Ob­ser­var aves me­jo­ra se­ria­men­te la sa­lud

Ca­da vez más es­tu­dios apun­tan a que la na­tu­ra­le­za es una te­ra­pia efec­ti­va en be­ne­fi­cio de nues­tra sa­lud fí­si­ca y mental

ABC - Natural - - Portada - POR A. ACOS­TA

Es bien co­no­ci­do el pa­pel cru­cial de los bos­ques pa­ra la sa­lud del pla­ne­ta, pe­ro tam­bién ca­da vez más es­tu­dios apun­tan a que los es­pa­cios ver­des tie­nen be­ne­fi­cios di­rec­tos so­bre nues­tra pro­pia sa­lud. Cuan­to más ver­de es el en­torno que nos ro­dea, me­nos fre­cuen­tes son las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y pul­mo­na­res, dia­be­tes, de­pre­sión o tras­tor­nos de an­sie­dad.

Un es­tu­dio rea­li­za­do re­cien­te­men­te en Reino Uni­do de­mues­tra que el sim­ple he­cho de ob­ser­var aves me­jo­ra la sa­lud mental. Se­gún pu­bli­ca­ron in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca « Bios­cien­ce » , ver aves ali­via la an­sie­dad y la de­pre­sión. No se tra­ta de apuntarse a un ma­ra­tón or­ni­to­ló­gi­co sino del he­cho co­ti­diano de mi­rar a los pá­ja­ros y su en­torno cir­cun­dan­te, co­mo ár­bo­les y ar­bus­tos, mien­tras pa­sea­mos por el ba­rrio, va­mos de com­pras o nos des­pla­za­mos al tra­ba­jo. In­clu­so los tra­ba­ja­do­res de es­pa­cios ce­rra­dos co­mo las ofi­ci­nas pue­den des­car­gar­se del es­trés ob­ser­van­do aves des­de su ven­ta­na. Se­gún los cien­tí­fi­cos, es­te sim­ple he­cho pue­de me­jo­rar la sa­lud mental de las per­so­nas, in­clu­so si no se vi­ve en una zo­na ru­ral.

El es­tu­dio, que ha in­vo­lu­cra­do a 270 per­so­nas de tres mu­ni­ci­pios bri­tá­ni­cos, mues­tra que los ni­ve­les más ba­jos de de­pre­sión, an­sie­dad y es­trés se aso­cia­ban con el nú­me­ro de aves que la gen­te po­día ver du­ran­te la tar­de. Se con­ta­bi­li­za­ron es­pe­cies co­mu­nes en áreas ur­ba­nas co­mo pe­ti­rro­jos, mir­los, he­rre­ri­llos y cór­vi­dos, pe­ro no se en­con­tró una co­rre­la­ción en­tre las es­pe­cies en sí y la sa­lud mental. Da­ba lo mis­mo la es­pe­cie ob­ser­va­da: lo que me­jo­ra­ba el bie­nes- tar psí­qui­co de la gen­te era la sim­ple in­ter­ac­ción con las aves.

El di­rec­tor de la in­ves­ti­ga­ción, Daniel Cox, de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter, ex­pli­ca que «es­te es­tu­dio co­mien­za a des­ve­lar el pa­pel que al­gu­nos com­po­nen­tes cla­ve de la na­tu­ra­le­za jue­gan pa­ra nues­tro bie­nes­tar mental». Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién co­rro­bo­ra­ron que aque­llas per­so­nas que pa­san me­nos tiem­po al ai­re li­bre, en com­pa­ra­ción con los que sa­len más al cam­po, son más pro­pen­sas a ma­ni­fes­tar sen­ti­mien­tos de an­sie­dad o de­pre­sión.

Otros es­tu­dios pre­vios ya han pues­to de ma­ni­fies­to que el con­tac­to con el me­dio am­bien­te es­ti­mu­la los sen­ti­dos; am­plía las ca­pa­ci­da­des de ob­ser­va­ción, ra­zo­na­mien­to y aná­li­sis; y re­du­ce el ries­go de so­bre­pe­so in­fan­til, al­gu­nas en­fer­me­da­des neu­mó­ni­cas y otras pa­to­lo­gías de es­pe­cial in­ci­den­cia en

la ni­ñez co­mo el Tras­torno por Dé­fi­cit de Aten­ción e Hi­per­ac­ti­vi­dad (TDAH).

