Un ve­le­ro no tri­pu­la­do de fac­tu­ra es­pa­ño­la pa­ra el es­tu­dio del mar

Un equi­po de in­for­má­ti­cos, in­ge­nie­ros y na­ve­gan­tes di­se­ña un ve­le­ro ro­bó­ti­co que per­mi­ti­rá aba­ra­tar la in­ves­ti­ga­ción oceá­ni­ca

ABC - Natural - - Portada - POR ARA­CE­LI ACOS­TA

El fu­tu­ro de la in­ves­ti­ga­ción pa­sa por el desa­rro­llo de sis­te­mas que per­mi­tan a los in­ves­ti­ga­do­res la ob­ser­va­ción y la to­ma de da­tos allí don­de se re­quie­ra a un cos­te ase­qui­ble. Los dro­nes son un buen ejem­plo, ca­pa­ces de lle­gar don­de avio­ne­tas y he­li­cóp­te­ros no pue­den y a un cos­te mu­cho me­nor. De la mis­ma ma­ne­ra que se es­tán uti­li­zan­do dro­nes pa­ra es­tu­diar des­de el ai­re el com­por­ta­mien­to de al­gu­nas po­bla­cio­nes de ba­lle­nas en el Pa­cí­fi­co No­roes­te y en el Atlán­ti­co Nor­te, por ejem­plo, se ha­ce ne­ce­sa­rio con­tar con in­ge­nios pa­re­ci­dos en el mar, el gran des­co­no­ci­do de nues­tro pla­ne­ta, y cu­yas en­tra­ñas pue­den des­ve­lar­nos da­tos fun­da­men­ta­les de nues­tro cli­ma fu­tu­ro, por ejem­plo.

Con es­ta idea tra­ba­ja un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res y pro­fe­so­res en ro­bó­ti­ca e in­for- má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria (ULPGC), apo­ya­dos por in­ge­nie­ros na­va­les y na­ve­gan­tes a ve­la, que des­de 2012 es­tán desa­rro­llan­do y po­nien­do a prue­ba un ve­le­ro no tri­pu­la­do que pue­da cum­plir, en­tre otras co­sas, con mi­sio­nes de to­ma de da­tos y vi­gi­lan­cia me­dioam­bien­tal en el mar.

Se tra­ta de un mi­ni ve­le­ro, de 2 me­tros de es­lo­ra, que se mue­ve gra­cias a la ener­gía del vien­to y se ali­men­ta de ener­gía eléc­tri­ca gra­cias a unas pla­cas so­la­res en la cu­bier­ta. «Aun­que el ger­men de es­te pro­yec­to fue la idea de ha­cer un bar­co ca­paz de cru­zar el océano Atlán­ti­co de for­ma au­tó­no­ma, lo que aho­ra te­ne­mos en­tre ma­nos es un ins­tru­men­to muy útil pa­ra la in­ves­ti­ga­ción», cuen­ta a ABC Na­tu­ral Nino Va­lle, in­ge­nie­ro téc­ni­co na­val que ha par­ti­ci­pa­do en el di­se­ño de es­ta es­pe­cie de «dron a ve­la».

El coor­di­na­dor del pro­yec­to, Jor­ge Ca­bre­ra, doc­tor de la ULPGC y per­te­ne­cien­te a la Di­vi­sión de Ro­bó­ti­ca y Ocea­no­gra­fía Computacional, ex­pli­ca que «ha­cer me­di­cio­nes en el mar es ca­ro, por lo que el uso de es­te in­ge­nio po­dría aba­ra­tar el es­tu­dio de los océa­nos». La ta­rea de un bu­que ocea­no­grá­fi­co al uso, co­mo pue­de ser el Hes­pé­ri­des, pue­de es­tar en torno a los 20.000-30.000 eu­ros dia­rios, apun­ta Ca­bre­ra, sin con­tar con que es­tos ve­le­ros en mi­nia­tu­ra pue­den lle­gar a zo­nas re­mo­tas o que por sus con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ha­cen de ellos lu­ga­res pe

li­gro­sos.

Na­ve­ga­ción du­ra

En es­te sen­ti­do, Va­lle ex­pli­ca que « lo es­ta­mos di­se­ñan­do pa­ra que sea ca­paz de so­bre­vi­vir a si­tua­cio­nes real­men­te du­ras » . Las con­di­cio­nes de na­ve­ga­ción que im­pe­ran en las aguas ca­na­rias lo son, por lo que «es­te es sin du­da el me­jor ban­co de prue­bas». «Lo com­pli­ca­do –ex­pli­ca es­te in­ge­nie­ro na­val–, en cuan­to a la par­te in­for­má­ti­ca, es que el ve­le­ro pue­da na­ve­gar de for-

ma to­tal­men­te au­tó­no­ma to­man­do de­ci­sio­nes con res­pec­to a rum­bos, ajus­te de ve­las, etc. Y, des­de el pun­to de vis­ta del di­se­ño de la em­bar­ca­ción, se tra­ta de que sea muy re­sis­ten­te pa­ra adap­tar­se a la na­ve­ga­ción en con­di­cio­nes muy du­ras, por­que el pro­ble­ma de un bar­co au­tó­no­mo es que na­die va a es­tar su­bien­do y ba­jan­do ve­las, ni na­die pue­de in­ter­ve­nir en el ajus­te ins­tan­tá­neo se­gún las con­di­cio­nes de vien­to y de mar que ha­ya en ca­da mo­men­to. Por tan­to, te­nía que ser un vehícu­lo que fue­se ca­paz de na­ve­gar en to­das las con­di­cio­nes de vien­to y que ade­más en ca­so de ave­ría de al­gu­nas de sus par­tes tu­vie­se ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra so­bre­vi­vir a una si­tua­ción real­men­te du­ra y ser ca­paz de re­gre­sar a puer­to él so­lo».

