La for­ma de los gla­cia­res de­ter­mi­na su fu­tu­ro

Un es­tu­dio iden­ti­fi­ca qué gla­cia­res de Groen­lan­dia son más sus­cep­ti­bles al adel­ga­za­mien­to en las pró­xi­mas dé­ca­das

ABC - Natural - - Natural - POR ABC NA­TU­RAL

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin ( Es­ta­dos Uni­dos) han iden­ti­fi­ca­do gla­cia­res en Groen­lan­dia oc­ci­den­tal que son más sus­cep­ti­bles al adel­ga­za­mien­to en las pró­xi­mas dé­ca­das al ana­li­zar có­mo to­man for­ma. La in­ves­ti­ga­ción, pu­bli­ca­da en «Na­tu­re Geos­cien­ce», po­dría ayu­dar a pre­de­cir cuán­to con­tri­bui­rá la ca­pa de hie­lo de Groen­lan­dia a la ele­va­ción fu­tu­ra del ni­vel del mar du­ran­te el pró­xi­mo si­glo, se­gún in­for­ma Ep.

La ca­pa de hie­lo de Groen­lan­dia es la se­gun­da ca­pa de hie­lo más gran­de de la Tie­rra y ha es­ta­do per­dien­do ma­sa du­ran­te dé­ca­das, una ten­den­cia que los cien­tí­fi­cos han vin­cu­la­do al ca­len­ta­mien­to del cli­ma. Sin em­bar­go, el cam­bio ma­si­vo ex­pe­ri­men­ta­do por los gla­cia­res cos­te­ros in­di­vi­dua­les, que flu­yen des­de la ca­pa de hie­lo ha­cia el océano, es al­ta­men­te va­ria­ble, lo que di­fi­cul­ta pre­de­cir su im­pac­to en el fu­tu­ro au­men­to del ni­vel del mar. «Es­tá­ba­mos bus­can­do una ma­ne­ra de ex­pli­car por qué es­ta va­ria­bi­li­dad exis­te y en­con­tra­mos una for­ma de ha­cer­lo que nun­ca se ha apli­ca­do an­tes en es­ta es­ca­la», ex­pli­ca el au­tor prin­ci­pal, Denis Fe­lik­son, asis­ten­te de in­ves­ti­ga­ción de post­gra­do en el Ins­ti­tu­to de Geo­fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad de Te­xas (UTIG).

De los 16 gla­cia­res que es­tu­dia­ron los in­ves­ti­ga­do­res en el oes­te de Groen­lan­dia, se anun­ció cuá­les eran los cua­tro más sus­cep­ti­bles al adel­ga­za­mien­to: Rink Is­bræ, Umia­ma­ko Is­bræ, Ja­kobs­havn Is­bræ y Ser­meq Si­lard­leq. De he­cho, Umia­ma­ko Is­bræ, Ser­meq Si­lard­leq y Ja­kobs­havn ya es­tán per­dien­do ma­sa, sien­do Ja­kobs­havn res­pon­sa­ble de más del 81% de la pér­di­da de ma­sa to­tal de Groen­lan­dia oc­ci­den­tal du­ran­te los úl­ti­mos 30 años.

La pla­ca de hie­lo se ha man­te­ni­do es­ta­ble des­de 1985, pe­ro a tra­vés del aná­li­sis de su for­ma, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que po­dría em­pe­zar a adel­ga­zar si su fi­nal, el fren­te del gla­ciar ex­pues­to al agua del océano, se vuel­ve ines­ta­ble, lo cual es una im­por­tan­te po­si­bi­li­dad a me­di­da que el cli­ma con­ti­núa ca­len­tán­do­se. «No ha­ce mu­cho no sa­bía­mos cuán­to hie­lo es­ta­ba per­dien­do Groen­lan­dia, aho­ra es­ta­mos lle­gan­do a los de­ta­lles crí­ti­cos que con­tro­lan su com­por­ta­mien­to», di­ce Tom Wag­ner, di­rec­tor del pro­gra­ma de crios­fe­ra de la NASA, que pa­tro­ci­nó la in­ves­ti­ga­ción.

El aná­li­sis fun­cio­na cal­cu­lan­do has­ta qué Fren­te de gla­ciar en Groen­lan­dia pun­to es pro­ba­ble que se ex­tien­da el adel­ga­za­mien­to del in­te­rior que co­mien­za al fi­nal de ca­da gla­ciar. Los gla­cia­res con un adel­ga­za­mien­to que lle­ga has­ta el in­te­rior son los más sus­cep­ti­bles a la pér­di­da de ma­sa de hie­lo.

Has­ta qué pun­to es sus­cep­ti­ble un gla­ciar al adel­ga­za­mien­to de­pen­de de su es­pe­sor y pen­dien­te su­per­fi­cial, ca­rac­te­rís­ti­cas que re­sul­tan in­fluen­cia­das por el pai­sa­je ba­jo el gla­ciar. En general, el adel­ga­za­mien­to se pro­pa­ga más fá­cil­men­te a tra­vés de los gla­cia­res grue­sos y pla­nos y es obs­ta­cu­li­za­do por las por­cio­nes del­ga­das y em­pi­na­das de los gla­cia­res.

La in­ves­ti­ga­ción re­ve­ló que la ma­yo­ría de los gla­cia­res son sus­cep­ti­bles al adel­ga­za­mien­to en­tre 16 y 48 ki­ló­me­tros tie­rra aden­tro. Sin em­bar­go, pa­ra Ja­kobs­havn, el ries­go de adel­ga­za­mien­to lle­ga a más de 241 ki­ló­me­tros tie­rra aden­tro, ca­si un ter­cio del ca­mino a tra­vés de ca­pa de hie­lo de Groen­lan­dia.

Fe­lik­son cree que es­tos cálcu­los ayu­da­rán a me­jo­rar las es­ti­ma­cio­nes so­bre cuán­to pue­de con­tri­buir Groen­lan­dia al au­men­to fu­tu­ro del ni­vel del mar. Sin em­bar­go, aun­que el mé­to­do pue­de se­ña­lar las áreas vul­ne­ra­bles, no pue­de pre­de­cir cuán­ta pér­di­da de ma­sa es pro­ba­ble que ocu­rra. No obs­tan­te, sa­ber qué gla­cia­res son los que tie­nen más ries­go pue­de ayu­dar a los cien­tí­fi­cos a asig­nar unos re­cur­sos que son li­mi­ta­dos.

LOS GLA­CIA­RES GRUE­SOS Y PLA­NOS SON MÁS PRO­PEN­SOS A ADEL­GA­ZAR

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.