Prohi­bir el acei­te de pal­ma, per­ju­di­cial pa­ra el pla­ne­ta

La UICN con­clu­ye que no aca­ba­ría con la des­truc­ción de la bio­di­ver­si­dad y só­lo la des­pla­za­ría a otros eco­sis­te­mas

ABC - Natural - - Natural - D. MO­RENO

De­vas­ta­dor con el me­dio am­bien­te, per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud y so­cial­men­te cues­tio­na­ble por la apro­pia­ción de tie­rras au­tóc­to­nas y abu­sos con­tra los de­re­chos hu­ma­nos, el acei­te de pal­ma es des­de ha­ce tiem­po uno de los peo­res ene­mi­gos de la con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za. La des­truc­ción de bos­ques pa­ra su cul­ti­vo al­can­za el 0,4% mun­dial y has­ta el 50% de sel­vas tro­pi­ca­les. Afec­ta a unas 193 es­pe­cies ame­na­za­das, sien­do oran­gu­ta­nes, ti­gres y gi­bo­nes los ani­ma­les que más han su­fri­do las con­se­cuen­cias de es­te pro­duc­to, cu­ya de­man­da mun­dial se espera al­can­ce los 70 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les pa­ra 2020. Sin em­bar­go, el úl­ti­mo informe rea­li­za­do por la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (UICN) ha­ce ho­nor al di­cho de que a ve­ces « el re­me­dio pue­de ser peor que la en­fer­me­dad».

Tras un ex­haus­ti­vo es­tu­dio so­bre el acei­te de pal­ma y sus con­se­cuen­cias am­bien­ta­les, los in­ves­ti­ga­do­res apues­tan por evi­tar las de­fo­res­ta­cio­nes, pe­ro no su prohi­bi­ción. Su prin­ci­pal ar­gu­men­to es que aca­ba­ría sien­do sus­ti­tui­do por otros cul­ti­vos acei­te­ros que «ne­ce­si­tan has­ta nue­ve ve­ces más tie­rra que el acei­te de pal­ma» y que, le­jos de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, só­lo aca­ba­ría des­pla­zán­do­lo a otras zo­nas. Hoy, sus im­pac­tos so­bre la bio­di­ver­si­dad se con­cen­tran prin­ci­pal­men­te en Ma­la­sia e In­do­ne­sia. Pe­ro la sus­ti­tu­ción por otros cul­ti­vos aca­ba­ría afec­tan­do a bos­ques tro­pi­ca­les y sa­ba­nas de Amé­ri­ca del Sur.

Pre­sen­te en in­fi­ni­dad de pro­duc­tos co­mo pa­ta­tas fri­tas, bo­lle­ría in­dus­trial, cho­co­la­tes... se cal­cu­la que ca­da ciu­da­dano con­su­me, que­rien­do o sin que­rer, has­ta 60 ki­los de es­ta gra­sa al año. Es­pa­ña no se que­da atrás en es­te co­mer­cio mun­dial y se co­lo­ca co­mo el ter­cer país im­por­ta­dor de la Unión Eu­ro­pea, tras Ho­lan­da e Ita­lia.

25 mi­llo­nes de hec­tá­reas

El to­tal de tie­rras de­di­ca­das al cul­ti­vo de acei­te de pal­ma al­can­za ya los 25 mi­llo­nes de hec­tá­reas y el fu­tu­ro que au­gu­ran los ex­per­tos no re­sul­ta muy alen­ta­dor: las áreas ha­cia las que po­dría ex­ten­der­se al­ber­gan el 54% de to­dos los ma­mí­fe­ros ame­na­za­dos del mundo y ca­si dos ter­cios, el 64%, de las aves en pe­li­gro de ex­tin­ción.

«El acei­te de pal­ma es­tá diez­man­do la gran diversidad de es­pe­cies del su­r­es­te asiá­ti­co. Pe­ro si lo re­em­pla­za­mos por cul­ti­vos co­mo colza, so­ja o gi­ra­sol su­fri­rán otros eco­sis­te­mas na­tu­ra­les y otras es­pe­cies», se­ña­la el au­tor prin­ci­pal del informe, Erik Mei­jaard, quien de­ja cla­ro que «pa­ra po­ner fin a la des­truc­ción hay que es­for­zar­se por pro­du­cir­lo li­bre de de­fo­res­ta­ción y ase­gu­rar­se de que los es­fuer­zos pa­ra li­mi­tar su uso cuen­ten con in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca só­li­da pa­ra en­ten­der sus con­se­cuen­cias».

OTROS ACEI­TES, CO­MO LA SO­JA O LA COLZA DE­MAN­DAN MÁS TE­RRENO

Ba­su­ra tec­no­ló­gi­ca

ABC

Pre­sen­te en mul­ti­tud de pro­duc­tos, el acei­te de pal­ma ame­na­za la su­per­vi­ven­cia de mu­chas es­pe­cies

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.