BIOECONOMÍA, CLA­VE EN LA LU­CHA CON­TRA EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO, LA DES­PO­BLA­CIÓN Y LOS IN­CEN­DIOS

ABC - Natural - - Natural - EDUAR­DO RO­JAS De­cano del Co­le­gio Ofi­cial de In­ge­nie­ros de Mon­tes

Al­can­zar los loa­bles pe­ro am­bi­cio­sos ob­je­ti­vos que la Unión Eu­ro­pea se ha mar­ca­do en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co re­quie­re fun­da­men­tal­men­te de aho­rro ener­gé­ti­co, la apues­ta por las ener­gías re­no­va­bles y la bioeconomía, de for­ma con­jun­ta. La apues­ta ex­clu­si­va por ener­gías re­no­va­bles co­mo la eó­li­ca y so­lar, es cos­to­sa, li­mi­ta­da, tie­ne pen­dien­te re­sol­ver el al­ma­ce­na­mien­to ener­gé­ti­co y tam­po­co abor­da la de­man­da de ma­te­rias pri­mas, otra de las gran­des fuen­tes de emi­sio­nes de CO . La eco­no­mía cir­cu­lar, en par­te im­pul­sa­da por los sec­to­res no re­no­va­bles, no re­suel­ve ni el au­men­to de de­man­da por cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co y de ni­vel de vi­da en mu­chos paí­ses, ni los lí­mi­tes del re­ci­cla­je en por­cen­ta­je y de­gra­da­ción ma­te­rial.

La bioeconomía, sin em­bar­go, con­tri­bu­ye al mix ener­gé­ti­co con una fuen­te al­ta­men­te fle­xi­ble ( bio­ma­sa), con­tro­la­ble tem­po­ral­men­te y de na­tu­ra­le­za tér­mi­ca, lo que apor­ta gran efi­ca­cia ener­gé­ti­ca si se usa prio­ri­ta­ria­men­te pa­ra cu­brir la de­man­da tér­mi­ca a la vez que pue­de abastecer con elec­tri­ci­dad al sis­te­ma en mo­men­tos de de­bi­li­dad eó­li­ca o so­lar.

Pe­ro re­sul­ta ob­vio que la bioeconomía tie­ne mu­cho ma­yor po­ten­cial, en pri­mer lu­gar, en el ám­bi­to de la cons­truc­ción. Los ma­te­ria­les que ac­tual­men­te se uti­li­zan, bá­si­ca­men­te hie­rro y ce­men­to, re­quie­ren de in­gen­tes can­ti­da­des de ener­gía en sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, co­sa que no ocu­rre con otros co­mo la ma­de­ra o el bam­bú, pues­to que la fo­to­sín­te­sis rea­li­za ese tra­ba­jo. Ade­más, exis­ten mu­chas otras con­si­de­ra­cio­nes adi­cio­na­les en fa­vor de la bio­cons­truc­ción, co­mo son la sis­mo- re­sis­ten­cia, el me­nor ries­go en ca­so de in­cen­dio, aun­que pue­da pa­re­cer con­tra­dic­to­rio, ais­la­mien­to, ca­li­dez, aca­ba­do, etc.

Es­tá arran­can­do con fuer­za un gran sal­to cua­li­ta­ti­vo ha­cia la bio­cons­truc­ción, con la ma­de­ra co­mo pro­ta­go­nis­ta, co­mo po­nen de re­lie­ve los pro­yec­tos de ras­ca­cie­los de ma­de­ra que mos­tra­ba un re­cien­te y vi­ral vi­deo de «The Eco­no­mist» . Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar los nue­vos usos pa­ra el pa­pel y cartón per­fec­ta­men­te bio­de­gra­da­bles y de uti­li­za­ción ge­ne­ra­li­za­da en Nor­tea­mé­ri­ca co­mo subs­ti­tu­to de bol­sas de plás­ti­co. En el ám­bi­to tex­til o quí­mi­co las bio­rre­fi­ne­rías per­mi­ti­rán ob­te­ner de la ma­de­ra o de cual­quier otra ma­te­ria pri­ma de ori­gen ve­ge­tal to­do lo que hoy día es­ta­mos ob­te­nien­do del pe­tró­leo. De he­cho, en el sec­tor tex­til una par­te importante de la ma­te­ria pri­ma es ya de ori­gen ve­ge­tal ( al­go­dón, lana, lino, se­da, etc.).

Con ello, ade­más de lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, re­du­ci­re­mos in­ne­ce­sa­rias im­por­ta­cio­nes me­jo­ran­do nues­tra ba­lan­za co­mer­cia, ge­ne­ra­re­mos em­pleo ver­de lo­ca­li­za­do en bue­na me­di­da en las zo­nas más ame­na­za­das por la des­po­bla­ción, ade­más, me­jo­ra­re­mos el ba­lan­ce hí­dri­co y re­du­ci­re­mos el ries­go de in­cen­dios.

Re­cien­te­men­te se ce­le­bró en Ma­drid una con­fe­ren­cia, or­ga­ni­za­da por el Ins­ti­tu­to Fo­res­tal Eu­ro­peo, don­de el ex­pre­mier sue­co Go­ran Pers­son y otros ex­per­tos abo­ga­ron pre­ci­sa­men­te por la bioeconomía co­mo alia­da en la lu­cha con­tra el pro­ble­ma de fon­do de los in­cen­dios fo­res­ta­les, que no es otro que el aban­dono ru­ral y de nues­tras ma­sas fo­res­ta­les.

Pa­ra con­se­guir­lo es ne­ce­sa­rio una apues­ta por la bioeconomía, la in­clu­sión de la agri­cul­tu­ra y sus ca­de­nas de va­lor, in­clu­yen­do el con­si­de­ra­ble po­ten­cial de sub­pro­duc­tos has­ta aho­ra con­si­de­ra­dos un pro­ble­ma cuan­do pue­den con­ver­tir­se en un re­cur­so; los re­si­duos or­gá­ni­cos y el sec­tor marino.

Re­sul­ta ob­vio que to­do es­to re­quie­re que se iden­ti­fi­que co­mo una de las prio­ri­da­des de la in­ves­ti­ga­ción, se di­fe­ren­cie el mar­co fis­cal y se apues­te por re­di­se­ñar de ma­ne­ra in­te­li­gen­te la nue­va PAC 2021-27. Asi­mis­mo, re­sul­ta cru­cial que sea­mos ca­pa­ces de « cam­biar el chip » pa­ra iden­ti­fi­car el mundo ru­ral co­mo uno de los prin­ci­pa­les pi­la­res en la cons­truc­ción del im­pe­rio­so nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co que nues­tra so­cie­dad vie­ne re­cla­man­do, fren­te a la idea erró­nea de que el mundo ru­ral re­sul­ta al­go anacró­ni­co y po­co com­pe­ti­ti­vo.

Fi­nal­men­te, pa­ra to­do ello es de­ter­mi­nan­te tam­bién la co­la­bo­ra­ción de los con­su­mi­do­res, que de for­ma asi­dua y cons­cien­te­men­te apues­ten por ele­gir aque­llos pro­duc­tos de ori­gen bio­ló­gi­co, na­tu­ra­les, de pro­xi­mi­dad y de mí­ni­mo im­pac­to.

LA MA­DE­RA ES EL MA­TE­RIAL MÁS ADE­CUA­DO Y UTI­LI­ZA­DO EN LA CONS­TRUC­CIÓN SOS­TE­NI­BLE

ABC

Los nue­vos usos de la ma­de­ra son múl­ti­ples, des­de edi­fi­cios a ma­te­ria­les que sus­ti­tu­yen al plás­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.