Bea­triz Sán­chez, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to Li­fe+ Ac­ti­va Red Na­tu­ra 2000 de SEO/ Bir­dLi­fe, ex­pli­ca que en la or­ga­ni­za­ción han pues­to en mar­cha una ac­ti­vi­dad en la que «lle­va­mos a jó­ve­nes con TDAH a un es­pa­cio de la Red Na­tu­ra 2000 y ha­ce­mos ta­lle­res re­la­cio­na­dos con la es­cu­cha del can­to de las aves. He­mos com­pro­ba­do que el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za les ha ayu­da­do a re­la­jar­se, a con­cen­trar­se me­jor y a ol­vi­dar­se por un mo­men­to de sus pro­ble­mas».

Re­ver­de­cer las ciu­da­des

Se­gún es­te es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter, la aso­cia­ción po­si­ti­va en­tre aves, ar­bus­tos y ár­bo­les y una me­jor sa­lud mental no en­tien­de de ti­pos de ve­cin­da­rio, in­gre­sos eco­nó­mi­cos, edad u otros fac­to­res so­cio­de­mo­grá­fi­cos: be­ne­fi­cia a to­das las per­so­nas por igual. En es­te sen­ti­do, Cox re­co­mien­da la re­ce­ta de re­ver­de­cer las ciu­da­des: « Las aves al­re­de­dor de los ho­ga­res, y na­tu­ra­le­za en general, mues­tran gran­des pro­me­sas en la sa­lud pre­ven­ti­va ya que ha­cen ciu­da­des más sa­lu­da­bles, en de­fi­ni­ti­va, lu­ga­res más fe­li­ces pa­ra vi­vir».

Y es que ca­da vez más es­tu­dios apun­tan al be­ne­fi­cio­so efec­to de las ma­sas ar­bo­la- das so­bre nues­tra sa­lud, fren­te a «la ex­ce­si­va con­cen­tra­ción de la­dri­llo, ce­men­to y as­fal­to, con ex­clu­sión to­tal de cual­quier ele­men­to bio­ló­gi­co, que afec­ta a la sa­lud fí­si­ca y psí­qui­ca de mu­chas per­so­nas», afir­ma An­to­nio Pou, pro­fe­sor ti­tu­lar del de­par­ta­men­to de Eco­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, en el li­bro « Agri­cul­tu­ra ur­ba­na in­te­gral», edi­ta­do por el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te. «Lo que real­men­te ne­ce­si­ta­mos es in­te­grar blo­ques im­por­tan­tes del fun­cio­na­mien­to na­tu­ral den­tro de las ciu­da­des, pa­ra que sean más ha­bi­ta­bles. La na­tu­ra­li­za­ción de las ur­bes no es un asun­to de op­ción de ti­po de vi­da o de ma­ne­ra de pen­sar, es una ne­ce­si­dad que se ha­ce más im­pe­rio­sa ca­da día que pa­sa», in­sis­te.

El ejem­plo de que al­go no es­tá fun­cio­nan­do bien en las ciu­da­des don­de vi­vi­mos es la es­ca­sa pre­sen­cia de go­rrio­nes, es­pe­cie li­ga­da al ser hu­mano des­de su ori­gen. Y la po­bla­ción de otras es­pe­cies que con­vi­ven con el ser hu­mano en la ciu­dad, co­mo go­lon­dri­nas o ven­ce­jos, ha caí­do un 18% en los úl­ti­mos 20 años. Des­de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­ni­to­lo­gía ad­vier­ten de que el des­cen­so en su po­bla­ción pue­de es­tar re­fle­jan­do cam­bios am­bien­ta­les que afec­ta­rán tam­bién a otras es­pe­cies sil­ves­tres, pa­ra bien o pa­ra mal, y so­bre to­do a la otra es­pe­cie más co­mún en me­dios ur­ba­nos: no­so­tros.

«No se tra­ta de una cues­tión anec­dó­ti­ca: me­nos bio­di­ver­si­dad ur­ba­na sig­ni­fi­ca más con­ta­mi­na­ción, más emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono, me­nos zo­nas ver­des y, por tan­to, en­tor­nos me­nos sa­lu­da­bles», in­di­ca Asun­ción Ruiz, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de es­ta or­ga­ni­za­ción am­bien­tal.

EL EX­CE­SO DE LA­DRI­LLO Y AS­FAL­TO AFEC­TA A LA SA­LUD

Ver aves, in­clu­so de for­ma ca­sual en en­tor­nos ur­ba­nos, me­jo­ra la sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.