul­mo­nes ver­des que ge­ne­ran oxí­geno. Y su efi­ca­cia como su­mi­de­ros del CO que pro­du­ci­mos en ex­ce­so, atra­pán­do­lo en for­ma de ma­de­ra, pa­ra con­tra­rres­tar el ca­len­ta­mien­to glo­bal. O su pa­pel pro­tec­tor del sue­lo, que sin ár­bo- les que lo an­clen se pier­de y aca­ba en lagos y ríos, de for­ma len­ta y pro­gre­si­va o en for­ma de ria­das de lo­do. Al­ber­gan ade­más una gran bio­di­ver­si­dad, re­gu­lan la va­ria­ción lo­cal de tem­pe­ra­tu­ra... Con to­dos es­tos be­ne­fi­cios, na­die po­ne en du­da el pa­pel cru­cial de los bos­ques pa­ra la sa­lud del pla­ne­ta.

Sin em­bar­go, son me­nos co­no­ci­dos los be­ne­fi­cios di­rec­tos que los es­pa­cios ver­des tie- nen so­bre nues­tra sa­lud, pe­se a que ca­da vez más es­tu­dios lo apun­tan. Como mu­cho, so­mos cons­cien­tes de que un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de fár­ma­cos tie­nen su ori­gen en el mun­do ve­ge­tal. Santiago Ra­món y Ca­jal, pre­mio No­bel de Me­di­ci­na en 1906, con­si­de­ra­do el pa­dre de la Neu­ro­cien­cia mo­der­na, des­cri­bía muy bien el po­der sa­na­dor de la na­tu­ra­le­za, por­que lo ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do por sí mis­mo: «Du­ran­te el oto­ño e in­vierno de 1899, mi sa­lud de­ja­ba har­to que desear. In­va­dio­me la neu­ras­te­nia, acom­pa­ña­da de pal­pi­ta­cio­nes, arrit­mias car­día­cas, in­som­nios, etc., con el con­si­guien­te aba­ti­mien­to de áni­mo. Se­me­jan­tes cri­sis ata­can fre­cuen­te­men­te a las per­so­nas ner­vio­sas fa­ti­ga­das. To­do mi afán ci-

frá­ba­se en dis­po­ner de quin­ta mo­des­ta y so­li­ta­ria, ro­dea­da de jar­dín, y de cu­yas ven­ta­nas se des­cu­brie­ran, de día, las in­gen­tes ci­mas del Gua­da­rra­ma [...]. Allí, le­jos del tu­mul­to cor­te­sano, tra­ba­ja­ría a mi sa­bor du­ran­te los me­ses es­ti­va­les, ro­dea­do de ár­bo­les y flo­res. Allí, su­mer­gi­do en aque­lla cal­ma se­dan­te, apla­ca­rían­se mis ner­vios y te­je­ría en paz la te­la de mis ideas».

Y si­guien­do su ins­tin­to, el No­bel es­pa­ñol, «pro­ce­dien­do a lo te­me­ra­rio», pu­so to­dos sus aho­rros en an­sia­da quin­ta con huer­to en la fron­do­sa ba­rria­da de Ama­niel, lo que hoy es Cua­tro Ca­mi­nos, que fue mano de san­to pa­ra sus do­len­cias: «Mi cu­ra­ción hon­ró po­co a la far­ma­co­pea. Una vez más triun­fó el me­jor de los mé­di­cos: el ins­tin­to, es de­cir, la pro­fun­da vis me­di­ca­trix. Lue­go de ins­ta­la­do con la fa­mi­lia en la cam­pes­tre re­si­den­cia, mi sa­lud me­jo­ró no­ta­ble­men­te. Al fin al­bo­reó en mi es­pí­ri­tu, con la nue­va sa­via, he­cha de sol, oxí­geno y aro­mas sil­ves­tres, alen­ta­dor op­ti­mis­mo. Y, por aña­di­du­ra, llo­vie­ron so­bre mí im­pen­sa­das sa­tis­fac­cio­nes y ven­tu­ras».

