La aci­di­fi­ca­ción del mar por más CO 2 ra­len­ti­za el cre­ci­mien­to de los co­ra­les

El pri­mer ex­pe­ri­men­to de aci­di­fi­ca­ción oceá­ni­ca re­ve­la se­ve­ros cam­bios en los arre­ci­fes an­tes de fin de si­glo si no se re­cor­tan las emi­sio­nes

ABC - Natural - - Actualidad - POR A. ACOS­TA

LOS CAM­BIOS EN EL PH DEL AGUA AFEC­TAN GRA­VE­MEN­TE A LOS CO­RA­LES

Los cam­bios en el pH del agua afec­tan gra­ve­men­te a los co­ra­les. Dis­tin­tos es­tu­dios ya han apun­ta­do la re­la­ción que exis­te en­tre una dis­mi­nu­ción en la aci­dez del océano y el cre­ci­mien­to de los co­ra­les y vi­ce­ver­sa. Aho­ra, los in­ves­ti­ga­do­res han he­cho un ex­pe­ri­men­to de cam­po con­tro­la­do en una co­mu­ni­dad de arre­ci­fes de co­ral en Aus­tra­lia y, se­gún con­clu­yen en un es­tu­dio en «Na­tu­re», la aci­di­fi­ca­ción del océano per­ju­di­ca­rá gra­ve­men­te el cre­ci­mien­to de los arre­ci­fes de co­ral an­tes de fin de si­glo si las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono con­ti­núan sin con­trol.

Es la pri­me­ra vez que se rea­li­za un ex­pe­ri­men­to de aci­di­fi­ca­ción oceá­ni­ca pa­ra ver có­mo res­pon­den los co­ra­les a es­tos cam­bios en la quí­mi­ca del océano, des­pués de que ha­ce dos años los mis­mos in­ves­ti­ga­do­res hi­cie­ran exac­ta­men­te lo con­tra­rio, es de­cir, pro­vo­ca­ran que el agua fue­ra más al­ca­li­na –más o me­nos lle­va­ron el pH del agua has­ta el ni­vel que de­bió ha­ber en el pe­rio­do prein­dus­trial–, pa­ra de­mos­trar que con esas con­di­cio­nes los arre­ci­fes te­nían ta­sas de cal­ci­fi­ca­ción –pro­ce­so que per­mi­te cons­truir la ar­qui­tec­tu­ra del arre­ci­fe– más al­tas.

Los au­to­res de es­te ex­pe­ri­men­to son Ken Cal­dei­ra, de la Car­ne­gie Ins­ti­tu­tion (Stan­ford, Es­ta­dos Uni­dos) y uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas en aci­di­fi­ca­ción de los océa­nos y ci­clo del car­bono, y Rebecca Al­bright, de la Aca­de­mia de Cien­cias de Ca­li­for­nia. Lo que hi­cie­ron fue aci­di­fi­car ar­ti­fi­cial­men- te el agua de mar me­dian­te la adi­ción de dió­xi­do de car­bono, y es­ta agua de de­jó fluir a tra­vés de una co­mu­ni­dad de arre­ci­fes de co­ral na­tu­ra­les. La aci­dez del agua de mar se in­cre­men­tó pa­ra re­fle­jar las pro­yec­cio­nes que exis­ten pa­ra fin de si­glo si no se re­du­cen las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono pro­ce­den­te de la que­ma de com­bus­ti­bles fó­si­les.

Me­nor cal­ci­fi­ca­ción

La aci­di­fi­ca­ción del océano se pro­du­ce por­que és­te ab­sor­be bue­na par­te del dió­xi­do de car­bono en la at­mós­fe­ra, don­de reac­cio­na con el agua de mar pa­ra for­mar un áci­do que es co­rro­si­vo pa­ra los arre­ci­fes de co­ral, los mo­lus­cos y otras es­pe­cies ma­ri­nas. Apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te de las emi­sio­nes anua­les de dió­xi­do de car­bono an­tro­po­gé­ni­co es ab­sor­bi­da por los océa­nos, lo que es­tá pro­vo­can­do que es­tos sean ca­da vez más áci­dos. Los arre­ci­fes son es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles a es­ta aci­di­fi­ca­ción del océano, por­que sus es­que­le­tos se cons­tru­yen a par­tir de la adi­ción de car­bo­na­to de cal­cio (cal­ci­fi­ca­ción), un pro­ce­so que se ha­ce más di­fí­cil a me­di­da que au­men­tan las con­cen­tra­cio­nes de áci­do y el pH del agua cir­cun­dan­te dis­mi­nu­ye.

