Apro­ve­cha­mien­to do­ble de los re­si­duos

La in­dus­tria ce­men­te­ra em­plea neu­má­ti­cos fue­ra de uso pa­ra ob­te­ner ma­te­ria­les y ener­gía

ABC - Natural - - Natural - POR R. P. E.

a in­dus­tria ce­men­te­ra eu­ro­pea em­plea neu­má­ti­cos fue­ra de uso (NFU) en sus pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción des­de ha­ce más de cua­tro dé­ca­das. En Es­pa­ña, tal ex­pe­rien­cia se ini­ció ha­ce 20 años, re­cuer­da Di­mas Va­lli­na, di­rec­tor ge­ren­te de la Fun­da­ción La­bo­ral del Ce­men­to y el Me­dio Am­bien­te (CEMA). En la ac­tua­li­dad, las fá­bri­cas de ce­men­to su­po­nen el sis­te­ma más ex­ten­di­do en el con­ti­nen­te a la ho­ra de re­cu­pe­rar el ma­te­rial y la ener­gía que con­tie­nen los neu­má­ti­cos, ex­pli­ca Va­lli­na a par­tir de los da­tos de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Fa­bri­can­tes de Neu­má­ti­cos. En la UE, in­for­ma el ex­per­to, se ge­ne­ran ca­da año 3,87 mi­llo­nes de to­ne­la­das de NFU. De es­te to­tal, un 5% no se pue­de apro­ve­char. Pe­ro del res­to, en cam­bio, un 46% se des­ti­na a re­ci­cla­je y un 49% a la va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca. En con­cre­to, el 91% de los NFU com­pro­me­ti­dos en es­te úl­ti­mo pro­ce­so ter­mi­nan en hor­nos de ce­men­to.

«El me­jor ejem­plo de re­cu­pe­ra­ción si­mul­tá­nea en nues­tra in­dus­tria lo en­con­tra­mos en los neu­má­ti­cos», asegura Va­lli­na. «Ade­más de apro­ve­char su al­to po­der ca­lo­rí­fi­co, si­mi­lar al del co­que de pe­tró­leo, tam­bién re­cu­pe­ra­mos

Lo­tros ma­te­ria­les pre­sen­tes en su com­po­si­ción, co­mo el hie­rro o el alu­mi­nio, que son ne­ce­sa­rios pa­ra fa­bri­car ce­men­to». Los NFU, aña­de Va­lli­na, al­ber­gan un por­cen­ta­je de cau­cho na­tu­ral (28,89%): bio­ma­sa que se con­si­de­ra neu­tra res­pec­to a sus emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono (CO ). Y su uso en fá­bri­cas de ce­men­to pue­de con­tri­buir tam­bién a re­du­cir la emi­sión de óxi­dos de ni­tró­geno (NOx).

Den­tro de la «je­rar­quía de ges­tión de re­si­duos» que mar­ca la UE, pro­si­gue, pri­me­ro iría la re­uti­li­za­ción, lue­go el re­ci­cla­do, des­pués la va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca y, por úl­ti­mo, la eli­mi­na­ción en ver­te­de­ro. De los 31,8 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ma­te­rias pri­mas que se con­su­mie­ron en 2016 pa­ra fa­bri­car ce­men­to, 1,4 mi­llo­nes pro­ce­dían de re­si­duos o sub­pro­duc­tos in­dus­tria­les. «Se evi­tó que una can­ti­dad de re­si­duos si­mi­lar a lle­nar cer­ca de 21 es­ta­dios de fút­bol re­ca­la­ra en los ba­su­re­ros. Y se aho­rró la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les equi­va­len­te a ca­si 2 años de ope­ra­ción de una can­te­ra», con­fir­ma Va­lli­na. Di­cho año, se re­cu­pe­ra­ron ma­te­rial y ener­gé­ti­ca­men­te 132.287 to­ne­la­das de NFU en hor­nos de ce­men­to, se­gún Sig­nus, el sis­te­ma co­lec­ti­vo que se en­car­ga de su ges­tión en Es­pa­ña. En co­la­bo­ra­ción con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.