Cuan­do la ca­sa em­pie­za por el te­ja­do

Un es­tu­dio lo­ca­li­za las zo­nas y los edi­fi­cios más ade­cua­dos para crear azo­teas ver­des en las ciu­da­des es­pa­ño­las

ABC - Natural - - Natural - POR D. MO­RENO

icen­cia­da en Cien­cias Am­bien­ta­les e In­ge­nie­ría Fo­res­tal por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Ávi­la, Pau­la An­za ( 25 años) es otro ejem­plo de ese re­frán que di­ce que «na­die es pro­fe­ta en su tie­rra». Al menos, de mo­men­to. La re­vis­ta Ur­ban Fo­restry & Ur­ban Gree­ning, pu­bli­ca­ción se­ñe­ra en el mun­do fo­res­tal, se ha he­cho eco de su Tra­ba­jo Fin de Gra­do (TFG), en el que pro­po­ne te­ja­dos ver­des en ciu­da­des de Es­pa­ña para atajar los pro­ble­mas am­bien­ta­les. Una apues­ta que ge­ne­ra­ría ade­más ven­ta­jas eco­nó­mi­cas.

La no­ve­dad de su es­tu­dio, cen­tra­do en Ma­drid, pe­ro ex­tra­po­la­ble a cual­quier nú­cleo ur­bano, es la me­to­do­lo­gía que per­mi­te ele­gir las me­jo­res zo­nas para su im­plan­ta­ción. «Se han bus­ca­do -co­men­ta An­za- los ba­rrios don­de hay mu­cha con­ta­mi­na­ción, trá­fi­co y con po­cas áreas ver­des, es de­cir, los más con­flic­ti­vos desde el pun­to de vis­ta am­bien­tal. En ellos, la con­ta­mi­na­ción que se ge­ne­ra no se puede dis­per­sar por­que hay edi­fi­cios muy al­tos que im­pi­den el mo­vi­mien­to del ai­re » . La zo­na ro­ja: los ba­rrios del cen­tro de la ca­pi­tal. Des­pués se han lo­ca­li­za­do aque­llos edi­fi­cios con azo­tea pla­na. Por­que aun­que tam­bién se pue­den ins­ta­lar en in­cli­na­das, resulta más com­pli­ca-

Ldo y cos­to­so. La in­ves­ti­ga­ción se cen­tra en aque­llos edi­fi­cios con al­tu­ra de en­tre 4 y 25 me­tros, que equi­va­le a la al­tu­ra que tie­ne el ar­bo­la­do ur­bano de Ma­drid «para co­nec­tar los te­ja­dos ver­des con los ár­bo­les y fa­vo­re­cer el flu­jo de es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les».

«Para cu­brir­los de ver­de lo más sen­ci­llo es usar es­pe­cies ve­ge­ta­les de pe­que­ño por­te, ti­po mus­gos o her­bá­ceas, o po­der di­se­ñar au­tén­ti­cos jar­di­nes», ex­pli­ca la am­bien­tó­lo­ga. Los beneficios am­bien­ta­les es­tán fuera de to­da du­da. Ayu­dan a ais­lar tér­mi­ca­men­te las vi­vien­das. Así es co­mo na­cie­ron en los paí­ses nór­di­cos y en paí­ses de Áfri­ca, co­mo en Tan­za­nia, tan­to para ais­lar del frío co­mo del ca­lor. Re­du­cen has­ta en cin­co gra­dos la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior, lo que sig­ni­fi­ca un 75% menos de uso de apa­ra­tos de cli­ma­ti­za­ción. Tam­bién li­mi­ta el efec­to is­la de ca­lor, esa sen­sa­ción de bo­chorno en las ciu­da­des cau­sa­da por la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les co­mo hor­mi­gón y as­fal­to, que ab­sor­ben una gran can­ti­dad de ra­dia­ción so­lar y la de­vuel­ven al en­torno en for­ma de ca­lor.

Fil­tros de con­ta­mi­na­ción

Otra ven­ta­ja es la me­jo­ra de la ca­li­dad del ai­re. La ve­ge­ta­ción tie­ne la ca­pa­ci­dad de fil­trar la con­ta­mi­na­ción del en­torno. Un me­tro cua­dra­do de co­ber­tu­ra ve­ge­tal ge­ne­ra tan­to oxí­geno co­mo el con­su­mi­do por una per­so­na al año. Y fil­tran gran can­ti­dad de me­ta­les pe­sa­dos y ga­ses no­ci­vos. Ade­más, aís­lan el rui­do ex­te­rior: has­ta 10 de­ci­be­lios menos se pue­den lo­grar en las vi­vien­das.

Y lue­go hay que aña­dir otro be­ne­fi­cio en zo­nas de mu­chas llu­vias co­mo paí­ses tro­pi­ca­les o al­gu­nos lu­ga­res de Es­pa­ña. «La ve­ge­ta­ción ayu­da a fil­trar con­ta­mi­nan­tes del agua, lo que ayu­da a los sis­te­mas de de­pu-

SI­TUA­DAS A LA AL­TU­RA DEL AR­BO­LA­DO UR­BANO, PER­MI­TI­RÁN EL FLU­JO DE ES­PE­CIES

ra­ción -di­ce An­za-. Y re­tie­ne el agua has­ta dos ho­ras. Desde que co­mien­za a llo­ver en torno al 50% se que­da re­te­ni­do en los te­ja­dos ver­des. El res­to co­mien­za a ver­ter­se con re­tra­so, lo que ha­ce que el agua lle­gue al al­can­ta­ri­lla­do de ma­ne­ra pro­gre­si­va. Así se evi­tan pro­ble­mas de inun­da­cio­nes».

El aho­rro ener­gé­ti­co que pro­cu­ran los te­ja­dos ver­des es cuan­ti­fi­ca­ble. En el Ayun­ta­mien­to de Chica­go, por ejem­plo, gas­tan 3.600 dólares menos al año en cli­ma­ti­za­ción. El cos­te de ins­ta­lar te­ja­dos ver­des va­ría en fun­ción de lo que se pre­ten­da. Pe­ro los puede ha­ber muy ba­ra­tos, co­mo el ex­ten­si­vo, pues «no ne­ce­si­ta man­te­ni­mien­to, es sen­ci­llo de cons­truir y cues­ta po­co por­que se rea­li­za con es­pe­cies ve­ge­ta­les au­tóc­to­nas», con­clu­ye es­ta es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.