Esa «vis me­di­ca­trix» que men­cio­na Ca­jal, tra­di­cio­nal­men­te se ha de­fi­ni­do como una res­pues­ta de cu­ra­ción in­ter­na del or­ga­nis­mo des­ti­na­da a res­tau­rar la sa­lud. Pe­ro un con­tem­po­rá­neo de Ca­jal, el bió­lo­go es­co­cés Sir John Art­hur Thom­son (1861–1933), ex­ten­dió al medio na­tu­ral ese po­der sa­na­dor del que ya ha­bla­ba Hi­pó­cra­tes. Thom­som lo ex­pli­ca­ba así: «La na­tu­ra­le­za sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des de nues­tras men­tes, en­fer­mas por la pri­sa y el bu­lli­cio de la ci­vi­li­za­ción, y ayu­da a re­gu­lar y en­ri­que­cer nues­tras vi­das . Ha­bría me­nos “psi­co­pa­to­lo­gía de la vi­da co­ti­dia­na” [un li­bro de Freud de 1901] si man­tu­vié­ra­mos nues­tra fa­mi­lia­ri­dad con la na­tu­ra­le­za. Las re­la­cio­nes en­tre el hom­bre y la na­tu­ra­le­za es­tán pro­fun­da­men­te arrai­ga­das y no po­de­mos pa­sar­las por al­to sin pér­di­das... Nos ale­ja­mos de esa po­ten­te vis me­di­ca­trix si per­de­mos la ca­pa­ci­dad de asom­brar­nos de la gran­de­za del cie­lo ta­cho­na­do de es­tre­llas, el mis­te­rio de las mon­ta­ñas, el mar eter­na­men­te nue­vo, el ca­mino del águi­la en el ai­re , la flor más hu­mil­de que se abre», ex­pli­ca­ba en la Reunión Anual de la Aso­cia­ción Mé­di­ca Bri­tá­ni­ca, en 1914.

Lo que Ca­jal y Thom­som in­tu­ye­ron en­ton­ces em­pie­zan a co­rro­bo­rar­lo ca­da vez más es­tu­dios. En los úl­ti­mos años va ga­nan­do apo­yo cien­tí­fi­co que la sim­ple vi­sua­li­za­ción de es­ce­nas de la na­tu­ra­le­za o par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des en en­tor­nos na­tu­ra­les re­du­ce la

CUAN­TO MÁS VER­DE ES EL EN­TORNO, ME­NOS EN­FER­ME­DA­DES

fa­ti­ga men­tal. Sin em­bar­go, nues­tro es­ti­lo de vi­da aje­trea­do ha­ce que pa­se­mos po­co tiem­po en es­pa­cios «ver­des y azu­les», a los que se atri­bu­ye ese efec­to sa­lu­da­ble. Bos­ques, par­ques ur­ba­nos, zo­nas ma­rí­ti­mas y re­gio­nes sil­ves­tres re­la­ti­va­men­te in­tac­tas tie­nen la vir­tud de aquie­tar la men­te.

Y es que en la na­tu­ra­le­za el ser hu­mano se en­cuen­tra en su ele­men­to. «Es el lu­gar en el que he­mos evo­lu­cio­na­do du­ran­te mi­les de años», como ex­pli­ca en es­te su­ple­men­to José Ángel Obe­so, neu­ró­lo­go que di­ri­ge el Cen­tro In­te­gral en Neu­ro­cien­cias A.C. HM CINAC, de HM Hos­pi­ta­les, en Ma­drid. «Crea un es­ta­do de bie­nes­tar emo­cio­nal fun­da­men­tal en los tiem­pos que vi­vi­mos. Pa­ra el cerebro es como una vuel­ta al úte­ro ma­terno. La vi­da de una bue­na par­te de los hu­ma­nos ha cam­bia­do muy rá­pi­do en tér­mi­nos evo­lu­ti­vos, pe­ro el cerebro ha evo­lu­cio­na­do de for­ma más len­ta, a lo lar­go de cien­tos de mi­les de años», se­ña­la. Una ob­ser­va­ción que es­tá de acuer­do con la teo­ría del bió­lo­go Ed­ward O. Wil­son, que sos­tie­ne que nues­tra es­pe­cie ne­ce­si­ta el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za pa­ra sen­tir­se sa­na y fe­liz.

