CON­TA­MI­NA­CIÓN As­fi­xia­dos por el ai­re

Pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca El 97 por cien­to de los es­pa­ño­les res­pi­ra a dia­rio ai­re in­sa­lu­bre que pro­vo­ca 30.000 muer­tes anua­les

ABC - Natural - - Natural - POR CHA­RO BA­RRO­SO

Res­pi­ra­mos unas 20.000 ve­ces al día, ins­pi­ra­mos y ex­pi­ra­mos en­tre cin­co y seis litros de ai­re por mi­nu­to o, lo que es lo mis­mo, en­tre 7.200 y 8.600 litros ca­da vein­ti­cua­tro ho­ras. Una ac­ti­vi­dad im­pres­cin­di­ble pa­ra el ser hu­mano que em­pie­za a con­ver­tir­se en un ejer­ci­cio de ries­go si te­ne­mos en cuen­ta el úl­ti­mo informe so­bre la calidad del ai­re du­ran­te 2017 en Es­pa­ña, rea­li­za­do por Eco­lo­gis­tas en Ac­ción, que evi­den­cia un gra­ve pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca: 45 mi­llo­nes de es­pa­ño­les, el 97 por cien­to de la po­bla­ción, res­pi­ra ai­re con­ta­mi­na­do.

El informe ana­li­za los da­tos de ca­si 800 es­ta­cio­nes ofi­cia­les de me­di­ción re­par­ti­das por to­do el te­rri­to­rio y, por pri­me­ra vez, re­co­ge da­tos de la calidad del ai­re en vein­tio­cho puer­tos. Unos ex­haus­ti­vos da­tos des- glo­sa­dos por sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes, co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y lo­ca­li­da­des, que re­ve­lan que en 2017 se pro­du­jo un au­men­to ge­ne­ral de los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción por par­tí­cu­las en sus­pen­sión (PM y PM ), 10 2,5 dió­xi­do de azu­fre (SO ), dió­xi­do de ni­tró­ge2 no (NO ) y ozono tro­pos­fé­ri­co (O ). 3

Re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca

«Tras años re­duc­ción de es­tos con­ta­mi­nan­tes, sal­vo en 2015, se vuel­ve a re­gis­trar un au­men­to co­mo con­se­cuen­cia de la nue­va co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, con un con­su­mo ener­gé­ti­co que nos de­vuel­ve al ini­cio de la cri­sis y que lle­va aso­cia­do un au­men­to de la que­ma de com­bus­ti­bles fó­si­les en el transporte, la in­dus­tria y la pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad», ex­pli­ca Mi­guel Ce­ba­llos, coor­di­na­dor del informe, quien aler­ta de la po­si­bi­li­dad de que « es­te­mos an­te un cam­bio ge­ne­ral de ten­den­cia».

To­man­do co­mo re­fe­ren­cia los va­lo­res má­xi­mos de con­ta­mi­na­ción es­ti­pu­la­dos por las le­gis­la­cio­nes eu­ro­pea y es­pa­ño­la, más la­xos que los que mar­ca la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en die­ci­sie­te de las cin­cuen­ta pro­vin­cias es­pa­ño­las se su­pe­raron to­dos los pa­rá­me­tros má­xi­mos de con­ta­mi­na­ción. Ade­más, me­dio cen­te­nar de ur­bes ex­ce­die­ron los ni­ve­les re­co­men­da­dos, en­tre las que se in­clu­yen Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Una si­tua­ción an­te la que Es­pa­ña vie­ne re­ci­bien­do ad­ver­ten­cias y ul­ti­má­tums de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra que to­me me­di­das de pro­tec­ción a los ciu­da­da­nos fren­te a los al­tos ni­ve­les de po­lu­ción at­mos­fé­ri­ca.

La Agen­cia Eu­ro­pea de Me­dio Am­bien­te (AEMA) ad­vier­te de que la calidad del ai­re pro­vo­ca ca­da año la muer­te pre­ma­tu­ra de ca­si 30.000 per­so­nas en Es­pa­ña, ade­más de cien­tos de mi­les de in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios, ba­jas la­bo­ra­les y un cos­te sa­ni­ta­rio es­ti­ma­do en 50.000 mi­llo­nes de eu­ros.

El informe de Eco­lo­gis­tas en Ac­ción vuel­ve a de­jar cla­ro que la si­tua­ción es preo­cu­pan­te: dos de ca­da cin­co es­pa­ño­les res­pi­ra­ron ai­re que in­frin­ge los lí­mi­tes que mar­ca la ley y la po­bla­ción que res­pi­ró ai­re con­ta-

mi­na­do por en­ci­ma de los lí­mi­tes le­ga­les fue de 17,5 mi­llo­nes de per­so­nas.

Las par­tí­cu­las en sus­pen­sión son con­si­de­ra­das por los cien­tí­fi­cos co­mo el pro­ble­ma de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal más preo­cu­pan­te, jun­to con el ozono, y los ni­ve­les de dió­xi­do de ni­tró­geno re­sul­tan­tes del trá­fi­co ro­da­do, que si­gue sien­do la prin­ci­pal fuen­te de con­ta­mi­na­ción en áreas ur­ba­nas. Las zo­nas in­dus­tria­les, con fá­bri­cas o aque­llas con gran­des cen­tra­les tér­mi­cas de car­bón, tam­bién con­di­cio­nan la calidad del ai­re de sus entornos. El transporte ma­rí­ti­mo in­flu­ye de ma­ne­ra de­ci­si­va en la calidad del ai­re de las re­gio­nes y ciu­da­des li­to­ra­les.

Pe­ro la con­ta­mi­na­ción del ai­re afec­ta no só­lo a las per­so­nas: más de la mi­tad del te­rri­to­rio es­pa­ñol so­por­tó du­ran­te 2017 ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción que in­cum­plen los es- tán­da­res le­ga­les pa­ra pro­te­ger los sis­te­mas agrí­co­las y los eco­sis­te­mas na­tu­ra­les.

Una com­pli­ca­da reali­dad an­te la que, se­gún se­ña­la Ce­ba­llos: «No hay más me­di­das que la re­duc­ción del trá­fi­co mo­to­ri­za­do, la pe­na­li­za­ción del dié­sel o la apues­ta por ener­gías re­no­va­bles. Pa­ra ello, pe­di­mos al nue­vo Go­bierno que re­vi­se el ac­tual Plan del Ai­re, que ca­re­ce de fi­nan­cia­ción y ran­go nor­ma­ti­vo, lo que lo re­du­ce a pa­pel mo­ja­do».

La se­ma­na pa­sa­da el nue­vo Go­bierno apro­bó un real de­cre­to en el que se fi­ja­ban nue­vos te­chos de emi­sión pa­ra 2020 y 2030 de al­gu­nos de es­tos con­ta­mi­nan­tes, co­mo el dió­xi­do de azu­fre, óxi­dos de ni­tró­geno, amo­nia­co y par­tí­cu­las fi­nas PM . Es­ta nor­ma in­clu­ye el com­pro­mi­so de apro­bar un Pro­gra­ma Na­cio­nal de Con­trol de la Con­ta­mi­na­ción, que de­be­rá es­tar lis­to an­tes de abril de 2019.

Ma­drid es uno de los nú­cleos ur­ba­nos que ma­yor con­cen­tra­ción de con­ta­mi­nan­tes re­gis­tra ca­da año EL COS­TE SA­NI­TA­RIO AS­CIEN­DE A 50.000 MI­LLO­NES

ABC

En Es­pa­ña no hay in­ven­ta­rio de las emi­so­nes de los bar­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.