El pla­ne­ta pier­de su bio­di­ver­si­dad

La de­gra­da­ción, con­ta­mi­na­ción del há­bi­tat y la so­bre­ex­plo­ta­ción de es­pe­cies, al lí­mi­te

ABC - Natural - - Natural - POR ABC NA­TU­RAL

ay una fe­cha lí­mi­te pa­ra salvar el pla­ne­ta. Si no se con­si­gue un am­bi­cio­so acuer­do glo­bal pa­ra la pro­tec­ción de la bio­di­ver­si­dad en la con­fe­ren­cia que ten­drá lu­gar en Pe­kín en 2020, se­rá difícil fre­nar el ca­mino ha­cia la ex­tin­ción. A la ter­ce­ra, co­mo di­ce el re­frán, pue­de ser la vencida, por­que en los in­ten­tos an­te­rio­res, en 2002 y 2010, las cum­bres fra­ca­sa­ron por la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, asis­tió so­la­men­te co­mo ob­ser­va­dor.

No son ago­re­ros o ca­tas­tro­fis­tas quie­nes ad­vier­ten del pe­li­gro. La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha mos­tra­do su con­ven­ci­mien­to­en­ci­mien­to de que es­ta­mos a las puer­tas de la sex­ta ex­tin-ex­tin­ción ma­si­va en la his­to­ria dee nues­tro pla-pla­ne­ta, aun­que es­ta vez pro­vo­ca­da por los pro­pios hu­ma­nos. An­te la gra­ve­dad de la si­tua­ción, ex­per­tos en cam­bio cli­má­ti­co y en bio­di­ver­si­dad es­tán co­men­za­do a coor­di­nar sus tra­ba­jos al am­pa­ro de la ONU.

El re­cien­te In­for­me Pla­ne­ta Vi­vo, ela­bo­ra­do por el Fon-do Mun­dial pa­ra la Na­tu­ra­le-za ( WWF) ha dis­pa­ra­do lass alar­mas. El es­tu­dio mues­tra el es­ta­do de 16.704 po­bla­cio­ne­ses de 4.005 es­pe­cies de ver­te­bra-ados en­tre 1970 y 2014. Las ci-ci­fras ha­blan por sí so­las: la po-obla­ción mun­dial de ver­te­bra-ra­dos ha dis­mi­nui­do un 60% des­de­de 1970. En so­lo cua­tro años, el de-de­cli­ve ha pa­sa­do del 52% al 60%.0%. Los 59 cien­tí­fi­cos que han co­la-ola­bo­ra­do en la in­ves­ti­ga­ción de­fi-efi­nen la si­tua­ción co­mo «una ma-ma­sa­cre de la vi­da sil­ves­tre».

HDe­gra­da­ción de há­bi­tats

De en­tre los gru­pos de fau­na es­tu­dia­dos (ma­mí­fe­ros, aves, pe­ces, an­fi­bios y rep­ti­les), los más afec­ta­dos han si­do los de agua dul­ce, con una re­duc­ción del 83% des­de 1970. Tam­bién tie­nen la ta­sa de ex­tin­ción más al­ta en el si­glo XX en­tre los ver­te­bra­dos a ni­vel mun­dial. El prin­ci­pal mo­ti­vo de la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad es la de­gra­da­ción de los há­bi­tats na­tu­ra­les, so­bre to­do por la agri­cul­tu­ra, la ta­la in­dis­cri­mi­na­da y pre­sión ur­ba­na y la su­per­po­bla­ción. En la ac­tua­li­dad, el 75% del pla­ne­ta ha si­do so­me­ti­do a la ac­ción del hom­bre.

La pér­di­da de po­bla­ción de es­pe­cies su­po­ne un ma­yor pro­ble­ma en los tró­pi­cos: La ca­za fur­ti­va y la con­ta­mi­na­ción, ame­na­za pa­ra las es­pe­cies en Cen­troa­mé­ri­ca y Suramérica se ha da­do una al­ta dis­mi­nu­ción que lle­ga al 89%. Una quin­ta par­te de la Ama­zo­nia ha des­apa­re­ci­do en los úl­ti­mos 50 años. La agri­cul­tu­ra co­mer­cial e in­ten­si­va ha oca­sio­na­do la pér­di­da del 40% de los bos­ques en los tró­pi­cos y sub­tró­pi­cos de la Tie­rra.

Otro de los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes es la so­bre­ex­plo­ta­ción de es­pe­cies, pro­vo­ca­da por la ca­za fur­ti­va, la ga­na­de­ría in­ten­si­va y las prác­ti­cas in­sos­te­ni­bles de pes­ca. La con­ta­mi­na­ción afec­ta tam­bién a las po­bla­cio­nes sil­ves­tres, co­mo la lle­ga­da de es­pe- cie­cies in­va­so­ras, pro­pi­cia­das so­bre to­do por el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras.tem

125 12 bi­llo­nes de dó­la­res

La na­tu­ra­le­za con­ce­de ser­vi­cios po­por un va­lor apro­xi­ma­do de 125 bbi­llo­nes de dó­la­res anua­les y aya­yu­da a ga­ran­ti­zar el su­mi­nistrtro de ai­re fres­co, agua po­ta­ble, aa­li­men­tos, ener­gía o me­di­cam­men­tos. El in­for­me se­ña­la que llos man­gla­res pue­den atra­par ca­si cin­co ve­ces más car­bono que los bos­ques tro­pi­ca­les, los cul­ti­vos par­cial­men­te po­li­ni­za­dos por ani­ma­les re­pre­sen­tan el 35% de la pro­duc­ción mun­dial de ali­men­tos y los arre­ci­fes de co­ral pro­te­gen a 200 mi­llo­nes de per­so­nas con­tra ma­reas y tor­men­tas. La pér­di­da de los man­gla­res, los co­ra­les o po­li­po­li­ni­za­do­res co­mo las abe­jas su­po­nen una gra­ve ame­na­za pa­ra el pla­ne­ta. La directora de la Con­ven­ción de la ONU so­bre la Bio­di­ver­si­dad, Cris­tia­na Pas­ca Pal­mer, ha da­do la voz de alar­ma pues con­si­de­ra que la pér­di­da de la bio­di­ver­si­dad es un pro­ble­ma tan gra­ve co­mo el cam­bio cli­má­ti­co y que pue­de con­du­cir a la ex­tin­ción de la es­pe­cie hu­ma­na. «La pér­di­da de la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca es una muer­te si­len­cio­sa —ad­vier­te la ex mi­nis­tra de Me­dio Am­bien­te ru­ma­na—. Es di­fe­ren­te al cam­bio cli­má­ti­co, cu­yo im­pac­to se pue­de sen­tir en la vi­da dia­ria. La pér­di­da de las es­pe­cies pue­de con­du­cir a la ex­tin­ción y al co­lap­so de los eco­sis­te­mas. El pro­ble­ma es que cuan­do em­pie­za no­tar­se ya es de­ma­sia­do tar­de».

LA PO­BLA­CIÓN MUN­DIAL DE VER­TE­BRA­DOS HA DIS­MI­NUI­DO UN 60% DES­DE 1970

FO­TOS: WWF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.