Big Da­ta, se­mi­llas in­te­li­gen­tes y dro­nes para com­ba­tir la de­fo­res­ta­ción

Tec­no­lo­gía es­pa­ño­la ca­paz de re­fo­res­tar 100.000 ár­bo­les en un so­lo día crean­do eco­sis­te­mas ín­te­gros con es­pe­cies au­tóc­to­nas

ABC - Natural - - Natural - POR CH. B.

cos­tum­bra­dos a ver có­mo ca­da verano Es­pa­ña se con­vier­te en un au­tén­ti­co pol­vo­rín don­de las lla­mas de­vo­ran hec­tá­reas y hec­tá­reas a su pa­so, ali­via sa­ber que los da­tos de es­te año, re­gis­tra­dos has­ta el mo­men­to, son los me­jo­res de to­da una dé­ca­da. No obs­tan­te, y a pe­sar de ello, desde el 1 de enero has­ta el 19 de agos­to han que­da­do cal­ci­na­das ca­si 18.000 hec­tá­reas. De­jar que los es­pa­cios se re­ge­ne­ren de for­ma na­tu­ral o con mí­ni­mas re­po­bla­cio­nes son, a día de hoy, las úni­cas so­lu­cio­nes para mu­chas de es­tas zo­nas. Una es­tra­te­gia a la que pa­sar re­vis­ta y re­plan­tear­se te­nien­do en cuen­ta que «só­lo se re­fo­res­ta el 3 por cien­to de la su­per­fi­cie que­ma­da » , se­ña­la Juan Car­los Ses­ma, al fren­te de CO2 Re­vo­lu­tion, star­tup na­va­rra que se ha fi­ja­do la sin­gu­lar meta de re­fo­res­tar diez mil millones de ar­bo­les en diez años.

Tec­no­lo­gía con se­llo es­pa­ñol que per­mi­te re­plan­tar has­ta 100.000 ár­bo­les en un so­lo día gra­cias al uso del Big Da­ta, de se­mi­llas in­te­li­gen­tes y de dro­nes. Una fór­mu­la má­gi­ca que ade­más par­te de una pre­mi­sa: la crea­ción de eco­sis­te­mas com­ple­tos y sos­te­ni­bles. « No se tra­ta so­lo de rea­li­zar plan­ta­cio­nes de ár­bo­les, sino de in­cluir to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios co­mo pas­to, flo­res, ar­bus­tos y ar­bo­la­do para que pue­da ge­ne­rar­se un ver­da­de­ro eco­sis­te­ma», ex­pli­ca Ses­ma. Para ello se uti­li­zan es­pe­cies au­tóc­to­nas del lu­gar, con se­mi­llas ofi­cial­men­te cer­ti­fi­ca­das, para no po­ner en ries­go la bio­di­ver­si­dad de la zo­na.

AI­seed, la se­mi­lla in­te­li­gen­te

De­ter­mi­nar las me­jo­res va­ria­bles para ca­da eco­sis­te­ma es co­sa del Big Da­ta. «Ana­li­za­mos la tem­pe­ra­tu­ra, el ni­vel de pre­ci­pi­ta­ción, las epe­cies au­tóc­to­nas, sus re­que­ri­mien­tos... y desa­rro­lla­mos un plan in­di­vi­dual con el ob­je­ti­vo de crear eco­sis­te­mas más pro­duc­ti­vos y ar­mó­ni­cos». A par­tir de ahí se crean las «iseed», se­mi­llas in­te­li­gen­tes a las que se rom­pe el pe­rio­do de la­ten­cia para que es­tén pre­ger­mi­na­das. A pun­to de bro­tar, las po­si­bi­li­da­des de arrai­go al­can­zan el 80 por cien­to.

