Es­pa­ña, «pun­to ca­lien­te» en la ru­ta del co­mer­cio ile­gal de es­pe­cies

Puer­ta de en­tra­da pa­ra las ma­fias que ex­por­tan a Eu­ro­pa, es cla­ve en el trá­fi­co de pie­les de rep­til y en el co­mer­cio ile­gal de an­gu­las

ABC - Natural - - Portada - POR D. MO­RENO

Ala altura del nar­co­trá­fi­co o del ne­go­cio de las ar­mas, el trá­fi­co ile­gal de vi­da sal­va­je con­ti­núa em­pu­jan­do hoy día al bor­de de la ex­tin­ción a nu­me­ro­sas es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les. Ca­da año se co­mer­cia­li­zan de ma­ne­ra ile­gal 1,5 mi­llo­nes de aves vi­vas, 440.000 to­ne­la­das de plan­tas me­di­ci­na­les, se aca­ba con la vi­da de 100 ti­gres, unos 30.000 ele­fan­tes, más de 1.000 ri­no­ce­ron­tes o 100.000 pan­go­li­nes, y se ta­lan 1.000 to­ne­la­das de ma­de­ra exó­ti­ca. Un aten­ta­do con­tra la bio­di­ver­si­dad que se ha con­ver­ti­do en un lu­cra­ti­vo mer­ca­do que mue­ve has­ta 20.000 mi­llo­nes anua­les. Un ne­go­cio cu­ya ren­ta­bi­li­dad es pro­por­cio­nal a su ca­pa­ci­dad de de­vas­ta­ción: re­pre­sen­ta la se­gun­da cau­sa de pér­di­da de bio­di­ver­si­dad del mundo des­pués de la des­truc­ción del há­bi­tat.

Ele­fan­tes, ti­gres, ri­no­ce­ron­tes... un mer­ca­do que pue­de pa­re­cer ale­ja­do de nues­tras fron­te­ras pe­ro que, sin em­bar­go, las cru­za por com­ple­to. Es­pa­ña ocu­pa hoy un lu­gar de­ter­mi­nan­te en es­te trá­fi­co mun­dial. Pri­me­ro, su si­tua­ción geo­grá­fi­ca la con­vier­te en puer­ta de en­tra­da de es­pe­cies pro­ce­den­tes de Áfri­ca y Latinoamérica; se­gun­do, por­que es el prin­ci­pal país des­tino de pie­les de rep­til del mundo; y ter­ce­ro, por ser uno de los más im­por­tan­tes ca­na­les de dis­tri­bu­ción de ejem­pla­res vi­vos de rep­ti­les y de aves. Así lo re­ve­la el informe «El ne­go­cio de la ex­tin­ción en Es­pa­ña», rea­li­za­do por WWF.

Blan­queo de pie­les

Las ci­fras son con­tun­den­tes: en­tre 2006 y 2016 nues­tro país im­por­tó unos 4,5 mi­llo­nes de ejem­pla­res in­clui­dos en la lis­ta de es­pe­cies pro­te­gi­das ba­jo el pa­ra­guas del Con­ve­nio In­ter­na­cio­nal Ci­tes. En es­te trá­fi­co de es­pe­cies des­ta­can los rep­ti­les, con 2,5 mi­llo­nes; los 1,7 mi­llo­nes de plan­tas (en es­pe­cial các­tus) y unos 92.000 ma­mí­fe­ros. De to­dos ellos, 2,3 mi­llo­nes de ejem­pla­res es­ta­ban vi­vos.

