Pro­to­ti­po pio­ne­ro pa­ra op­ti­mi­zar el trans­por­te

El en­far­da­mien­to re­du­ce el nú­me­ro de tra­yec­tos y tam­bién la can­ti­dad de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes

ABC - Natural - - Natural - POR R. P. ES­PI­NO­SA

Des­de 2016, Sig­nus, el Sis­te­ma In­te­gra­do de Ges­tión de Neu­má­ti­cos Usa­dos que ope­ra en Es­pa­ña, em­plea un no­ve­do­so sis­te­ma pa­ra op­ti­mi­zar el trans­por­te de es­tos cuan­do han lle­ga­do al fi­nal de su vi­da útil. Se tra­ta de una me­di­da que bus­ca eco­no­mi­zar cos­tes, pe­ro que re­per­cu­te, al mis­mo tiem­po, di­rec­ta­men­te so­bre el me­dio am­bien­te, da­do que una re­duc­ción del nú­me­ro de tra­yec­tos su­po­ne tam­bién una dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de ga­ses con­ta­mi­nan­tes emi­ti­dos ha­cia la at­mós­fe­ra. Por las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas de los neu­má­ti­cos, po­co pe­sa­dos aun­que muy vo­lu­mi­no­sos, los ca­mio­nes po­dían car­gar­se so­lo con 10 to­ne­la­das (per­dién­do­se una ca­pa­ci­dad de car­ga de 15 to­ne­la­das). Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad se apro­ve­cha la to­ta­li­dad del es­pa­cio gra­cias a una má­qui­na, tan­to en su ver­sión fi­ja co­mo móvil, que en­far­da los neu­má­ti­cos. La ve­lo­ci­dad con que los com­pri­me (su­pe­rior a 10 to­ne­la­das ca­da ho­ra) sin ape­nas re­que­rir la intervención de per­so­nas, la con­vier­te en un pro­to­ti­po pio­ne­ro en Eu­ro­pa. Sig­nus cuen­ta con dos de es­tos in­ge­nios in­dus­tria­les, di­se­ña­dos por Ra­fael Gó­mez, de Re­co­gi­da Ex­tre­me­ña NFU S.L., pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des de ser­vi­cio de los cen­tros de re­co­gi­da y cla­si­fi­ca­ción ra­di­ca­dos en Ga­li­cia y Ex­tre­ma­du­ra; las dos au­to­no­mías don­de los via­jes en trái­le­res de neu­má­ti­cos en­te­ros fue­ra de uso cu­bren ma­yo­res dis­tan­cias den­tro de nues­tra geo­gra­fía, ex­pli­ca Juan Mar­tino, di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes y Lo­gís­ti­ca de Sig­nus. El en­far­da­mien­to ali­ge­ra el pe­so ne­ga­ti­vo de los neu­má­ti­cos al eli­mi­nar el agua que con­tie­nen y con­tri­bu­ye a no in­cre­men­tar la huella de car­bono, pues se de­jan de liberar más de 2.000 to­ne­la­das de CO2 por ca­da 100.000 to­ne­la­das de neu­má­ti­cos tras­la­da­dos de es­ta for­ma, pun­tua­li­zan des­de la em­pre­sa in­ven­to­ra.

Una vez que los neu­má­ti­cos fue­ra de uso al­can­zan las plan­tas de gra­nu­la­do, don­de se trans­for­ma –por ejem­plo, el cau­cho en un pol­vo que sir­ve pa­ra la ela­bo­ra­ción de mez­clas as­fál­ti­cas, sue­los de se­gu­ri­dad o sue­las de za­pa­tos– con­vie­ne con­tro­lar el con­su­mo de ener­gía que de­man­da ca­da pro­ce­di­mien­to que in­ter­vie­ne en di­cha mo­lien­da. Nue­ve de las ma­yo­res plan­tas de gra­nu­la­do a las que Sig­nus pro­por­cio­na ma­te­ria pri­ma dis­po­nen de una he­rra­mien­ta que brin­da in­for­ma­ción pre­ci­sa en tiem­po real so­bre la efi­cien­cia de su curva de pro­duc­ción, co­men­ta Fran­cis­co Ba­rrio, di­rec­tor del Área de Sos­te­ni­bi­li­dad y Uso de la Ener­gía del Cen­tro de investigación Cir­ce. De es­te mo­do, los res­pon­sa­bles de la di­rec­ción y el man­te­ni­mien­to de las mis­mas pue­den adop­tar me­di­das acer­ca de cuán­do tra­ba­jar o la con­ve­nien­cia de re­em­pla­zar de­ter­mi­na­das má­qui­nas en fun­ción de las ta­ri­fas eléc­tri­cas con­tra­ta­das y de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos dis­po­ni­bles. En co­la­bo­ra­ción con

RE­CO­GI­DA EX­TRE­ME­ÑA

El en­far­da­mien­to dis­mi­nu­ye el cos­te de trans­por­te de los neu­má­ti­cos fue­ra de uso

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.