An­ge­la Mer­kel se que­da fue­ra de jue­go en el ta­ble­ro si­rio

· La can­ci­ller y bue­na par­te del es­pec­tro po­lí­ti­co ale­mán se po­nen de per­fil tras los bom­bar­deos

ABC (Norte) - - INTERNACIONAL - ROSALÍA SÁN­CHEZ CORRESPONSAL EN BER­LÍN

An­ge­la Mer­kel in­for­ma­rá hoy a su par­ti­do –la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU)– del con­te­ni­do de la re­for­ma eu­ro­pea que el jue­ves tie­ne pre­vis­to coor­di­nar jun­to a Em­ma­nuel Ma­cron en Ber­lín. Sin em­bar­go, la dis­tan­cia en­tre el pre­si­den­te de Fran­cia y la can­ci­ller ale­ma­na ha cre­ci­do con la in­ter­ven­ción en Si­ria. Ma­cron es­tá co­bran­do por mo­men­tos un pe­so en el eje fran­co-ale­mán que su país no ha­bía te­ni­do en los do­ce años que Mer­kel lle­va al fren­te de la Can­ci­lle­ría de Ber­lín. En esa mis­ma reunión ha­bla­rán so­bre Si­ria, pe­ro Mer­kel po­co pue­de de­cir de una ope­ra­ción de la que ha que­da­do com­ple­ta­men­te fue­ra.

Des­pués de que May y Ma­cron anun­cia­sen su par­ti­ci­pa­ción en los bom­bar­deos, Mer­kel se pu­so de per­fil y es­ta­ble­ció que «res­pal­da­mos que nues­tros alia­dos es­ta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses, en su con­di­ción de miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU, ha­yan asu­mi­do res­pon­sa­bi­li­dad de es­ta for­ma», aun­que acla­ran­do que «Ale­ma­nia no to­ma­rá par­te». La que so­lo unas po­cas se­ma­nas an­tes era acla­ma­da por la pren­sa in­ter­na­cio­nal co­mo la «nue­va lí­der de Oc­ci­den­te», ha per­ma­ne­ci­do pa­si­va y en se­gun­da fi­la, ni a la ca­be­za de la in­ter­ven­ción ni plan­tán­do­le ca­ra, sino más bien en un pa­pel de peón que no se co­rres­pon­de con las ex­pec­ta­ti­vas de «asu­mir nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal co­mo co­rres­pon­de a su pa­pel en el mun­do», se­gún la pro­pia Mer­kel ha­bía de­fen­di­do an­te el Bun­des­tag tras el Bre­xit y a raíz de los cues­tio­na­mien­tos de Trump a la OTAN. Ni Ber­lín es­tá to­man­do ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des, ni Fran­cia y Ale­ma­nia se ven aho­ra co­mo dos pi­la­res de un mis­mo pro­yec­to pa­ra la UE.

Fal­ta de es­tra­te­gia

El pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia de Se­gu­ri­dad de Mú­nich, Wolf­gang Is­chin­ger, que vi­vió la fo­to de las Azo­res co­mo em­ba­ja­dor ale­mán en EE.UU., pues­to que ocu­pó des­de 2001 a 2008, ha si­do uno de los pri­me­ros en de­cir en voz al­ta que los bom­bar­deos en Si­ria han mos­tra­do la au­sen­cia en la UE de una es­tra­te­gia cla­ra res­pec­to a Si­ria. «Mer­kel tie­ne ra­zón al no par­ti­ci­par, por­que los ata­ques ais­la­dos no son un sus­ti­tu­to de la po­lí­ti­ca fa­lli­da en Si­ria, pe­ro la no par­ti­ci­pa­ción tam­po­co es el sus­ti­tu­to», ha re­pro­cha­do en re­fe­ren­cia a la po­si­ción de la Can­ci­lle­ría de Ber­lín en es­te asun­to. Si­ria ha pues­to de ma­ni­fies­to que la es­cle­ro­sis de li­de­raz­go que Ale­ma­nia su­fre des­de la II Gue­rra Mun­dial no es­tá tan cu­ra­da co­mo pa­re­cía y que, lle­ga­dos los mo­men­tos de­ci­si­vos, el país no es­tá pre­pa­ra­do.

