Ár­bo­les y neu­ro­nas

ABC - Natural - - Natural -

«Con las ciu­da­des he­mos crea­do un en­torno no ade­cua­do. El desa­rro­llo on­to­ge­né­ti­co [de la fe­cun­da­ción a la muer­te] de­pen­de del ti­po de es­ti­mu­la­cion re­ci­bi­da», ex­pli­ca José Antonio Co­rra­li­za. Y apun­ta que los ni­ños ca­da vez es­tán más so­bre­car­ga­dos de ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res y pa­san me­nos tiem­po al ai­re li­bre. Esas pau­tas de crian­za fa­vo­re­cen «la obe­si­dad, los pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios e in­clu­so la hi­per­ac­ti­vi­dad». El pe­rio­dis­ta y escritor Ri­chard Louv, en su li­bro «El úl­ti­mo ni­ño en el bos­que», lo lla­mó «tras­torno por dé­fi­cit de na­tu­ra­le­za». Y es que, «la ciu­dad no es el con­tex­to óp­ti­mo pa­ra es­ti­mu­lar nues­tro cerebro, que se desa­rro­lló en el bos­que», acla­ra Co­rra­li­za. «La na­tu­ra­le­za cer­ca de ca­sa mo­de­ra los efec­tos ne­ga­ti­vos del es­trés per­ci­bi­do por los ni­ños, y au­men­ta su ca­pa­ci­dad de afron­tar even­tos ad­ver­sos. Y en el en­torno es­co­lar, me­jo­ra su aten­ción». Tal vez no sea ca­sua­li­dad que neu­ro­nas y ár­bo­les ten­gan un as­pec­to tan pa­re­ci­do pe­se a su di­fe­ren­cia de ta­ma­ño... La na­tu­ra­le­za re­pi­te el di­se­ño frac­tal.

FOTOLIA

Ra­mas de ár­bo­les. Aba­jo, con­tac­to en­tre neu­ro­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.