Llue­ve so­bre mo­ja­do

La ma­dre del te­nien­te agre­di­do en Al­sa­sua, re­la­ta a ABC el mie­do a que lle­ga­se el ata­que, y el em­pe­ño de su hi­jo por «abrir las puer­tas» de la Guar­dia Ci­vil

ABC (Norte) - - ESPAÑA -

Des­de el pri­mer día que vi­si­té a mi hi­jo, no­té la ten­sión que se pue­de cor­tar en el ai­re de Al­sa­sua, un pue­blo di­vi­di­do en dos. Se mas­ca des­de el prin­ci­pio. Des­pués de pa­sar allí las fies­tas de la Vir­gen del Pi­lar, la pa­tro­na de la Guar­dia Ci­vil, me es­pe­ra­ba que su­ce­die­se al­go. Aquel día se ce­le­bró una mi­sa fue­ra del cuar­tel, y apa­re­cie­ron pin­ta­das con letras ama­ri­llas y ra­di­ca­les pa­ra boi­co­tear­lo. Cuan­do se rea­li­za­ron unas jor­na­das de puer­tas abier­tas en el cuar­tel, o en las char­las en los co­le­gios, tam­bién.

Aun­que ETA de­ja­ra de ma­tar, hay or­ga­ni­za­cio­nes que man­tie­nen las cam­pa­ñas de odio con­tra los que no pien­san co­mo ellos, con­tra la Guar­dia Ci­vil es­pe­cial­men­te, su “enemi­go acé­rri­mo”. Acu­des a un bar a to­mar al­go, y te lan­zan un va­so al la­do, que se rom­pe. Ca­llas por no en­trar en pro­vo­ca­cio­nes. Llue­ve so­bre mo­ja­do.

A mi hi­jo le co­no­cían y se en­se­ña­ron con los cua­tro, pe­ro con él es­pe­cial­men­te. Le rom­pie­ron el to­bi­llo, san­gra­ba por la bo­ca, es­ta­ba atur­di­do y se­guían dán­do­le pa­ta­das en la ca­be­za. Las chi­cas plan­ta­ron ca­ra, se echa­ron en­ci­ma pa­ra que la agre­sión no con­ti­nua­ra. Fue in­hu­mano. Y las pa­la­bras que acom­pa­ña­ban los gol­pes fue­ron te­rri­bles. “Es­to os pa­sa por guar­dias ci­vi­les, me­re­céis mo­rir”, fue uno de los co­men­ta­rios.

Nues­tro hi­jo, que lle­va­ba un año en Al­sa­sua, nun­ca nos di­jo na­da pa­ra no preo­cu­par­nos. Pe­ro cuan­do lle­gas allí, ves que el cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil es una for­ta­le­za, con un mu­ro y con­cer­ti­nas, con cris­ta­les blin­da­dos. Le pe­dí que no se mos­tra­se tan­to en el pue­blo, pe­ro él in­sis­tía en que te­nían que co­no­cer la bue­na la­bor de la Guar­dia Ci­vil. Que ellos ayu­dan a la gen­te, que co­noz­can su mi­sión. Una vez sa­ca­ron de la nie­ve a un au­to­bús lleno de an­ti­guos pre­sos eta­rras, na­die pre­gun­tó quié­nes eran.

Nues­tro hi­jo es­ta­ba de­ci­di­do a abrir las puer­tas del cuar­tel, que­ría In­ma­cu­la­da Fuen­tes

Sal­va­je agre­sión

«Le rom­pie­ron el to­bi­llo, san­gra­ba por la bo­ca, es­ta­ba atur­di­do y se­guían dán­do­le pa­ta­das» que el pue­blo les co­no­cie­se. Que se­pan que no es­ta­mos so­lo pa­ra po­ner mul­tas, ma­má. Es­ta­ba de­ci­di­do a ello.

Aho­ra, ya en su nue­vo des­tino tras una lar­ga y du­ra re­cu­pe­ra­ción, siente sus con­vic­cio­nes más fuer­tes que nun­ca. Su vo­ca­ción se le no­ta en la ca­ra. Que­re­mos te­ner una vi­da nor­mal, la de siem­pre. y que los jue­ces no se sien­tan pre­sio­na­dos por el am­bien­te. Que­re­mos jus­ti­cia, y no sen­ti­mos odio por lo que su­ce­dió. Eso nos igua­la­ría a ellos. Sien­to lás­ti­ma. Y res­pe­ta­re­mos cual­quier de­ci­sión ju­di­cial.

Co­mo me di­jo mi ma­dre, de aque­llos lo­dos, es­tos pol­vos. Llue­ve so­bre mo­ja­do en Al­sa­sua, vie­ne de lar­go».

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.