De nue­vo, los in­ves­ti­ga­do­res eli­gie­ron co­mo lu­gar del ex­pe­ri­men­to los arre­ci­fes que ro­dean la is­la One Tree, en el sur de la Gran Ba­rre­ra de Co­ral. «La úl­ti­ma vez hi­ci­mos que el agua de mar fue­ra me­nos áci­da, co­mo lo fue ha­ce 100 años, y es­ta vez, agre­ga­mos dió­xi­do de car­bono al agua pa­ra ha- cer­la más áci­da, co­mo po­dría ser den­tro de 100 años», ex­pli­ca Cal­dei­ra.

«Nues­tros ha­llaz­gos pro­por­cio­nan evi­den­cia con­tun­den­te de que la aci­di­fi­ca­ción de los océa­nos cau­sa­da por las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono ra­len­ti­za­rá se­ve­ra­men­te el cre­ci­mien­to de los arre­ci­fes de co­ral en el fu­tu­ro, a me­nos que re­duz­ca­mos rá­pi­da­men­te las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro», afir­ma Rebecca Al­bright.

Ade­más, al tra­ba­jar en áreas con­tro­la­das de una co­mu­ni­dad de arre­ci­fes na­tu­ra­les, el equi­po de Cal­dei­ra y Al­bright han po­di­do de­mos­trar có­mo la aci­di­fi­ca­ción afec­ta a los arre­ci­fes de co­ral en la es­ca­la del eco­sis­te­ma, no so­lo en tér­mi­nos de or­ga­nis­mos in­di­vi­dua­les o es­pe­cies, co­mo han he­cho otros es­tu­dios. Di­cen que es­te en­fo­que es cru­cial pa­ra com­pren­der el al­can­ce y la com­ple­ji­dad del im­pac­to de la aci­di­fi­ca­ción de los océa­nos, así co­mo pa­ra pre­de­cir có­mo afec­ta­rá la aci­di­fi­ca­ción a las co­mu­ni­da­des cos­te­ras que de­pen­den de es­tos eco­sis­te­mas. En es­te sen­ti­do, Cal­dei­ra cuen­ta que «los arre­ci­fes de co­ral ofre­cen opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas pro­ce­den­tes de la pes­ca y el tu­ris­mo a las co­mu­ni­da­des lo­ca­les».

Den­tro de las lla­ma­das téc­ni­cas de geo­in­ge­nie­ría se ha pro­pues­to au­men­tar ar­ti­fi­cial­men­te la al­ca­li­ni­dad del agua al­re­de­dor de los arre­ci­fes de co­ral po­co pro­fun­dos, y los re­sul­ta­dos de es­te es­tu­dio de­mues­tran que es­ta idea po­dría ser efi­caz pa­ra sal­var es­tos eco­sis­te­mas ma­ri­nos. Sin em­bar­go, Ken Cal­dei­ra se mues­tra ro­tun­do: «La úni­ca for­ma real y du­ra­de­ra pa­ra pro­te­ger los arre­ci­fes de co­ral es ha­cer pro­fun­dos re­cor­tes en las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono. Si no ac­tua­mos rá­pi­da­men­te, los arre­ci­fes de co­ral –y to­do lo que de­pen­de de ellos, in­clu­yen­do la vi­da sil­ves­tre y las co­mu­ni­da­des lo­ca­les– no so­bre­vi­vi­rán en el pró­xi­mo si­glo».

NINOKAWA/UC DAVIS

El mar­ca­dor ro­sa in­di­ca las aguas a las que se ha aña­di­do CO pa­ra au­men­tar su aci­dez

Co­ra­les en buen es­ta­do en One Tree Is­land

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.