Jo­sa­bel Be­lliu­re «La An­tár­ti­da nos gri­ta que cam­bie­mos de ac­ti­tud» PRO­FE­SO­RA DE LA UNI­VER­SI­DAD DE ALCALÁ DE HE­NA­RES

El con­ti­nen­te he­la­do se ha ca­len­ta­do 2,5ºC en un si­glo, pe­ro aún hay mar­gen pa­ra ges­tio­nar el cam­bio glo­bal

ABC - Natural - - Entrevista - POR RUTH PI­LAR ES­PI­NO­SA

TU­RIS­MO EN LA AN­TÁR­TI­DA «ME PRE­GUN­TO SI EXIS­TEN DA­TOS ADE­CUA­DOS SO­BRE SU CA­PA­CI­DAD DE CAR­GA» CON­SER­VA­CIÓN «LA AN­TÁR­TI­DA SI­GUE SIEN­DO UN RE­FE­REN­TE DE NA­TU­RA­LE­ZA SU­BLI­ME»

Jo­sa­bel Be­lliu­re fue una de las dos pri­me­ras mu­je­res que pi­só la Ba­se Ga­briel de Cas­ti­lla, si­tua­da en la Is­la De­cep­ción (océano An­tár­ti­co), don­de se des­pier­tan al rit­mo de la mú­si­ca que eli­gen los res­pon­sa­bles de las la­bo­res de co­ci­na y lim­pie­za ese día. «Re­sul­ta muy in­tere­san­te lo que co­men­tan al­gu­nos com­pa­ñe­ros que han es­ta­do en cam­pa­ñas en que no ha­bía chi­cas: que el am­bien­te en la ba­se es mu­cho me­jor cuan­do tam­bién hay mu­je­res», ase­gu­ra es­ta pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Alcalá de He­na­res. Den­tro de la lí­nea de in­ves­ti­ga­ción en eco­lo­gía ani­mal, «con es­pe­cial aten­ción al es­tu­dio del com­por­ta­mien­to», Be­lliu­re ha tra­ba­ja­do con di­ver­sas es­pe­cies de ver­te­bra­dos, «ge­ne­ral­men­te rep­ti­les y aves». Y den­tro de és­tas úl­ti­mas, des­ta­can los pin­güi­nos. Es­ta ali­can­ti­na, de he­cho, aca­ba de re­gre­sar de su quin­ta cam­pa­ña an­tár­ti­ca es­pa­ño­la, cuan­do se cum­plen 25 años des­de la pri­me­ra, du­ran­te la que ha for­ma­do par­te del pro­yec­to «Pin­gu­for», que ana­li­za­rá el efec­to del cam­bio glo­bal en la fi­sio­lo­gía de los pin­güi­nos, los de­no­mi­na­dos «cen­ti­ne­las de la sa­lud». La An­tár­ti­da, aun­que re­mo­ta, es­tá co­nec­ta­da de mu­chas ma­ne­ras con el res­to del pla­ne­ta: «por el agua, el ai­re, el flu­jo de ani­ma­les, in­clui­dos no­so­tros, los hu­ma­nos, por lo que no de­be­mos cen­trar la aten­ción so­lo en lo que les ocu­rre a las es­pe­cies an­tár­ti­cas», ad­vier­te la ex­per­ta. -¿Qué se ha con­fir­ma­do has­ta aho­ra con res­pec­to a los efec­tos ne­ga­ti­vos que el cam­bio cli­má­ti­co ejer­ce so­bre las tres es­pe­cies de pin­güino ob­je­to de es­tu­dio den­tro de «Pin­gu­for»? -En los úl­ti­mos años se han de­tec­ta­do cam­bios en las po­bla­cio­nes de las tres es­pe­cies que pu­die­ran es­tar re­la­cio­na­dos con el ca­len­ta­mien­to que se vie­ne pro­du­cien­do en la pe­nín­su­la An­tár­ti­ca, de has­ta 2,5°C en los úl­ti­mos 100 años. Mien­tras que en el pin­güino pa­púa se ob­ser­va un au­men­to de sus po­bla­cio­nes, el pin­güino bar­bi­jo ha dis­mi­nui­do sus efec­ti­vos de for­ma ge­ne­ra­li­za­da en mu­chas co­lo­nias. El pin­güino de Ade­lia, por su par­te, con una dis­tri­bu­ción más am­plia, pre­sen­ta ten­den­cias di­fe­ren­tes de­pen­dien­do del área. El au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del agua po­dría ser la cla­ve de es­tos cam­bios, pues afec­ta al kril, que cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal ali­men­to de los pin­güi­nos. -Ha­bi­tual­men­te, los es­tu­dios so­bre eco­lo­gía en pin­güi­nos se ha­bían cen­tra­do en su re­pro­duc­ción en tie­rra. ¿ La no­ve­dad de « Pin­gu­for » se­ría, pues, que us­te­des han