En­tre­vis­ta con Ga­briel Leal, di­rec­tor ge­ne­ral de Sig­nus

El fi­nal de su vi­da útil so­lo mar­ca un nue­vo co­mien­zo pa­ra los va­lio­sos ma­te­ria­les que lo in­te­gran

ABC - Natural - - Portada - POR RUTH PI­LAR ESPINOSA

En 2017, Sig­nus, el Sis­te­ma In­te­gra­do de Ges­tión de Neu­má­ti­cos Fue­ra de Uso, re­co­gió en Es­pa­ña 188.367 to­ne­la­das de ellos. Me­dio pun­to por­cen­tual me­nos que du­ran­te el ejer­ci­cio an­te­rior. El 12% del to­tal se re­uti­li­zó y las 165.939 to­ne­la­das res­tan­tes se re­ci­cla­ron. El gra­nu­la­do de cau­cho ob­te­ni­do, por ejem-

plo, se em­pleó pa­ra fa­bri­car sue­los de se­gu­ri­dad de par­ques in­fan­ti­les y re­lle­nar el cés­ped ar­ti­fi­cial de los cam­pos de fút­bol ba­se. Tam­bién se ex­por­tó un 27,4% del mis­mo. «Nues­tra prin­ci­pal di­fi­cul­tad, la cual cons­ti­tu­ye tam­bién nues­tro ac­tual re­to, con­sis­te en des­cu­brir, en co­la­bo­ra­ción con em­pre­sas y uni­ver­si­da­des, nue­vas apli­ca­cio­nes pa­ra el cau­cho re­ci­cla­do», ex­pli­ca Ga­briel Leal, di­rec­tor ge­ne­ral de Sig­nus. -¿Cuán­do un neu­má­ti­co se con­si­de­ra un re­si­duo? -Ju­rí­di­ca­men­te, un re­si­duo es aque­llo que su le­gí­ti­mo pro­pie­ta­rio ya no de­sea po­seer. En el ca­so de los neu­má­ti­cos, és­te se ca­li­fi­ca­ría co­mo un re­si­duo, pues, cuan­do el due­ño del au­to­mó­vil con­si­de­ra que ya han al­can­za­do un gra­do de uso su­fi­cien­te pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des. En es­te mo­men­to, des­de el pun­to de vis­ta me­dioam­bien­tal, el neu­má­ti­co se en­ten­de­ría co­mo un re­si­duo. Sin em­bar­go, des­pués de pa­sar por ma­nos ex­per­tas, pue­de con­ver­tir­se, de nue­vo, en un pro­duc­to re­uti­li­za­ble, bien a tra­vés de un pro­ce­so de re­cau­chu­ta­do o sir­vien­do, por ejem­plo, a otro usua­rio co­mo neu­má­ti­co de se­gun­da mano.

-¿Có­mo ges­tio­nan us­te­des los neu­má­ti­cos fue­ra de uso?

- El pro­ce­so es­tá muy bien de­fi­ni­do y co­mien­za con la re­co­gi­da en los más de 40.000 pun­tos de ge­ne­ra­ción que exis­ten en nues­tro país, nor­mal­men­te los ta­lle­res y los ser­vi­cios de neu­má­ti­cos, pa­ra su pos­te­rior tras­la­do a los cen­tros de cla­si­fi­ca­ción, don­de se los di­vi­de en neu­má­ti­cos re­uti­li­za­bles y neu­má­ti­cos que han lle­ga­do al fi­nal de su vi­da útil. Los pro­duc­to­res asu­men, co­mo par­te de su res­pon­sa­bi­li­dad ex­ten­di­da, la ges­tión de los neu­má­ti­cos que pu­sie­ron en su mo­men­to en el mer­ca­do y que han si­do re­cha­za­dos por los usua­rios.

De­tec­tar el frau­de - ¿Cuá­les son los frau­des más ha­bi­tua­les en torno a los neu­má­ti­cos fue­ra de uso?

- El más ha­bi­tual guar­da re­la­ción con la im­por­ta­ción de neu­má­ti­cos que no se de­cla­ran. Pe­ro tam­bién se da el ca­so con­tra­rio: la exportación de neu­má­ti­cos usa­dos a ter­ce­ros paí­ses sin so­li­ci­tar pre­via­men­te per­mi­so a la Unión Eu­ro­pea. En am­bos ca­sos, se es­tá en­ga­ñan­do al con­su­mi­dor. Y son ac­cio­nes que en­tra­ñan, ade­más, ries­gos me­dioam­bien­ta­les, da­do que a par­tir de la im­por­ta­ción de neu­má­ti­cos sin de­cla­rar apa­re­cen en el mer­ca­do neu­má­ti­cos cu­yos pro­duc­to­res no se res­pon­sa­bi­li­za­rán de su ges­tión. En el ca­so de la exportación que se pro­du­ce elu­dien­do los re­qui­si­tos co­mu­ni­ta­rios, es­to su­po­ne, en la ma­yo­ría de oca­sio­nes, una for­ma de des­ha­cer­se de gran­des can­ti­da­des de neu­má­ti­cos sin re­cu­rrir a su reciclaje, el cual aca­rrea, ló­gi­ca­men­te, un cos­te. Tam­bién, por su­pues­to, exis­ten ca­sos en los que los neu­má­ti­cos ter­mi­nan en de­pó­si­tos in­con­tro­la­dos co­mo con­se­cuen­cia de una ges­tión inade­cua­da.

-¿Có­mo com­ba­ten ta­les prác­ti­cas?

