May se de­fien­de en los Co­mu­nes: «Era lo que se de­bía ha­cer»

· La «pre­mier» bri­tá­ni­ca alu­de a «ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias» pa­ra jus­ti­fi­car el ata­que

ABC (Norte) - - INTERNACIONAL - IVÁN ALONSO CORRESPONSAL EN LON­DRES

Ad­mi­tien­do des­de un prin­ci­pio que era ne­ce­sa­rio «ren­dir cuen­tas al Par­la­men­to», The­re­sa May jus­ti­fi­có an­te la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes la in­ter­ven­ción mi­li­tar en Si­ria del pasado sá­ba­do, jun­to a Es­ta­dos uni­dos y Fran­cia, por­que «era lo que se de­bía ha­cer y por el in­te­rés na­cio­nal del Reino Uni­do».

Ac­tuar era «lo co­rrec­to y le­gal», ase­gu­ró la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca «an­te la evi­den­cia del uso de ar­mas quí­mi­cas» por el ré­gi­men de Bas­har al As­sad. Una de­ci­sión to­ma­da, ex­pli­có, «pa­ra ali­viar la si­tua­ción hu­ma­ni­ta­ria» en Si­ria.

De­fen­dién­do­se de las acu­sa­cio­nes de ha­ber ac­tua­do a las ór­de­nes del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se en es­ta ope­ra­ción, lan­za­das es­tos días por el lí­der de la opo­si­ción Je­remy Corbyn, May se mos­tró con­tun­den­te al ase­gu­rar que «no lo hicimos por­que Do­nald Trump nos lo pi­dió. No po­de­mos au­to­ri­zar que el uso de ar­mas quí­mi­cas se nor­ma­li­ce, ni en Si­ria ni en las ca­lles de Gran Bre­ta­ña».

May co­men­zó esa es­pe­ra­da com­pa­re­cen­cia an­te la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes de­ta­llan­do que al me­nos 75 per­so­nas, in­clui­dos va­rios ni­ños, mu­rie­ron y has­ta 500 re­sul­ta­ron he­ri­das en el ata­que de la se­ma­na pa­sa­da con­tra la ciu­dad de Du­ma.

«Ex­per­tos mé­di­cos y cien­tí­fi­cos del Reino Uni­do han con­clui­do que las víc­ti­mas fue­ron ex­pues­tas a un quí­mi­co tó­xi­co», se­ña­ló, apun­tan­do di­rec­ta­men­te al ré­gi­men de Al As­sad. «To­das las evi­den­cias van en esa di­rec­ción», ya que ex­pli­có «nin­gún otro gru­po po­dría ha­ber lle­va­do a ca­bo es­te ata­que por­que la opo­si­ción no tie­ne he­li­cóp­te­ros ni usa bom­bas de ba­rril».

«Pro­por­cio­na­da»

La «pre­mier» con­fir­mó que las lo­ca­li­za­cio­nes es­ta­ban ele­gi­das con pre­ci­sión y que los ob­je­ti­vos es­ta­ban cla­ros: ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res del ré­gi­men si­rio que fa­bri­can o po­seen ar­mas quí­mi­cas. Ne­gó que nin­gún ci­vil ha­ya muer­to en es­ta ofen­si­va, por­que «he­mos mi­ni­mi­za­do las po­si­bi­li­da­des de es­ca­la­da de con­flic­to a tra­vés de una ac­ción mi­li­tar de­li­mi­ta­da».

Una ope­ra­ción mi­li­tar, la de es­te fin de se­ma­na, que ha si­do «pro­por­cio­nal» se­gún May, a pe­sar de no con­tar con el res­pal­do del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU.

Com­pa­ran­do es­ta in­ter­ven­ción con la que el Go­bierno lle­vó a ca­bo en Ko­so­vo en el año 1991, la «pre­mier» de pa­so cri­ti­có a Ru­sia. El Krem­lin, jun­to al ré­gi­men de Bas­har al As­sad, es­tán «im­pi­dien­do a los ins­pec­to­res in­ter­na­cio­na­les lle­gar has­ta la lo­ca­li­dad don­de tu­vo lu­gar el ata­que», ase­gu­ró.

Tu­vie­ron que lle­var a ca­bo es­te ata­que por­que «la­men­ta­ble­men­te con­clui­mos que la ac­ción di­plo­má­ti­ca no fun­cio­na­ria». Apun­tan­do a Corbyn di­rec­ta­men­te, May ase­gu­ró que si hu­bie­ra si­do por él y so­lo la ONU pu­die­se ac­tuar, co­mo de­fien­de el lí­der de la opo­si­ción, eso sig­ni­fi­ca­ría «per­mi­tir un ve­to ru­so a la po­lí­ti­ca ex­te­rior bri­tá­ni­ca».

El la­bo­ris­ta, muy crí­ti­co du­ran­te el fin de se­ma­na, vol­vía a re­pro­char a May el no ha­ber lle­va­do la de­ci­sión del ata­que al Par­la­men­to pa­ra so­me­ter­lo a vo­ta­ción. Una in­ter­ven­ción mi­li­tar que pa­ra él es «legalmente cues­tio­na­ble». Corbyn la ca­li­fi­ca­ba, ade­más, co­mo «erró­nea y des­ca­be­lla­da» y pre­gun­ta­ba a la pri­me­ra mi­nis­tra por qué no ac­tuó en­ton­ces de la mis­ma for­ma en Ye­men, cuan­do los in­for­mes de la ONU ase­gu­ra­ban que allí se es­tán vio­lan­do cons­tan­te­men­te los de­re­chos hu­ma­nos.

Elu­dir el de­ba­te tem­prano

La de­ci­sión de no ha­ber de­ba­ti­do en el Par­la­men­to has­ta ayer, tres días des­pués del ata­que, ha ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca en Reino Uni­do. The­re­sa May de­fen­dió su pos­tu­ra ase­gu­ran­do que «no se po­día es­pe­rar pa­ra ali­viar el su­fri­mien­to hu­ma­ni­ta­rio pro­vo­ca­do por el ata­que con ar­mas quí­mi­cas» y sos­tu­vo en to­do mo­men­to que no in­cum­plió nin­gu­na ley. The­re­sa May aban­do­na ayer su re­si­den­cia en Lon­dres

So­be­ra­nía en jue­go So­me­ter to­do a una re­so­lu­ción de la ONU es «per­mi­tir un ve­to ru­so a nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior»

Los pri­me­ros mi­nis­tros del Reino Uni­do no ne­ce­si­tan legalmente con­sul­tar al Par­la­men­to an­tes de lan­zar una ac­ción mi­li­tar. A pe­sar de es­to, han arre­cia­do las crí­ti­cas en blo­que por par­te de la opo­si­ción, que le re­pro­cha no ha­ber con­ti­nua­do con una nor­ma no es­cri­ta que to­dos los lí­de­res bri­tá­ni­cos han cum­pli­do des­de la in­va­sión de Irak en 2003. Di­cha nor­ma es con­sul­tar con las dos cá­ma­ras an­tes de lle­var a ca­bo un ata­que co­mo el que ha te­ni­do lu­gar en Si­ria.

Crí­ti­ca de Corbyn El lí­der la­bo­ris­ta ca­li­fi­có el bom­bar­deo alia­do de «legalmente cues­tio­na­ble», ade­más de «des­ca­be­lla­do»

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.