pres­ta­do aten­ción a sus zo­nas de ali­men­ta­ción en el mar? -Efec­ti­va­men­te, las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el pin­güino bar­bi­jo en la Is­la De­cep­ción han pro­por­cio­na­do in­for­ma­ción so­bre nu­me­ro­sos fac­to­res que in­flu­yen en el éxi­to de la re­pro­duc­ción vin­cu­la­dos a las co­lo­nias de cría en tie­rra. Con es­te pro­yec­to pre­ten­de­mos ex­plo­rar nue­vos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la ac­ti­vi­dad de los pin­güi­nos en el mar, co­mo es la si­tua­ción de sus zo­nas de ali­men­ta­ción y el es­fuer­zo im­pli­ca­do en lle­gar a ellas. -Los pin­güi­nos cons­ti­tu­yen uno de los re­cla­mos tu­rís­ti­cos de la An­tár­ti­da. Las nor­mas im­pi­den a los vi­si­tan­tes, por ejem­plo, acer­car­se a me­nos de 10 me­tros de los ani­ma­les. Pe­ro ¿có­mo es la re­la­ción que se es­ta­ble­ce en­tre us­te­des y ellos cuan­do les ins­ta­lan los trans­mi­so­res a los adul­tos o mar­can a los po­llos? - El he­cho de que los pin­güi­nos no ten­gan de­pre­da­do­res en tie­rra – si bien en el mar tie­nen a la fo­ca leo­par­do– nos fa­ci­li­ta el acer­ca­mien­to a ellos, pues no nos per­ci­ben co­mo un pe­li­gro. Ade­más, du­ran­te la re­pro­duc­ción los in­di­vi­duos pa­ren­ta­les se man­tie­nen en el ni­do de­fen­dien­do a las crías. To­do ello nos fa­ci­li­ta la captura tan­to de los adul­tos co­mo de los po­llos. -¿Cuán­tos ejem­pla­res, en­tre adul­tos y crías, han for­ma­do par­te de su aná­li­sis? -En es­ta cam­pa­ña he­mos tra­ba­ja­do apro­xi­ma­da­men­te en 100 ni­dos, en los que he­mos rea­li­za­do el se­gui­mien­to de la ac­ti­vi­dad de uno de los dos pa­ren­ta­les y he­mos es­tu­dia­do el cre­ci­mien­to de los dos po­llos de la pa­re­ja. Eso im­pli­ca un to­tal de 100 adul­tos y 200 po­llos. -¿Qué pa­rá­me­tros re­gis­tran los pe­que­ños dis­po­si­ti­vos que co­lo­can a los pin­güi­nos? -Es­tos dis­po­si­ti­vos re­gis­tran la po­si­ción me­dian­te GPS del in­di­vi­duo, la tem­pe­ra­tu­ra del agua, la pro­fun­di­dad de bu­ceo que al­can­zan y la ace­le­ra­ción. To­dos es­tos pa­rá­me­tros per­mi­ten cal­cu­lar, en­tre otras co­sas, el nú­me­ro de des­pla­za­mien­tos dia­rios, la dis­tan­cia a la que se han ale­ja­do de la co­lo­nia de cría en bus­ca de ali­men­to, y el gas­to ener­gé­ti­co que su­po­nen es­tos des­pla­za­mien­tos. -¿Y qué hay del gas­to ener­gé­ti­co de los in­ves­ti­ga­do­res, que, por su­pues­to, tam­bién de­pen­den de las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas? -En la An­tár­ti­da se vi­ve a gol­pe de pre­dic­ción me­teo­ro­ló­gi­ca por­que mucha de la ac­ti­vi­dad de los pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción trans­cu­rre en el ex­te­rior, so­bre to­do la nues­tra, la de los «pin­güi­ne­ros»: te­ne­mos unas dos ho­ras de ca­mino des­de la ba­se a la co­lo­nia de cría. -En mar­zo con­clu­yó la ex­pe­di­ción «Pin­gu­for». ¿Cuán­do pre­sen­ta­rán sus con­clu­sio­nes a par­tir de los da­tos re­ca­ba­dos? -Aun­que la ex­pe­di­ción ya ha fi­na­li­za­do al­gu­nos de los ob­je­ti­vos del pro­yec­to de­pen­den de las nu­me­ro­sas mues­tras (ge­né­ti­cas, san­guí­neas) ob­te­ni­das y que via­jan a bor­do del bu­que Hes­pé­ri­des del CSIC, ges­tio­na­do por la Ar­ma­da es­pa­ño­la, por lo que de-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.