Or­ga­ni­za­cio­nes pi­den su prohi­bi­ción

El des­hie­lo abre nue­vas vías ma­rí­ti­mas que aceleran el ries­go de una ca­tás­tro­fe por ver­ti­dos de HFO

ABC - Natural - - Natural - POR CHA­RO BARROSO

l Ár­ti­co es uno de los lu­ga­res más es­pec­ta­cu­la­res y prís­ti­nos de nues­tro pla­ne­ta, pe­ro es­tá su­frien­do los de­vas­ta­do­res efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Los úl­ti­mos da­tos de es­te ve­rano re­ve­la­ban que el hie­lo ha dis­mi­nui­do en un 40% des­de la dé­ca­da de 1970. Y, a me­di­da que se ca­lien­ta, mu­chas zo­nas que per­ma­ne­cían ce­rra­das y ais­la­das son hoy más ac­ce­si­bles a la pes­ca, la mi­ne­ría, las pros­pec­cio­nes pe­tro­le­ras y el trans­por­te co­mer­cial y tu­rís­ti­co. Lo que pa­ra las po­bla­cio­nes de la zo­na y los eco­sis­te­mas es con­si­de­ra­do una ame­na­za, pa­ra otros su­po­ne una opor­tu­ni­dad de oro a la ho­ra de acor­tar ru­tas ma­rí­ti­mas y ex­plo­tar re­cur­sos has­ta aho­ra in­na­ces­si­bles.

Una ac­ti­vi­dad en au­ge que lle­va aso­cia­da un gran ries­go: el de­rra­me de HFO, fuelóleo pe­sa­do. Un com­bus­ti­ble de si­mi­la­res ca­rac-

Ete­rís­ti­cas al que por­ta­ba el Pres­ti­ge, ca­tás­tro­fe que se pro­du­jo en un mes co­mo es­te ha­ce ya 16 años. Es uno de los com­bus­ti­bles más su­cios del mun­do: se tra­ta del re­si­duo so­bran­te del pro­ce­so de re­fi­na­do del pe­tró­leo y re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te vis­co­so, de mo­do que a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras co­mo la de las aguas ár­ti­cas, re­sul­ta ca­si im­po­si­ble de lim­piar.

Au­men­to de de­rra­mes

La voz de alar­ma se vie­ne dan­do des­de ha­ce ya más de una dé­ca­da, cuan­do el Con­se­jo Ár­ti­co de­ter­mi­nó que los ver­ti­dos de pe­tró­leo son la prin­ci­pal ame­na­za pa­ra es­ta re­gión po­lar. Hoy los ex­per­tos es­ti­man que con el ac­tual trá­fi­co ma­rí­ti­mo el ries­go de de­rra­mes es de uno ca­da 1,6 años. Ade­más, si te­ne­mos en cuen­ta la afluen­cia na­vie­ra a la que se ha he­cho men­ción y en la que se es­ti­ma un au­men­to del 50% pa­ra 2050, el in­cre­men­to de de­rra­mes po­dría ser pro­por­cio­nal. Pa­ra más in­ri, el HFO su­po­ne el 80% del com­bus­ti­ble ma­rí­ti­mo usa­do en el mun­do y el 76% del com­bus­ti­ble trans­por­ta­do en la re­gión ár­ti­ca.

Des­de la Alian­za por un Ár­ti­co Lim­pio, for­ma­da por ONG y en­ti­da­des ac­ti­vas en la pro­tec­ción de es­ta re­gión y en­tre las que ECODES for­ma par­te, se lle­va aler­tan­do de que «en ca­so de un de­rra­me de com­bus­ti­ble pe­sa­do, fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra, aguas inex­plo­ra­das, con­di­cio­nes cli­má­ti­cas se­ve­ras y pe­li­gros de na­ve­ga­ción con el hie­lo ma­rino, los es­fuer­zos de res­pues­ta de de­rra­mes son ca­si im­po­si­bles. Mien­tras prohi­bir­lo su­pon­dría un cos­te de en­tre 4 y 21 mi­llo­nes de dó­la­res, la lim­pie­za va­ría en­tre 7 y 70 mi­llo­nes. Re­sul­ta mu­cho más ba­ra­to pre­ve­nir que es­pe­rar al de­rra­me». Los efec­tos in­me­dia­tos y a lar­go pla­zo so­bre las cos­tas, las po­bla­cio­nes de la re­gión y so­bre los eco­sis­te­mas en los que vi­ven y de­pen­den se­rían de­vas­ta­do­res. No en vano, es­te com­bus­ti­ble ya es­tá prohi­bi­do por el Co­mi­té de Pro­tec­ción del Me­dio Ma­rino de la Or­ga­ni­za­ción Ma­rí­ti­ma In­ter­na­cio­nal (OMI) en aguas an­tár­ti­cas de­bi­do a su pe­li­gro­si­dad.

Pe­ro ade­más, su uti­li­za­ción ge­ne­ra im­por­tan­tes emi­sio­nes de car­bono ne­gro, que tie­ne un im­por­tan­te efec­to de ca­len­ta­mien­to del cli­ma cuan­do se emi­te en la­ti­tu­des al­tas. La Alian­za se­ña­la que el im­pac­to del

EL FUELÓLEO RE­PRE­SEN­TA EL 80% DEL COM­BUS­TI­BLE MA­RÍ­TI­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.