Un ejér­ci­to de sen­so­res aco­pla­dos a ani­ma­les ma­ri­nos pa­ra ex­plo­rar los océa­nos

Los nue­vos dis­po­si­ti­vos son mi­li­mé­tri­cos, bio­de­gra­da­bles, ba­ra­tos y se­rán capaces de to­mar da­tos, ana­li­zar­los y trans­mi­tir­los en tiem­po real

ABC - Natural - - En Portada - POR ARA­CE­LI ACOS­TA

Pe­se a ocu­par el 70 por cien­to de la su­per­fi­cie de la Tie­rra y al­ber­gar nue­ve de ca­da diez se­res vi­vos, el mar si­gue sien­do el gran des­co­no­ci­do de nuestro pla­ne­ta. El ejér­ci­to de bo­yas, ba­li­zas, ra­da­res y sa­té­li­tes que te­ne­mos des­ple­ga­dos só­lo nos per­mi­te ver la piel del océano, los pri­me­ros diez me­tros de pro­fun­di­dad, ex­pli­ca el ocea­nó­gra­fo Car­los Duar­te. Pa­ra co­no­cer lo que ocu­rre en las pro­fun­di­da­des ma­ri­nas es ne­ce­sa­rio rea­li­zar ex­pe­di­cio­nes con bu­ques ocea­no­grá­fi­cos o usar vehícu­los au­tó­no­mos sub­ma­ri­nos. Am­bas po­si­bi­li­da­des son muy cos­to­sas y li­mi­ta­das a zo­nas muy con­cre­tas del océano.

Por eso, des­de ha­ce ya un tiem­po, los in­ves­ti­ga­do­res bus­can la ma­ne­ra de ex­plo­rar los océa­nos y ver lo que ocu­rre ba­jo la su­per­fi­cie del mar co­mo ca­da día lo ha­cen las cria­tu­ras ma­ri­nas que lo sur­can. Y se va­len de ani­ma­les ma­ri­nos a los que les aco­plan sen­so­res pa­ra co­no­cer su com­por­ta­mien­to y el me­dio en el que vi­ven. Sin em­bar­go, es­ta téc­ni­ca se en­cuen­tra con va­rios pro­ble­mas, uno es el pe­so y pre­cio de los sen­so­res y otro la trans­mi­sión de da­tos en ani­ma­les que no suben a res­pi­rar a la su­per­fi­cie.

Aho­ra un equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res, li­de­ra­dos por Duar­te, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción del Mar Ro­jo, per­te­ne­cien­te a la Uni­ver­si­dad de Cien­cia y Tec­no­lo­gía Rey Ab­da­lá (Ara­bia Sau­dí), ha di­se-

LA IDEA ES DES­PLE­GAR EL PRO­YEC­TO EN 2019 EN AGUAS ABIER­TAS DE AUS­TRA­LIA

ña­do una nue­va ge­ne­ra­ción de sen­so­res re­vo­lu­cio­na­rios, que son mi­li­mé­tri­cos, in­do­lo­ros pa­ra el por­ta­dor, bio­de­gra­da­bles, ba­ra­tos y capaces de to­mar los da­tos, ana­li­zar­los y trans­mi­tir los re­sul­ta­dos en tiem­po real.

«Nues­tra in­ten­ción es con­se­guir una re­vo­lu­ción en el mar, pa­re­ci­da a la que su­pu­so el pa­so del te­lé­fono al smartp­ho­ne», ex­pli­ca Duar­te, que ha­ce unas se­ma­nas es­tu­vo en el Ocea­no­grà­fic de Va­len­cia pro­ban­do es­tos sen­so­res en con­di­cio­nes con­tro­la­das en tor­tu­gas, ti­bu­ro­nes, del­fi­nes, lan­gos­tas y otros crus­tá­ceos y mo­lus­cos.

La idea es que es­tos sen­so­res – cu­yo ta­ma­ño han lo­gra­do re­du­cir has­ta 100.000 ve­ces has­ta con­se­guir el gro­sor de una ti­ri­ta o, in­clu­so, de la ca­be­za de un al­fi­ler– se aco­plen al cuer­po del ani­mal y sean capaces de trans­mi­tir los da­tos por blue­tooth o trans­mi­sión óp­ti­ca a unas mi­ni-an­te­nas que se li­be­ra­rían de for­ma ma­si­va en el océano, pues se pue­den im­pri­mir y son bio­de­gra­da­bles. Cuan­do un ani­mal mar­ca­do en­tre en pro­xi­mi­dad con una de es­tas an­te­nas (que irán pro­te­gi­das en unos cu­bos de 2 cen­tí-

me­tros de al­to por 1 cen­tí­me­tro de an­cho) le trans­fie­re to­dos los da­tos re­co­gi­dos, ex­pli­ca Rory Wil­son, bió­lo­go ma­rino de la Uni­ver­si­dad de Swan­sea (Reino Uni­do), quien li­de­ra es­te pro­yec­to jun­to a Car­los Duar­te.