In­tro­du­ci­das en una cáp­su­la bio­de­gra­da­ble -a las que se aña­den to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios para que ten­ga via­bi­li­dad en su pri­me­ra fa­se de cre­ci­mien­to- se lan­zan La star­tup es­pa­ño­la CO2 Re­vo­lu­tion re­fo­res­ta con tec­no­lo­gía pio­ne­ra zo­nas cal­ci­na­das del Al­to Ta­jo desde el ai­re con ayu­da de los dro­nes. Para ello cuen­tan por el mo­men­to con una flo­ti­lla de diez de es­tos apa­ra­tos vo­la­do­res. No obs­tan­te, ex­pli­ca Ses­ma, «el nú­me­ro no es tan im­por­tan­te co­mo con­se­guir una ma­yor du­ra­ción de sus ba­te­rías. Pe­ro gra­cias a ellos y a los de­pó­si­tos que lle­van ado­sa­dos, las se­mi­llas pue­den ser lan­za­das en zo­nas de muy di­fí­cil ac­ce­so, y otras im­po­si­bles, para los efec­ti­vos hu­ma­nos. Me­dian­te un avan­za­do soft­wa­re y sis­te­ma de na­ve­ga­ción, los dro­nes se­lec­cio­nan de for­ma au­tó­no­ma el pa­trón de plan­ta­ción más ade­cua­do y las zo­nas don­de las cáp­su­las ten­drán ma­yor via­bi­li­dad. En un so­lo vue­lo, ca­da uno puede plan­tar has­ta 2.500 se­mi­llas. Así es po­si­ble re­fo­res­tar zo­nas en cues­tión de ho­ras y a muy bajo cos­te».

Re­fo­res­ta­ción pio­ne­ra

Y para de­mos­trar­lo ya han ini­cia­do, de ma­ne­ra pio­ne­ra y con fon­dos pro­pios, la re­fo­res­ta­ción del el Par­que Na­tu­ral del Al­to Ta­jo, una de las zo­nas de nues­tro país que en los úl­ti­mos años ha su­fri­do im­por­tan­tes in­cen­dios. El más gra­ve, en 2005, que arra­só más de 10.000 hec­tá­reas.

«Usa­mos la tec­no­lo­gía para lu­char con­ta el cambio cli­má­ti­co - co­men­ta Ses­ma-. Dos de sus prin­ci­pa­les cau­san­tes son las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro y la de­fo­res­ta­ción ma­si­va. Por ello de­be­mos crear a gran es­ca­la eco­sis­te­mas com­ple­tos que, por una par­te, con­vier­tan el car­bono en es­ta­do ga­seo­so a es­ta­do só­li­do y por otra, creen ma­yor su­per­fi­cie fo­res­tal que la que se des­tru­ye vía de­fo­res­ta­ción e in­cen­dios».

Me­di­ci­na am­bien­tal

Tec­no­lo­gía es­pa­ño­la pen­sa­da para po­der­se re­pli­car en cual­quier par­te del mun­do, ya que puede adap­tar­se a ca­si cual­quier ti­po de cli­ma y ac­ce­der a te­rre­nos has­ta aho­ra inac­ce­si­bles; apli­ca­ble a cual­quie ti­po de es­ca­la, desde pe­que­ños eco­sis­te­mas a ex­ten­sio­nes de cien­tos de hec­tá­reas y siem­pre de for­ma au­tóc­to­na, opues­ta a plan­ta­cio­nes que pue­dan po­ner en ries­go la bio­di­ver­si­dad o su­pon­ga un gas­to ener­gé­ti­co an­ti­na­tu­ral. Al­go que, ade­más, has­ta per­mi­ti­ría com­ba­tir el ham­bre en re­gio­nes des­fa­vo­re­ci­das del pla­ne­ta. Por­que co­mo in­sis­ten desde C02 Re­vo­lu­tion «se tra­ta de ha­cer me­di­ci­nal am­bien­tal».

Y para ir cu­ran­do el pla­ne­ta, ofre­cen la po­si­bi­li­dad a las em­pre­sas de com­pen­sar su hue­lla eco­ló­gi­ca. Ses­ma es ro­tun­do: «To­das tie­nen su im­pac­to so­bre el cli­ma, re­fo­res­tar es una gran op­ción para com­pen­sar sus emi­sio­nes de CO2. No im­por­ta que sea una hec­tá­rea o cien. Por­que el gran ob­je­ti­vo es po­der re­fo­res­tar to­da Es­pa­ña».

CA­DA DRON CUEN­TA CON UN DEPÒSITO CA­PAZ DE LAN­ZAR 2.500 SE­MI­LLAS

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.