Apli­ca­cio­nes

ABC - Natural - - Natural -

La Agen­cia Na­cio­nal de los Océa­nos y la At­mós­fe­ra de Es­ta­dos Uni­dos (NOAA) ya le ha vis­to la uti­li­dad a es­tos vehícu­los, que pue­den te­ner tres apli­ca­cio­nes prin­ci­pa­les. En pri­mer lu­gar, los da­tos de la su­per­fi­cie del mar se usan pa­ra me­jo­rar la pre­dic­ción me­teo­ro­ló­gi­ca y cli­má­ti­ca. Los mé­to­dos ac­tua­les in­clu­yen sa­té­li­te, da­tos de sub­ma­ri­nos y bo­yas oceá­ni­cas pro­fun­das. Por ejem­plo, las bo­yas se uti­li­zan pa­ra ob­te­ner da­tos que nos per­mi­tan ha­cer pre­dic­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y tam­bién pa­ra de­tec­tar los pri­me­ros sig­nos de tsu­na­mis. Sin em­bar­go, al es­tar en océano abier­to, es muy fá­cil que una bo­ya se es­tro­pee. Reem­pla­zar una so­la de es­tas bo­yas cues­ta mu­chí­si­mo di­ne­ro, por­que re­quie­re que un bar­co se des­pla­ce has­ta ese re­mo­to lu­gar. En cam­bio, reem­pla­zar uno de es­tos «dro­nes a ve­la» es re­la­ti­va­men­te fá­cil. La se­gun­da apli­ca­ción es la vi­gi­lan­cia me­dioam­bien­tal. Los dro­nes ras­trean la com­po­si­ción quí­mi­ca del agua e iden­ti­fi­can cual­quier con­ta­mi­nan­te. Mo­ni­to­ri­zar el agua marina es im­por­tan­te pa­ra co­no­cer la aci­di­fi­ca­ción del océano. Des­de la in­dus­tria­li­za­ción, cre­cien­tes can­ti­da­des de dió­xi­do de car­bono (CO )en la at­mós­fe­ra han si­do ab­sor­bi­das por el océano. El CO que ab­sor­ben los océa­nos co­mo re­sul­ta­do de las emi­sio­nes pro­ce­den­tes de las ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les y agrí­co­las ter­mi­na mo­di­fi­can­do el pH del agua, pro­vo­can­do da­ños, por ejem­plo, en los arre­ci­fes de co­ral y en las con­chas o ca­pa­ra­zo­nes de al­gu­nas cria­tu­ras, que em­pie­zan a di­sol­ver­se, y al­gu­nos ani­ma­les no pue­den desa­rro­llar su es­que­le­to ade­cua­da­men­te. Es­tos efec­tos aca­ban afec­tan­do a la ca­de­na ali­men­ta­ria, por lo que hay una de­man­da ur­gen­te de más da­tos del océano. La ter­ce­ra apli­ca­ción es re­co­ger da­tos de po­bla­cio­nes de pe­ces que los go­bier­nos pue­den usar pa­ra sus re­gu­la­cio­nes de pes­ca. Ac­tual­men­te, go­bier­nos ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos ges­tio­nan las pes­que­rías a par­tir de gran­des bar­cos que usan la tec­no­lo­gía so­nar. Es­tos mi­ni ve­le­ros au­tó­no­mos po­drían ha­cer el mis­mo tra­ba­jo usan­do me­nos re­cur­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.