Cuan­do se tra­te de ani­ma­les que no suben a la su­per­fi­cie a res­pi­rar – co­mo ca­la­ma­res y pe­ces, por ejem­plo– se pue­de equi­par con an­te­nas a los vehícu­los au­tó­no­mos sub­ma­ri­nos que ya exis­ten, y que se mue­ven ver­ti­cal­men­te en­tre los 200 y 2.000 me­tros, pa­ra que trans­fie­ran la in­for­ma­ción re­co­gi­da por los sen­so­res. Tam­bién pue­den uti­li­zar­se otros ani­ma­les re­si­den­tes – co­mo los ti­bu­ro­nes ba­lle­na adul­tos en el Gol­fo ará­bi­go que ba­jan has­ta los 1.000 me­tros de pro­fun­di­dad– pa­ra que ha­gan de es­ta­ción de re­cep­ción de da­tos, que lue­go trans­mi­ti­rán cuan­do suban a la su­per­fi­cie.

Y es que los ani­ma­les po­drían trans­mi­tir­se unos a otros los da­tos re­co­gi­dos. No en vano, la Uni­ver­si­dad de Cien­cia y Tec­no­lo­gía Rey Ab­da­lá don­de tra­ba­ja Duar­te tie­ne aho­ra mis­mo el re­córd mun­dial de trans­mi­sión de da­tos sub­ma­ri­nos, un lo­gro que se pu­bli­có el año pa­sa­do en «Na­tu­re Pho­to­nics » , don­de « con téc­ni­cas de trans­mi­sión óp­ti­ca de da­tos, con­se­gui­mos el equi­va­len­te a des­car­gar una pe­lí­cu­la en 2 se­gun­dos a 20 me­tros de dis­tan­cia de­ba­jo del agua » , di­ce Duar­te.

En una fa­se pos­te­rior, ex­pli­ca el ocea­nó­gra­fo, « vo­la­re­mos drones por en­ci­ma del cam­po de an­te­nas que irán re­ci­bien­do los da­tos de los sen­so­res, con lo que po­si­ble­men­te no ne­ce­si­ta­re­mos de nin­gún ti­po de sa­té­li­te y el cos­te de ad­qui­rir da­tos se­rá muy ba­jo » . Aho­ra mis­mo, el cos­te de un con­tra­to con el sis­te­ma de sa­té­li­tes Ar­gos pa­ra trans­mi­tir da­tos en un pe­que­ño pro­yec­to con uno o dos ani­ma­les pue­de ser de cer­ca de 10.000 eu­ros, « con lo que es im­po­si­ble te­ner una ima­gen si­nóp­ti­ca del océano » , di­ce Duar­te.

Im­pac­to de son­deos sís­mi­cos

Los 18 ti­pos de sen­so­res que han desa­rro­lla­do mi­den to­dos co­mo mí­ni­mo la tem­pe­ra­tu­ra del agua, sa­li­ni­dad, pre­sión, y lle­van in­cor­po­ra­dos un gi­ros­co­pio y un ace- le­ró­me­tro, pa­ra co­no­cer con de­ta­lle los mo­vi­mien­tos del ani­mal. Ade­más, hay unos de hi­dro­gel, que es­tán car­ga­dos con na­no­par­tí­cu­las con un com­pues­to que reac­cio­na a ni­ve­les de al­gu­nas hor­mo­nas que in­di­can el es­ta­do re­pro­duc­ti­vo del ani­mal o el ni­vel de es­trés, por ejem­plo. Es­te úl­ti­mo per­mi­ti­rá co­no­cer el im­pac­to que los son­deos sís­mi­cos pa­ra lo­ca­li­za­ción de hi­dro­car­bu­ros tie­nen en los ani­ma­les o có­mo les afec­tan las ca­da vez más fre­cuen­tes olas de ca­lor en los océa­nos, di­ce Duar­te.

Ade­más, se es­tá tra­ba­jan­do en sen­so­res de pH y dió­xi­do de car­bono, pa­ra eva­luar cam­bios en los océa­nos en pa­rá­me­tros cla­ve que es­tán sien­do afec­ta­dos por el sis­te­ma cli­má­ti­co y las emi­sio­nes de CO , y más ade­lan­te po­drían me­dir tam­bién con­ta­mi­nan­tes.

El pró­xi­mo pa­so se­rá ins­tru­men­tar con es­tos sen­so­res un arre­ci­fe de co­ral en el Mar Ro­jo, que se­rá el pri­mer en­sa­yo en ani­ma­les li­bres y en aguas abier­tas. Es­to es­pe­ran ha­cer­lo en los pró­xi­mos me­ses, y el año que vie­ne es­pe­ran des­ple­gar el pro­yec­to en aguas abier­tas en Aus­tra­lia.

CAR­LOS DUAR­TE «QUEREMOS LO­GRAR UNA RE­VO­LU­CIÓN EN EL MAR CO­MO LA QUE SU­PU­SO EL PA­SO DEL TE­LÉ­FONO AL SMARTP­HO­NE»

ABC

Duar­te y Wil­son en­se­ñan al­gu­nos de los nue­vos sen­so­res

ABC

Los sen­so­res se han pro­ba­do en el Ocea­no­grà­fic de Va­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.