Sue­las a prue­ba de sol, agua y ki­ló­me­tros

Los Neu­má­ti­cos Fue­ra de Uso han si­do siem­pre un com­po­nen­te fun­da­men­tal en la fa­bri­ca­ción de calzado

ABC - Natural - - Natural - POR R. P. E.

Eco­lo­gía y pai­sa­je

Pa­ra la pri­me­ra plan­ta­ción se han ele­gi­do ejem­pla­res de Ul­mus lae­vis (ol­mo ci­lia­do o ne­gri­llo), que el Pro­gra­ma Es­pa­ñol pa­ra la Con­ser­va­ción de los Ol­mos ha con­clui­do que tam­bién se tra­ta de «una es­pe­cie au­tóc­to­na de la flora es­pa­ño­la». El ol­mo ci­lia­do es el me­nos co­no­ci­do den­tro de los ol­mos ibé­ri­cos: se en­cuen­tra en es­ca­sas po­bla­cio­nes na­tu­ra­les en zo­nas de ri­be­ra de ríos y arro­yos en­tre los 300 y los 1.000 me­tros de al­ti­tud.

« Des­pués de dos años de ges­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas ha lle­ga­do el mo­men­to de plan­tar es­tos nue­vos ol­mos en el Arro­yo Vi­ñue­las y los par­ques ur­ba­nos de los arro­yos Val­co­ne­je­ro y Qui­ño­nes a fin de fre­nar la de­gra­da­ción de la es­pe­cie, au­men­tan­do sus po­bla­cio­nes en la cuen­ca del río Ja­ra­ma » , ex­po­ne Gar­cía-Ca­ro. «Se tra­ta de un com­pro­mi­so a lar­go pla­zo: hay que con­tro­lar a los ejem­pla­res du­ran­te los pró­xi­mos 30 años pa­ra com­pro­bar que es­tán li­bres de la en­fer­me­dad y que sus se­mi­llas se ex­pan­den». Des­de el ayun­ta­mien­to tam­bién se or­ga­ni­za­rán jor­na­das di­vul­ga­ti­vas pa­ra con­cien­ciar a los ve­ci­nos de San Se­bas­tián de los Re­yes so­bre la im­por­tan­cia eco­ló­gi­ca y pai­sa­jís­ti­ca de la es­pe­cie, con­ti­núa el con­ce­jal de Me­dio Am­bien­te.

«Tras ca­si tres dé­ca­das es­tu­dian­do ol­me­das in­fec­ta­das en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, los cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to que al es­ca­ra­ba­jo que ac­túa co­mo vec­tor de la grafiosis, pues ino­cu­la un hon­go que de­bi­li­ta de for­ma pro­gre­si­va al ár­bol, no le gus­tan las ra­mi­llas de los Ul­mus lae­vis » y, por tan­to, no sue­len hos­pe­dar a es­tos in­sec­tos, que em­plean las ra­mas y el tron­co de los ol­mos mo­ri­bun­dos pa­ra ali­men­tar­se y re­pro­du­cir­se, ex­pli­ca Gu­tié­rrez. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sí se le ino­cu­la di­rec­ta­men­te el hon­go no mue­ra, ma­ti­za.

El neu­má­ti­co siem­pre ha es­ta­do vin­cu­la­do a la fa­bri­ca­ción de calzado. Los pes­ca­do­res y agri­cul­to­res de Me­nor­ca, por ejem­plo, se ser­vían de las rue­das en desuso de los co­ches y mo­tos pa­ra con­fec­cio­nar sus du­ra­de­ros y fle­xi­bles za­pa­tos de tra­ba­jo.

MMar­tiny­ca na­ció en 2013 con el ob­je­ti­vo de po­ner en va­lor la pro­fe­sión de za­pa­te­ro y co­mer­cia­li­zar un pro­duc­to sos­te­ni­ble. «El pro­ce­so de re­ci­cla­je de los Neu­má­ti­cos Fue­ra de Uso (NFU) es com­ple­jo: hay que re­ti­rar los fi­la­men­tos de co­bre que con­tie­nen, por ejem­plo. Y, por tan­to, re­sul­ta ca­ro. Pe­ro no­so­tros pre­fe­ri­mos em­plear la go­ma que ya exis­te en ellos an­tes que ta­lar un nue­vo ár­bol o ex­traer su re­si­na», co­men­ta Ma­ría Martínez, fun­da­do­ra de la fir­ma. Dos pro­vee­do­res es­pa­ño­les rom­pen, ali­san y pu­len los NFU pa­ra la mar­ca.

Si vol­teas una de sus me­nor­qui­nas se ob­ser­van los sur­cos ca­rac­te­rís­ti­cos de los neu­má­ti­cos. «No se tra­ta de un mol­de he­cho de una pie­za » , co­mo ocu­rre con otro calzado que bus­ca imi­tar las abar­cas, des­ta­ca la em­pre­sa­ria. «Si en la ti­ra del ta­lón no in­tro­du­ces rue­da, el za­pa­to se da de sí y no te per­mi­te ca­mi­nar bien», sub­ra­ya Martínez, quien ase­gu­ra que con sus di­se­ños se pue­den rea­li­zar «los mis­mos ki­ló­me­tros que un vehícu­lo » an­tes de que la sue­la, tan re­sis­ten­te al sol y al agua co­mo un neu­má­ti­co, se des­gas­te.

La in­cor­po­ra­ción del pol­vo de neu­má­ti­cos fue­ra de uso a las for­mu­la­cio­nes de cau­cho pa­ra calzado tam­bién es­tá am­plia­men­te ex­ten­di­da en­tre los fa­bri­can­tes de sue­las. El Pro­yec­to Recy­so­le, desa­rro­lla­do por Sig­nus y la fir­ma Ecoalf, ha con­se­gui­do unas san­da­lias con un al­to por­cen­ta­je de cau­cho de neu­má­ti­co re­ci­cla­do «sin adi­ti­vos » , fa­bri­ca­das « úni­ca­men­te con pre­sión y al­tas tem­pe­ra­tu­ras» ca­pa­ces de fi­jar las par­tí­cu­las de pol­vo de cau­cho. Y cuen­ta con una «am­plia ga­ma de co­lo­res», ex­pli­ca Leticia Saiz, res­pon­sa­ble de Desa­rro­llo de Mer­ca­dos y Apli­ca­cio­nes de Sig­nus, el sis­te­ma co­lec­ti­vo de ges­tión de NFU que ope­ra en nues­tro país. Chan­clas del pro­yec­to Recy­so­le En co­la­bo­ra­ción con

Las sue­las de las abar­cas me­nor­qui­nas em­plean neu­má­ti­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.