Sin em­bar­go, ca­da vez más gen­te vi­ve en las ciu­da­des, de­jan­do el medio rural aban­do­na­do. Y eso tie­ne un pre­cio. Por­que no es so­lo la con­ta­mi­na­ción de las ur­bes la que nos ha­ce en­fer­mar. Hay al­go más en el aje­trea­do es­ti­lo de vi­da ur­bano que «nos trae de ca­be­za». Des­de ha­ce dé­ca­das, los neu­ro­cien­tí­fi­cos sos­pe­chan que vi­vir en la ur­be, ade­más de aca­rrear­nos en­fer­me­da­des cró­ni­cas, tie­ne efec­tos ad­ver­sos tam­bién en nues­tra sa­lud men­tal. An­sie­dad, es­trés, de­pre­sión o in­clu­so es­qui­zo­fre­nia tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de manifestarse en las ur­bes. Y el ries­go au­men­ta cuan­do la ni­ñez ha trans­cu­rri­do so­bre el as­fal­to.

Me­nos es­trés

Cuan­to más ver­de es el en­torno, me­nos fre­cuen­tes son las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y pul­mo­na­res, dia­be­tes, de­pre­sión o tras­tor­nos de an­sie­dad. En cam­bio, te­ner me­nos na­tu­ra­le­za al­re­de­dor ace­le­ra el en­ve­je­ci­mien­to, se­gún un es­tu­dio de la so­ció­lo­ga Jo­lan­da Maas, del Ins­ti­tu­to EMGO de Áms­ter­dam. Y los es­pa­cios ver­des son un amor­ti­gua­dor de las re­per­cu­sio­nes del es­trés en la sa­lud. En Ja­pón, los mé­di­cos re­co­mien­dan pa­seos por el bos­que pa­ra re­du­cir el es­trés, apun­ta María Blas­co, di­rec­to­ra del CNIO. Un mal de nues­tro tiem­po que acor­ta los te­ló­me­ros, una es­pe­cie de re­lo­jes bio­ló­gi­cos que de­ter­mi­nan nues­tro tiem­po de vi­da.

Otros tra­ba­jos mues­tran que la pro­xi­mi­dad de la na­tu­ra­le­za alar­ga la vi­da. La luz na­tu­ral, el so­ni­do de los pá­ja­ros o el su­su­rro de las ho­jas me­ci­das por el vien­to tie­nen efec­tos re­la­jan­tes. Y vein­te mi­nu­tos de ca­rre­ras por un par­que o en­torno ver­de me­jo­ran la aten­ción de ni­ños con hi­per­ac­ti­vi­dad.

Es­tas ob­ser­va­cio­nes no han es­ca­pa­do a José Antonio Co­rra­li­za, ca­te­drá­ti­co de Psi­co­lo­gía Am­bien­tal de la Au­tó­no­ma de Ma­drid y au­tor, jun­to con Sil­via Co­lla­do, del li­bro «Con­cien­cia eco­ló­gi­ca y bie­nes­tar en la in­fan­cia. Efec­tos de la re­la­ción con la na­tu­ra­le­za» (Edi­to­rial CCS). Ade­más de co­rro­bo­rar to­do lo an­te­rior, jun­to con su equi­po, quie­re me­dir esa «ca­pa­ci­dad de asom­bro» que men­cio­na­ba Thom­som, que nos pro­du­ce una pues­ta de sol o un pai­sa­je na­tu­ral. «Que­re­mos ver có­mo se sien­te esa emo­ción, y las con­se­cuen­cias po­si­ti­vas que tie­ne».

El con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za re­du­ce el ni­vel de es­trés

FOTOLIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.