La se­gun­da vi­da de la ba­su­ra ma­ri­na

Ecoem­bes y Ecoalf trans­for­man los re­si­duos plás­ti­cos del fon­do de los océa­nos en hi­lo pa­ra moda sostenible

ABC - Natural - - Natural - POR CH. BA­RRO­SO

Los fon­dos de nuestros mares se han con­ver­ti­do en gi­gan­tes­cos ver­te­de­ros don­de se de­po­si­tan ca­da año ocho to­ne­la­das de ba­su­ra, lo que re­pre­sen­ta una gra­ve ame­na­za pa­ra los eco­sis­te­mas ma­ri­nos y su bio­di­ver­si­dad. La ba­su­ra de los fon­dos su­po­ne el 80% de los re­si­duos. Bru­ta­les ci­fras. Los eco­sis­te­mas ma­ri­nos es­pa­ño­les cuen­tan con una gran bio­di­ver­si­dad que obli­ga a la to­ma de me­di­das ur­gen­tes pa­ra su conservación.

Upcy­cling the Oceans es un pro­yec­to que na­ce en sep­tiem­bre de 2015 por ini­cia­ti­va de Ecoalf y al que se su­ma en alian­za Ecoem­bes pa­ra po­ner­se en pri­me­ra lí­nea de ba­ta­lla en la lucha por la conservación de los océa­nos, cues­tión que re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra el fu­tu­ro del pla­ne­ta. La cam­pa­ña, úni­ca en el mun­do, quie­re aca­bar con es­ta la­cra con un par­ti­cu­lar mé­to­do: se re­co­gen re­si­duos plás­ti­cos del fon­do de los océa­nos y lue­go se trans­for­man en hi­lo de pri­me­ra ca­li­dad pa­ra la con­fec­ción de te­ji­dos pa­ra pren­das y complementos, uti­li­za­dos pa­ra moda sostenible. El res­to de re­si­duos, co­mo el alu­mi­nio o el ace­ro, son se­lec­cio­na­dos y en­via­dos a sus co­rres­pon­dien­tes ca­na­les de re­ci­cla­je, dán­do­les así una se­gun­da vi­da.

2.500 pes­ca­do­res implicados

Dos años han pa­sa­do des­de que co­men­zó el pro­yec­to en la cos­ta le­van­ti­na, en la lo­ca­li­dad ali­can­ti­na de Vi­lla­jo­yo­sa. En es­te tiem­po se han con­se­gui­do re­cu­pe­rar 280 to­ne­la­das de re­si­duos. Hoy ha cre­ci­do no­ta­ble­men­te: Upcy­cling the Oceans cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de 2.539 pes­ca­do­res, 546 bar­cos de arras­tre con ba­se en 37 puer­tos pes­que­ros de las cos­tas de Ga­li­cia, Ca­ta­lu­ña, Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Re­gión de Mur­cia y An­da­lu­cía.

¿Có­mo se ha­ce? Du­ran­te la fae­na dia­ria, los bar­cos re­co­gen con sus re­des los re­si­duos (en­tre cua­tro y seis ki­los), que lue­go se de­po­si­tan en los con­te­ne­do­res si­tua­dos en los dis­tin­tos puer­tos por Ecoem­bes. Tras un pro­ce­so de se­lec­ción (los pro­pios pes­ca­do­res cla­si­fi­can la ba­su­ra re­cu­pe­ra­da del fon­do ma­rino), los res­tos de plás­ti­co PET se tras­la­dan a un re­ci­cla­dor, don­de se lim­pian y con­vier­ten en gran­za, material con el que se ela­bo­ra el hi­lo.

Ex­haus­ti­vos con­tro­les cer­ti­fi­can que la ca­li­dad del pro­duc­to es la mis­ma que la de las te­las que no in­clu­yen material re­ci­cla­do. El res­to de re­si­duos, co­mo el film, la­tas En el pro­yec­to co­la­bo­ran 546 bar­cos de arras­tre con ba­se en 37 puer­tos es­pa­ño­les La ba­su­ra es re­co­gi­da en las re­des du­ran­te las la­bo­res de fae­na y cla­si­fi­ca­da por los pes­ca­do­res de ace­ro o alu­mi­nio, son en­via­dos a su ca­nal de re­ci­cla­je, pa­ra que pue­dan ser em­ple­dos co­mo ma­te­ria pri­ma. Con las la­tas, por ejem­plo, se pue­den fa­bri­car pie­zas de co­ches o la­va­do­ras. Ade­más, se re­ci­clan re­des de pes­ca, neu­má­ti­cos, al­go­dón y la­na. Ca­si to­do se apro­ve­cha.

Eco­no­mía cir­cu­lar

Es­te pro­ce­di­mien­to per­mi­te ce­rrar el ci­clo: se re­co­ge la ba­su­ra ma­ri­na y lue­go se re­ci­cla. Gra­cias a la eco­no­mía cir­cu­lar los desechos se trans­for­man en ma­te­rias pri­mas de gran ca­li­dad. Se con­si­gue así un im­por­tan­te be­ne­fi­cio pa­ra el me­dio am­bien­te pues, apar­te de me­jo­rar el eco­sis­te­ma ma­rino se evi­ta la ex­trac­ción de ma­te­rias pri­mas pa­ra la ela­bo­ra­ción de ro­pa. Tam­bién se lo­gra con el pro­ce­so aho­rrar ener­gía, agua y emi­sio­nes de CO2. La fór­mu­la desa­rro­lla­da evi­den­cia que la lim­pie­za de los mares no es una uto­pía.

La ini­cia­ti­va es­tá en el fo­co aten­ción de dis­tin­tos go­bier­nos. De he­cho, Upcy­cling the Oceans fue uno de los do­ce proyectos que fue­ron pre­sen­ta­dos en 2016 en la Cum­bre de los Océa­nos de Was­hing­ton. Un mo­de­lo que se ha tras­la­da­do a paí­ses co­mo Tai­lan­dia pa­ra con­tri­buir a la lim­pie­za de sus mares. Allí cuen­tan con la ayu­da de aso­cia­cio­nes de lim­pie­za de pla­yas y bu­cea­do­res. Una ini­cia­ti­va que ade­más pre­ten­de con­cien­ciar de la im­por­tan­cia del re­ci­cla­je al sec­tor turístico.

UN BAR­CO RE­CO­GE DE ME­DIA CA­DA DÍA UNOS CIN­CO KI­LOS DE RE­SI­DUOS

JUAN CARLOS SO­LER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.