CU­BA: SO­LO CAMBIA EL NOM­BRE DEL DICTADOR

L

ABC (Norte) - - EDITORIALES -

dic­ta­du­ra cu­ba­na no tie­ne que dar cuen­tas a na­die, y a sus res­pon­sa­bles les da igual ade­lan­tar o re­tra­sar un acon­te­ci­mien­to del que de­pen­den la vi­da y los bie­nes –es­ca­sos, por des­gra­cia– de los ciu­da­da­nos. Apla­za­do des­de fe­bre­ro, el ré­gi­men de La Ha­ba­na ha de­ci­di­do ade­lan­tar un día el ce­re­mo­nial que da­rá ini­cio al pro­ce­so por el que el se­gun­do de los her­ma­nos Cas­tro, Raúl, se irá len­ta­men­te des­co­nec­tan­do del po­der. Des­pués de seis dé­ca­das de ti­ra­nía co­mu­nis­ta, no im­por­tan mu­cho uno o dos días. Lo que de ver­dad de­be­ría es­tar so­bre la me­sa es la au­tén­ti­ca aper­tu­ra tan­tas ve­ces anun­cia­da por los in­cau­tos abo­ga­dos del cas­tris­mo, siem­pre des­men­ti­da por los he­chos. Y lo que se sa­be has­ta aho­ra del pro­ba­ble su­ce­sor, Miguel Díaz-Ca­nel, no per­mi­te mu­cho op­ti­mis­mo. Ni el ges­to del en­ton­ces pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Ba­rack Oba­ma de pro­mo­ver la reanu­da­ción de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas ni el que ha acep­ta­do la Unión Eu­ro­pea

Acon el con­sen­ti­mien­to en­tu­sias­ta de Es­pa­ña pa­ra nor­ma­li­zar los con­tac­tos bi­la­te­ra­les han ser­vi­do de gran co­sa. Los que lu­chan por man­te­ner vi­vo al ré­gi­men des­pués de la inexo­ra­ble de­sa­pa­ri­ción de quie­nes han di­ri­gi­do el país has­ta aho­ra tam­po­co han da­do se­ña­les de que es­tén pen­san­do en una tran­si­ción ha­cia la de­mo­cra­cia. Y si es­ta se­gun­da o ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de «ap­pa­rat­chik» lle­ga­se a con­so­li­dar­se, la pers­pec­ti­va pa­ra los cu­ba­nos se­ría de­sola­do­ra, con­de­na­dos a vi­vir al mar­gen del mun­do en un uni­ver­so del pasado.

La puer­ta pa­ra sa­lir de la pri­sión en la que vi­ven la tie­nen que en­con­trar los pro­pios cu­ba­nos, pe­ro des­de el mun­do li­bre les po­de­mos ayu­dar. No con blo­queos, sino dis­tin­guien­do a los que se es­fuer­zan pa­cí­fi­ca­men­te por de­fen­der la de­mo­cra­cia. Lo que no po­de­mos ha­cer ja­más es con­si­de­rar que lo que pa­sa en Cu­ba es­tá bien o es nor­mal. Por­que no lo es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.