LA CON­TA­MI­NA­CIÓN PO­NE TE­CHO AL AI­RE

ABC - Natural - - Natural - CHA­RO BA­RRO­SO

Cin­co tri­llo­nes de ki­lo­gra­mos es la masa de la at­mós­fe­ra que nos ro­dea, el equi­va­len­te a unos 1.500 mi­llo­nes de edi­fi­cios co­mo el Em­pi­re Sta­te. Tan li­ge­ro que ape­nas lo no­ta­mos, el ai­re se vuel­ve más te­nue con­for­me as­cen­de­mos y sa­li­mos al es­pa­cio, pe­ro lo ha­ce de for­ma tan gra­dual que in­clu­so en la ór­bi­ta de la Estación Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal to­da­vía es­tá pre­sen­te. Y pue­de que, a es­te pa­so, a 400 ki­ló­me­tros so­bre nosotros, sea el úni­co lu­gar don­de aca­be­mos pre­ser­van­do ai­re lim­pio, pu­ro, sin con­ta­mi­nan­tes.

Los da­tos que re­co­gen los in­for­mes mun­dia­les re­sul­tan as­fi­xian­tes. A ni­vel glo­bal la si­tua­ción es gra­ve, la mis­ma que a ni­vel local, con­cen­tra­da so­bre to­do en las gran­des ciu­da­des. Es­pa­ña no se sal­va de es­ta tris­te ten­den­cia mun­dial: el 97 por cien­to de la po­bla­ción res­pi­ra ai­re in­sa­lu­bre, se­gún el informe pu­bli­ca­do por Eco­lo­gis­tas en Ac­ción.

Otra ci­fra: 30.000. No ha­bla­mos de cos­tes, de in­ver­sio­nes o de la can­ti­dad ne­ce­sa­ria de di­ne­ro pa­ra fre­nar la po­lu­ción. Ha­bla­mos de pér­di­das, pe­ro no eco­nó­mi­cas, sino de vi­das hu­ma­nas que en nues­tro país se co­bra ca­da año la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca. Un pro­ble­ma ya no del pla­ne­ta, sino de to­dos y ca­da uno de nosotros, y en el que los cos­tes sa­ni­ta- rios de­ri­va­dos, el 3,5% del PIB, son ca­si lo de me­nos. Las prin­ci­pa­les so­lu­cio­nes pa­san por re­du­cir los mo­to­res de com­bus­tión en áreas me­tro­po­li­ta­nas, co­mo los dié­sel (res­pon­sa­bles del 90% de las emi­sio­nes), la re­con­ver­sión eco­ló­gi­ca del transporte in­ter­ur­bano, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, la adop­ción de me­jo­res téc­ni­cas in­dus­tria­les y la dis­mi­nu­ción de las emi­sio­nes del transporte ma­rí­ti­mo.

El Go­bierno anun­cia me­di­das pa­ra re­du­cir el vo­lu­men de con­ta­mi­nan­tes que Es­pa­ña arro­ja a la at­mós­fe­ra. Un nue­vo te­cho a las emi­sio­nes en un pla­ne­ta don­de el úni­co lí­mi­te que de­bie­ra de te­ner el ai­re es la in­fi­ni­tud (o no) del es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.