Mu­chas is­las y ato­lo­nes del Pa­cí­fi­co no se­rán ha­bi­ta­bles ya en 2030 El pro­gre­si­vo au­men­to del ni­vel del mar sa­li­ni­za­rá los acuí­fe­ros de­jan­do sin agua dul­ce a la po­bla­ción

ABC - Natural - - Econoticias - POR A. A. L.

as pro­yec­cio­nes so­bre el au­men­to del ni­vel del mar apun­tan a que a fi­na­les de es­te si­glo mu­chas is­las y ato­lo­nes que­da­rán ba­jo las aguas. Sin em­bar­go, pa­re­ce que po­drían ser in­ha­bi­ta­bles mu­cho an­tes, a me­dia­dos de si­glo e, in­clu­so, ya en 2030 por el im­pac­to que las inun­da­cio­nes y el olea­je ten­drán en las in­fra­es­truc­tu­ras y los re­cur­sos de agua dul­ce. Es­ta es la con­clu­sión de un es­tu­dio que pu­bli­ca la re­vis­ta «Scien­ce Ad­van­ces» a par­tir de una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en las is­las Mars­hall.

La ma­yo­ría de los ato­lo­nes del mun­do se en­cuen­tran en los océa­nos Pa­cí­fi­co e Ín­di­co. En es­te ca­so, los cien­tí­fi­cos cen­tra­ron su es­tu­dio en la is­la Roi-Na­mur, en el ato­lón Kwa­ja­lein, en las is­las Mars­hall des­de no­viem­bre de 2013 a ma­yo de 2015. La Re­pú­bli­ca de las Is­las Mars­hall tie­ne más de 1.100 is­las ba­jas en 29 ato­lo­nes, sien­do el ho­gar de nu­me­ro­sas na­cio­nes in­su­la­res y cien­tos de mi­les de per­so­nas.

Los in­ves­ti­ga­do­res, del Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos (USGS), Del­ta­res, la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal Oceá­ni­ca y At­mos­fé­ri­ca (NOAA) y la Uni­ver­si­dad de Ha­wái uti­li­za­ron di­ver­sos es­ce­na­rios de cam­bio cli­má­ti­co pa­ra pro­yec­tar el im­pac­to del au­men­to del ni­vel del mar y las inun­da­cio­nes pro­vo­ca­das por las olas en la in­fra­es­truc­tu­ra de los ato­lo­nes y la dis­po­ni­bi­li­dad de agua dul­ce. «Se pre­vé que el pun­to de in­fle­xión, cuan­do el agua sub­te­rrá­nea po­ta­ble no es­té dis­po­ni­ble en la ma­yo­ría de las is­las del ato­lón, se­rá a más tar­dar a me­dia­dos del si­glo XXI», di­ce Curt Stor­laz­zi, geó­lo­go del USGS y au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio.

LEn los tró­pi­cos

El ni­vel del mar es­tá su­bien­do, y las ta­sas de au­men­to más al­tas se es­tán dan­do en los tró­pi­cos, don­de se en­cuen­tran mi­les de is­las de ato­lo­nes de co­ral de ba­ja al­ti­tud. Es­tu­dios pre­vios so­bre la re­sis­ten­cia de es­tas is­las al au­men­to del ni­vel del mar pro­yec­ta­ron que ex­pe­ri­men­ta­rían im­pac­tos mí­ni­mos de inun­da­ción has­ta al me­nos el fi­nal del si­glo XXI. Sin em­bar­go, los es­tu­dios pre­vios no tu­vie­ron en cuen­ta el ries­go adi­cio­nal del ex­ce­so de la­va­do im­pul­sa­do por las olas (aguas plu­via­les y olas que se fil­tran) ni su im­pac­to en la dis­po­ni­bi­li­dad de agua dul­ce.