-Co­mo SIG ca­re­ce­mos de au­to­ri­dad pa­ra ac­tuar en ma­te­ria de frau­de. Lo que sí po­de­mos ha­cer, y ha­ce­mos, es de­nun­ciar los ca­sos que de­tec­ta­mos. Pe­rió­di­ca­men­te, por ejem­plo, en­via­mos a ca­da una de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, pues­to que son és­tas quie­nes se ocu­pan de con­tro­lar la ges­tión que se rea­li­za de los neu­má­ti­cos fue­ra de uso, lis­ta­dos de po­si­bles em­pre­sas que se­gún los in­di­cios que he­mos re­ca­ba­do po­drían es­tar in­cum­plien­do las le­yes. Es­te año he­mos cons­ta­ta­do un 19% de frau­de: es­ta­mos re­co­gien­do un vo­lu­men de neu­má­ti­cos su­pe­rior al que nos de­cla­ran nues­tras em­pre­sas ad­he­ri­das. Las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les ci­fran pa­ra Es­pa­ña un con­su­mo de 20 mi­llo­nes de neu­má­ti­cos anua­les. Y no­so­tros es­ta­mos re­cu­pe­ran­do 25 mi­llo­nes. -

¿Cuán­tas em­pre­sas in­te­gran en la ac­tua­li­dad el SIG que di­ri­ge?

- Sig­nus sur­gió en 2005 ba­jo el pa­ra­guas de un Real De­cre­to del ac­tual Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te que con­tem­pla­ba la fi­gu­ra de la res­pon­sa­bi­li­dad am­plia­da del pro­duc­tor en la ges­tión de los neu­má­ti­cos fue­ra de uso. En la ac­tua­li­dad, da­mos ser­vi­cio a 300 em­pre­sas. Diez de ellas son fa­bri­can­tes y el res­to, im­por­ta­do­res de neu­má­ti­cos, lo que re­pre­sen­ta el 75% del mer­ca­do es­pa­ñol, que cuen­ta con unas 500 fir­mas cu­ya ac­ti­vi­dad se en­cla­va den­tro de es­te sec­tor y que se en­cuen­tran ad­he­ri­das a los dos SIG de neu­má­ti­cos que ope­ra­mos en Es­pa­ña. En Por­tu­gal, en cam­bio, unas 2.000 em­pre­sas es­tán ad­he­ri­das a SIG de neu­má­ti­cos co­mo Sig­nus, por lo que in­fe­ri­mos, por ex­tra­po­la­ción, que en Es­pa­ña hay nu­me­ro­sas em­pre­sas que im­por­tan can­ti­da­des pe­que­ñas de neu­má­ti­cos que no son de­cla­ra­das y se­rían, por tan­to, las res­pon­sa­bles de esos cin­co mi­llo­nes de neu­má­ti­cos fue­ra de uso de más de los que ha­blá­ba­mos an­tes.

-¿Qué pa­pel cum­ple el neu­má­ti­co fue­ra de uso en la eco­no­mía cir­cu­lar?

- Los neu­má­ti­cos se fa­bri­can con ma­te­ria­les va­lio­sos, co­mo el ace­ro, el cau­cho, el ne­gro de hu­mo e hi­los tex­ti­les. Has­ta ha­ce po­cos años no se tra­ta­ban una vez que fi­na­li­za­ba su vi­da útil, con lo que se per­día la opor­tu­ni­dad de re­in­tro­du­cir­los en el ci­clo eco­nó­mi­co. Un cla­ro des­pil­fa­rro de re­cur­sos, así co­mo un aten­ta­do con­tra la na­tu­ra­le­za, ya que el ci­clo de de­gra­da­ción de un neu­má­ti­co usa­do su­pera los 1.000 años. El neu­má­ti­co es, sin du­da, el pa­ra­dig­ma de la eco­no­mía cir­cu­lar.

-Uno de esos ul­te­rio­res des­ti­nos re­si­de en la apli­ca­ción del pol­vo de cau­cho en la ela­bo­ra­ción de mez­clas as­fál­ti­cas.

- Es­pa­ña es pio­ne­ra a ni­vel eu­ro­peo en la uti­li­za­ción de pol­vo de cau­cho en mez­clas as­fál­ti­cas. Se han cons­trui­do has­ta aho­ra 1.600 ki­ló­me­tros de au­to­pis­tas, co­mo la AP-7, ca­rre­te­ras, co­mo la A-5, y via­les ur­ba­nos en Ma­drid, Sa­la­man­ca, Má­la­ga o León, que in­cor­po­ran mez­clas bi­tu­mi­no­sas. És­tas, por sus pro­pie­da­des de fle­xi­bi­li­dad, ad­he­ren­cia y re­duc­ción de la so­no­ri­dad, re­sul­tan idó­neas pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de con­ser­va­ción de los fir­mes. El pol­vo de cau­cho tam­bién se es­tá uti­li­zan­do en pro­yec­tos fe­rro­via­rios. Un ejem­plo se­ría el Me­tro Li­ge­ro de Gra­na­da, don­de la efi­ca­cia de los neu­má­ti­cos fue­ra de uso se evi­den­cia en la par­ti­cu­la­ri­dad que pre­sen­ta el cau­cho re­ci­cla­do pa­ra ate­nuar vi­bra­cio­nes.

PUN­TOS DE RE­CO­GI­DA EXIS­TEN MÁS DE 40.000 EN TO­DA ES­PA­ÑA FRAU­DE LA IM­POR­TA­CIÓN DE NEU­MÁ­TI­COS SIN DE­CLA­RAR ES EL MÁS HA­BI­TUAL

Ga­briel Leal, en un mo­men­to de la en­tre­vis­ta con ABC Na­tu­ral

MA­YA BALANYA

El pol­vo de cau­cho se em­plea en sue­las de za­pa­to

El cau­cho de los neu­má­ti­cos se re­ci­cla pa­ra ob­te­ner grá­nu­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.