Por aho­ra las prue­bas han si­do un éxi­to, tan­to es así que A-Tir­ma G2, que así se lla­ma el in­ge­nio, vie­ne de pro­cla­mar­se ga­na­dor en la ca­te­go­ría de Sail­boats, pa­ra ve­le­ros de 2 a 4 me­tros de es­lo­ra, en el cam­peo­na­to del mun­do de es­te ti­po de em­bar­ca­cio­nes, que se ce­le­bró ha­ce es­ca­sas se­ma­nas en la desem­bo­ca­du­ra del río Li­mia, en la ciu­dad de Via­na do Cas­te­lo (Por­tu­gal). «He­mos de­mos­tra­do que es efi­caz y pre­ci­so na­ve­gan­do a ve­la», di­ce Va­lle.

Pe­ro aho­ra hay que pa­sar a una si­guien­te fa­se, que es la de rea­li­zar na­ve­ga­cio­nes en­tre las is­las, pa­ra lo que «ne­ce­si­ta­mos fi­nan­cia­ción, pa­ra po­der te­ner em­bar­ca­cio­nes de apo­yo, ins­ta­lar un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción por sa­té­li­te y em­pe­zar a pro­bar tam­bién qué ti­po de sen­so­res po­dría lle­var a bor­do. De es­ta for­ma, no so­lo in­clui­ría­mos en es­tas prue­bas de­mos­tra­ti­vas la ca­pa­ci­dad pa­ra na­ve­gar sino tam­bién la de re­co­ger da­tos».

Has­ta aho­ra la ma­yo­ría del di­ne­ro in­ver- ti­do en es­te pro­yec­to ha sa­li­do del bol­si­llo de los pro­pios in­ves­ti­ga­do­res y del apo­yo de al­gu­nas em­pre­sas lo­ca­les. Es más, to­do co­men­zó con la com­pra de «un pe­que­ño ve­le­ro de ra­dio­con­trol al que em­pe­za­mos a in­te­grar­le el hard­wa­re y el soft­wa­re pa­ra que se go­bier­ne de for­ma au­tó­no­ma». En el año 2013 ya par­ti­ci­pa­ron con ese ve­le­ro en la com­pe­ti­ción ofi­cial y ga­na­ron en unas cuan­tas prue­bas, de­mos­tran­do que era via­ble desa­rro­llar el con­trol y, mien­tras tan­to, se­guían tra­ba­jan­do en el di­se­ño del bar­co. Ese pre­su­pues­to tan li­mi­ta­do lle­vó a que de la idea ini­cial pa­ra cons­truir un bar­co de 4 me­tros se ha­ya pa­sa­do a los 2 me­tros en es­te pri­mer pro­to­ti­po.

Cru­zar el Atlán­ti­co

En Es­ta­dos Uni­dos, una em­pre­sa ha desa­rro­lla­do un ve­le­ro equi­va­len­te, que ha con­se­gui­do re­cien­te­men­te fi­nan­cia­ción de un fon­do de in­ver­sión por va­lor de 14 mi­llo­nes de dó­la­res y es­tá co­la­bo­ran­do con la Agen­cia Na­cio­nal de Océa­nos y At­mós­fe­ra de Es­ta­dos Uni­dos (NOAA), en­tre otras cam­pa­ñas, en una en aguas del Ár­ti­co. «No nos ha­ce fal­ta tan­to, con unos 30.000 o 40.000 eu­ros po­dría­mos cons­truir el ve­le­ro de 4 me­tros que te­nía­mos di­se­ña­do ini­cial­men­te, con ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra la ins­ta­la­ción de sen­so­res y me­jo­res pres­ta­cio­nes ma­ri­ne­ras», ma­ti­za el in­ge­nie­ro.

Con ese nue­vo bar­co po­drían lle­var a ca­bo su idea ori­gi­nal: cru­zar el Atlán­ti­co. «Sa­be­mos que con ese bar­co po­de­mos ha­cer­lo, has­ta el mo­men­to na­die lo ha he­cho, na­die ha cru­za­do de for­ma to­tal­men­te au­tó­no­ma a ve­la el Atlán­ti­co. Así que ese desafío si­gue ahí, en pa­ra­le­lo, y de ha­cer­lo, ser­vi­ría pa­ra de­mos­trar el po­ten­cial que tie­ne el vehícu­lo», con­clu­ye Va­lle.

EL GER­MEN DEL PRO­YEC­TO FUE CRU­ZAR EL ATLÁN­TI­CO, PE­RO EL MI­NI VE­LE­RO ES UN INS­TRU­MEN­TO MUY ÚTIL PA­RA LA IN­VES­TI­GA­CIÓN

ABC

El A-Tir­ma G2, de 2 me­tros de es­lo­ra, ya ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia y pre­ci­sión en la na­ve­ga­ción

El mi­ni ve­le­ro lle­va pla­cas so­la­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.