IN­VES­TI­GA­CIÓN La fia­bi­li­dad de las cá­ma­ras de tram­peo

ABC - Natural - - Natural - R. P. E.

Las cá­ma­ras au­to­má­ti­cas que los cien­tí­fi­cos em­plean pa­ra com­ple­men­tar su tra­ba­jo de cam­po son «vá­li­das» pa­ra ana­li­zar con fia­bi­li­dad el éxi­to re­pro­duc­ti­vo de los ani­ma­les sil­ves­tres que es­tu­dian. Así lo ase­gu­ra un gru­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res de va­rios paí­ses, España en­tre ellos, que ha tra­ba­ja­do con di­cha tec­no­lo­gía du­ran­te los úl­ti­mos años. La han apli­ca­do, en con­cre­to, en sie­te lo­ca­li­za­cio­nes de la pe­nín­su­la an­tár­ti­ca don­de se ob­ser­van co­lo­nias de pin­güino de Ade­lia ( Py­gos­ce­lis ade­liae), pin­güino bar­bi­jo, ( Py­gos­ce­lis an­tar­cti­cus), y pin­güino pa­púa ( Py­gos­ce­lis pa­pua).

Es­tas cá­ma­ras fi­jas, en cues­tión, to­man una ima­gen ca­da 30 o 60 mi­nu­tos du­ran­te to­do el año. Y se ins­ta­lan de tal ma­ne­ra que per­mi­ten con­tro­lar una me­dia de en­tre 20 y 30 ni­dos de una co­lo­nia. «Po­nien­do tres cá­ma­ras en una co­lo­nia se ob­tie­nen da­tos de unos 100 ni­dos; su­fi­cien­te pa­ra ex­tra­po­lar los da­tos a to­da la po­bla­ción», ase­gu­ra An­drés Bar­bo­sa, del Mu­seo Na­cio­nal de Cien­cias Na­tu­ra­les (MNCN). «Gra­cias a es­te re­cur­so po­de­mos con­tar con da­tos fia­bles aun­que el ac­ce­so al área de cría sea com­pli­ca­do», ma­ti­za el ex­per­to. «Es la pri­me­ra vez que es­te mé­to­do se uti­li­za pa­ra es­tu­diar la fe­no­lo­gía de la re­pro­duc­ción y el nú­me­ro de crías que lo­gra sa­car ade­lan­te la co­lo­nia», sub­ra­ya.

Las cá­ma­ras au­to­má­ti­cas han per­mi­ti­do a los in­ves­ti­ga­do­res com­pro­bar, por ejem­plo, cuán­do lle­ga el pri­mer pin­güino al lu­gar de anida­ción, cuán­do se mar­chan o el nú­me­ro de po­llos que so­bre­vi­ven. « Es­tos da­tos, ade­más de pro­por­cio­nar in­for­ma­ción de có­mo afec­ta el cam­bio cli­má­ti­co, nos per­mi­ten iden­ti­fi­car el efec­to de la pes­ca del krill –un pe­que­ño crus­tá­ceo que cons­ti­tu­ye el re­cur­so prin­ci­pal de su die­ta– so­bre los pin­güi­nos o si hay que to­mar al­gún ti­po de me­di­da por­que ob­ser­va­mos sig­nos de aler­ta», de­ta­lla Bar­bo­sa. «Ha­ber com­pro­ba­do que el sis­te­ma es fia­ble abre un aba­ni­co muy gran­de de po­si­bi­li­da­des; no so­lo pa­ra el es­tu­dio de las co­lo­nias de pin­güi­nos, sino pa­ra otro ti­po de aves co­lo­nia­les de en­tor­nos re­mo­tos o cer­ca­nos», se con­gra­tu­la el ex­per­to del MNCN.

ABC

Un pin­güino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.