WWF se­ña­la que el trá­fi­co de pie­les de rep­til jue­ga un pa­pel cla­ve en la es­ca­la­da de es­te co­mer­cio ile­gal. Ca­si un ter­cio de las pie­les con las que se tra­fi­ca en to­do el mundo aca­ba en Es­pa­ña. «Mu­chas de ellas son de es­pe­cies que cuen­tan con au­to­ri­za­ción de im­por­tan­ción y ex­por­ta­ción, co­mo co­co­dri­los, pi­to­nes, va­ra­nos... que han de pro- ce­der de cen­tros de cría au­to­ri­za­dos. Sin em­bar­go, al­gu­nos paí­ses ocul­tan su pro­ce­den­cia sal­va­je y ob­tie­nen cer­ti­fi­ca­dos Ci­tes sin ve­ri­fi­car. Las pie­les lle­gan a Es­pa­ña, don­de son trans­for­ma­das y re­ex­por­ta­das, un blan­queo que eli­mi­na cual­quier po­si­ble ras­tro ile­gal», ex­pli­ca Luis Suá­rez, res­pon­sa­ble del Pro­gra­ma de Es­pe­cies de WWF Es­pa­ña.

Ade­más de ca­na­li­zar la ven­ta ile­gal de gru­pos de aves co­mo lo­ros, hue­vos de psi­tá­ci­das, rep­ti­les exó­ti­cos y del con­ti­nuo go­teo de es­pe­cies co­mo el mono de Gi­bral­tar o la tor­tu­ga mora, las an­gu­las son las pro­ta­go­nis­tas ab­so­lu­tas, de­bi­do a la gran de­man­da por par­te de paí­ses co­mo Chi­na. Cap­tu­ra­das en aguas del Can­tá­bri­co o Andalucía, en só­lo vein­ti­cua­tro ho­ras es­tos ale­vi­nes de an­gui­la pue­den aca­bar en el país asiá­ti­co, don­de son en­gor­da­dos pa­ra sa­tis­fa­cer un mer­ca­do gas­tro­nó­mi­co en el que un ki­lo pue­de al­can­zar los 1.500 eu­ros. «Un gra­ví­si­mo pro­ble­ma de con­ser­va­ción da­do el de­li­ca­do es­ta­do de es­ta es­pe­cie en nues­tro país», se­ña­lan des­de la or­ga­ni­za­ción.

Las pé­si­mas con­di­cio­nes en las que son trans­por­ta­dos los ani­ma­les víc­ti­mas del co­mer­cio ile­gal pro­vo­ca la muer­te de ca­si un 80 por cien­to de ellos, lo que abo­ca a los con­tra­ban­dis­tas a ele­var las cap­tu­ras pa­ra au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de éxi­to, al­go que a su vez au­men­ta el nú­me­ro de muer­tes. Una pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la.

Cen­tro de rescate na­cio­nal

Los ani­ma­les que son in­cau­ta­dos y li­be­ra­dos de las ga­rras del co­mer­cio ile­gal en­cuen­tran el pro­ble­ma de que sus há­bi­tats es­tán a mi­les de ki­ló­me­tros, lo que ha­ce eco­nó­mi­ca­men­te in­via­ble la po­si­bi­li­dad de de­vol­ver­los a su es­pa­cio na­tu­ral. La ma­yo­ría aca­ba en cen­tros de cau­ti­vi­dad don­de no hay re­cur­sos ni per­so­nal es­pe­cia­li­za­do pa­ra su cui­da­do.

An­te es­ta si­tua­ción, WWF Es­pa­ña apues­ta por la crea­ción de un cen­tro de rescate de re­fe­ren­cia y pi­de al nue­vo Go­bierno que la lu­cha con­tra el trá­fi­co de es­pe­cies se con­vier­ta en una prio­ri­dad que ga­ran­ti­ce una bue­na coor­di­na­ción en­tre las ad­mi­nis­tra­cio­nes, me­dios y re­cur­sos ne­ce­sa­rios, una me­jo­ra de la le­gis­la­ción y que se ha­ga fren­te a las ma­fias pa­ra po­ner fin a un ne­go­cio que enriquece a unos po­cos y em­po­bre­ce a to­do el pla­ne­ta.

UN KI­LO DE AN­GU­LAS AL­CAN­ZA LOS 1.500 EU­ROS EN EL MER­CA­DO CHINO

WWF

Las pie­les de rep­til son un lu­cra­ti­vo ne­go­cio y ca­si un ter­cio de las ile­ga­les aca­ba en Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.