«Di­cha in­for­ma­ción es cla­ve pa­ra eva­luar los múl­ti­ples ries­gos y prio­ri­zar los es­fuer- Fo­to­gra­fía aé­rea del ato­lón de Kwa­ja­lein mos­tran­do sus is­las ba­jas y arre­ci­fes de co­ral zos pa­ra re­du­cir el ries­go y au­men­tar la re­si­lien­cia de las co­mu­ni­da­des de las is­las ato­lón en to­do el mun­do», di­jo Stor­laz­zi.

En su es­tu­dio, los cien­tí­fi­cos pro­yec­tan que, a par­tir de me­dia­dos del si­glo XXI, las in­ter­ac­cio­nes en­tre el au­men­to del ni­vel del mar y la di­ná­mi­ca de las olas so­bre los arre­ci­fes de co­ral con­du­ci­rá a un so­bre­lle­na­do anual im­pul­sa­do por las olas de la ma­yo­ría de las is­las ato­lón. Di­cha inun­da­ción anual da­ría lu­gar a que las is­las se vuel­van in­ha­bi­ta­bles de­bi­do a los fre­cuen­tes da­ños a la in­fra­es­truc­tu­ra y la in­ca­pa­ci­dad de sus re­cur­sos de agua dul­ce pa­ra re­cu­pe­rar­se en­tre uno y otro de es­tos even­tos.

«Los even­tos de inun­da­ción ge­ne­ral­men­te pro­vo­can que el agua sa­la­da del mar se fil­tre en el sue­lo y con­ta­mi­nen el acuí­fe­ro de agua dul­ce. Las pre­ci­pi­ta­cio­nes tar­días del año no son su­fi­cien­tes pa­ra eli­mi­nar el agua sa­la­da y re­fres­car el su­mi­nis­tro de agua de la is­la an­tes de que lle­guen las tor­men­tas del año si­guien­te», ex­pli­ca Step­hen Gin­ge­rich, hi­dró­lo­go del USGS y coau­tor del es­tu­dio.

La prin­ci­pal fuen­te de agua dul­ce pa­ra las is­las de ato­lo­nes es la llu­via, que pe­ne- tra en el sue­lo y per­ma­ne­ce allí co­mo una ca­pa de agua sub­te­rrá­nea que flo­ta so­bre agua sa­la­da más den­sa. Da­do que las is­las ato­lón se sa­tu­ran anual­men­te, en pro­me­dio, en las pró­xi­mas dé­ca­das ( asu­mien­do las ta­sas ac­tua­les de emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro) las inun­da­cio­nes en la in­fra­es­truc­tu­ra y la pér­di­da de re­cur­sos de agua dul­ce di­fi­cul­ta­rán la ha­bi­ta­bi­li­dad en la ma­yo­ría de los lu­ga­res en­tre 2030 y 2060, y es­to re­que­ri­rá la re­ubi­ca­ción de los ha­bi­tan­tes de la is­la o im­por­tan­tes in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras en nue­va in­fra­es­truc­tu­ra.

El en­fo­que y los ha­llaz­gos en es­te es­tu­dio pue­den ser­vir co­mo una apro­xi­ma­ción de lo que pue­de ocu­rrir en los ato­lo­nes en to­do el mun­do, la ma­yo­ría de los cua­les tie­nen una mor­fo­lo­gía y es­truc­tu­ra si­mi­lar, que in­clu­ye, en pro­me­dio, ele­va­cio­nes te­rres­tres in­clu­so más ba­jas. Por tan­to, es­tos ha­llaz­gos tie­nen re­le­van­cia no so­lo pa­ra las is­las po­bla­das de ato­lo­nes en las Is­las Mars­hall, sino tam­bién pa­ra las Is­las Ca­ro­li­nas, Is­las Cook, Is­las Gil­bert, Is­las de Lí­nea, Is­las de la So­cie­dad, Is­las Spratly, Mal­di­vas, Sey­che­lles e Is­las No­roc­ci­den­ta­les de Ha­wai.

LAS INUN­DA­CIO­NES POR LAS OLAS DA­ÑA­RÁN LAS RE­SER­VAS DE AGUA DUL­CE

USGS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.