En opi­nión de Is­chin­ger, Ale­ma­nia que­da un tan­to des­acre­di­ta­da en sus am­bi­cio­sas de­man­das po­lí­ti­cas eu­ro­peas y su pa­pel que­da­rá li­mi­ta­do al su­cu­len­to mo­men­to de la re­cons­truc­ción. «Ru­sia ten­drá que sa­lir de Si­ria en al­gún mo­men­to, su si­tua­ción eco­nó­mi­ca im­pe­di­rá a Mos­cú cos­tear la re­cons­truc­ción. Y Da­mas­co no pue­de con­tar con la ayu­da de los ri­cos es­ta­dos del Gol­fo. Irán tam­po­co se po­drá per­mi­tir sub­ven­cio­nar a su alia­do… », ase­gu­ra al tiem­po que des­car­ta com­pe­ti­do­res.

Jus­ti­fi­ca­cio­nes

En cuan­to al de­ba­te po­lí­ti­co desata­do a pro­pó­si­to de los bom­bar­deos, lo más des­ta­ca­do en Ber­lín es la au­sen­cia to­tal de po­si­cio­nes a fa­vor de una par­ti­ci­pa­ción ale­ma­na en to­do el ar­co par­la­men­ta­rio. La se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Par­ti­do Li­be­ral (FDP), Ni­co­la Beer, ha de­fen­di­do «un ata­que mi­li­tar li­mi­ta­do y cal­cu­la­do, di­ri­gi­do a de­mos­trar a As­sad y sus alia­dos que los ata­ques con ga­ses tó­xi­cos con­tra su pro­pio pue­blo no son to­le­ra­dos»; sin em­bar­go, tam­bién ha jus­ti­fi­ca­do que los avio­nes ale­ma­nes no des­pe­ga­sen ex­pli­can­do que «la ma­sa­cre so­lo pue­de de­te­ner­se en Si­ria por me­dios di­plo­má­ti­cos», a pe­sar de que se ve obli­ga­da a re­co­no­cer­los, a la luz de los re­sul­ta­dos, co­mo «in­quie­tan­te­men­te in­efi­ca­ces».

Una tí­mi­da voz

La úni­ca y tí­mi­da voz en es­te par­ti­do atlan­tis­ta a fa­vor de una in­ter­ven­ción en Si­ria ha si­do la del vi­ce­pre­si­den­te del gru­po par­la­men­ta­rio, Ale­xan­der Lambs­dorff, que ha di­cho que «si nues­tros alia­dos ne­ce­si­ta­ran ayu­da y even­tual­men­te la so­li­ci­ta­ran, por lo me­nos no se la de­be­ría des­car­tar a prio­ri».

Da­da la de­ci­sión con la que Em­ma­nuel Ma­cron sí ha ac­tua­do, que­da en evi­den­cia que la UE ca­re­ce de una po­si­ción co­mún so­bre Si­ria y so­bre el li­de­raz­go de Trump al mar­gen de las Na­cio­nes Uni­das. El mi­nis­tro ale­mán de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, el so­cial­de­mó­cra­ta Hei­ko Maas, se ha li­mi­ta­do a cri­ti­car el pro­ce­der de Ru­sia en la ONU y a avan­zar que Ale­ma­nia se­gui­rá res­pal­dan­do el pro­ce­so de paz de Gi­ne­bra, que, ase­gu­ra, «ne­ce­si­ta un nue­vo im­pul­so».

AFP

An­ge­la Mer­kel en­tre Nor­bert Lam­mert, de la CDU, y la mi­nis­tra de Agri­cul­tu­ra, Ju­lia Kloeck­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.