DIA­RIO DE UN OP­TI­MIS­TA

ELOGIOS DE LA TA­SA CE­RO Con la ta­sa ce­ro se en­con­tra­rían ca­da vez me­nos pro­duc­tos na­cio­na­les. En lu­gar de Fa­bri­ca­do en España o Fa­bri­ca­do en Fran­cia, ten­dría­mos Fa­bri­ca­do en el Mun­do. ¿Su­fri­ría nues­tro pa­trio­tis­mo? Su­pon­dría el fi­nal de las men­ti­ras ac­tua

ABC (Norte) - - ENFOQUE - POR GUY SORMAN

DON Qui­jo­te lu­cha­ba con­tra los mo­li­nos; Trump, con­tra los chi­nos. Tam­bién él se con­fun­de de lu­cha y de enemi­gos. Más le val­dría al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se vol­ver a leer, si no a Cer­van­tes, por lo me­nos a Adam Smith. Sus con­se­je­ros, si es que tie­ne al­guno, po­drían re­su­mír­se­lo en me­dia pá­gi­na, o in­clu­so en un pá­rra­fo. Adam Smith, el pri­mer eco­no­mis­ta re­co­no­ci­do co­mo tal, se­ña­ló ha­ce ca­si tres si­glos, en Edim­bur­go, que el li­bre comercio en­tre las na­cio­nes era la ba­se de la pros­pe­ri­dad. La su­pre­sión de los aran­ce­les, y no su au­men­to, crea ri­que­za en­tre to­dos los so­cios; uno no se en­ri­que­ce a ex­pen­sas de los de­más. A es­to se le lla­ma di­vi­sión in­ter­na­cio­nal del tra­ba­jo, cuan­do uno ven­de al otro lo que me­jor ha­ce. Es­toy de acuer­do en que el te­ma no se ago­ta en un pá­rra­fo. Aun­que es­tá de­mos­tra­do que la su­pre­sión de los aran­ce­les be­ne­fi­cia a to­dos, tam­bién es cier­to que es­to se pro­du­ce por tér­mino me­dio y a lar­go pla­zo. Trump no es­tá ni mu­cho me­nos equi­vo­ca­do cuan­do se­ña­la que el comercio con Eu­ro­pa y con Chi­na pue­de, en un mo­men­to da­do, per­ju­di­car a al­gu­nos en Es­ta­dos Uni­dos, re­pen­ti­na­men­te des­es­ta­bi­li­za­dos por la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal. Ocu­rre lo mis­mo con la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca: las pro­fe­sio­nes se en­cuen­tran de pron­to desac­tua­li­za­das y de­ben cam­biar, lo que lle­va tiem­po y pue­de arrui­nar una vi­da. Por lo tan­to, al res­trin­gir al­gu­nas im­por­ta­cio­nes se pue­de sa­tis­fa­cer pro­vi­sio­nal­men­te a una de­ter­mi­na­da clien­te­la elec­to­ral.

Un fa­mo­so ejem­plo his­tó­ri­co es el del blo­queo con­ti­nen­tal im­pues­to por Na­po­león I a Eu­ro­pa con­tra to­da re­la­ción co­mer­cial con Gran Bre­ta­ña. Los eu­ro­peos en su con­jun­to eran ca­da vez más po­bres, pe­ro los fa­bri­can­tes de te­ji­dos del con­ti­nen­te se en­ri­que­cie­ron por­que las te­las in­gle­sas ya no es­ta­ban dis­po­ni­bles. El pro­tec­cio­nis­mo, por lo tan­to, pue­de pro­du­cir eu­fo­ria aquí y allá, pe­ro en un con­tex­to de de­sola­ción ge­ne­ra­li­za­da. Y tam­bién es ne­ce­sa­rio ha­blar del pa­sa­do, cuan­do una ac­ti­vi­dad na­cio­nal po­día to­mar fá­cil­men­te el relevo de una im­por­ta­ción. En la épo­ca del blo­queo con­ti­nen­tal, la re­mo­la­cha azu­ca­re­ra sus­ti­tu­yó rá­pi­da­men­te a la im­por­ta­ción de ca­ña de azú­car. Aho­ra no es tan sen­ci­llo, por­que las na­cio­nes ya no co­mer­cian con na­cio­nes, sino que son las em­pre­sas las que co­mer­cian con otras em­pre­sas. Ca­da una re­par­te sus com­pras y sus ven­tas por un ma­pa del mun­do en­tre­la­za­do e in­ter­de­pen­dien­te, y cuan­do un go­bierno in­ter­fie­re, afec­ta a to­do el edi­fi­cio. Trump lo de­mues­tra a su pe­sar: se opo­ne a las im­por­ta­cio­nes de ace­ro chino y alu­mi­nio eu­ro­peo con la es­pe­ran­za de fa­vo­re­cer a las fá­bri­cas es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro es­tas no pue­den pro­du­cir los ti­pos de me­ta­les que ne­ce­si­ta la in­dus­tria au­to­mo­triz es­ta­dou­ni­den­se y, por con­si­guien­te, el pre­cio de los au­to­mó­vi­les fa­bri­ca­dos en Es­ta­dos Uni­dos au­men­ta en lu­gar de dis­mi­nuir, por­que los fa­bri­can­tes tras­la­dan al con­su­mi­dor el im­pac­to de los aran­ce­les adi­cio­na­les. La si­tua­ción ac­tual es in­tere­san­te des­de el pun­to de vis­ta de la cien­cia eco­nó­mi­ca ya que asis­ti­mos a la ilus­tra­ción con­cre­ta a gran es­ca­la de la teo­ría del in­ter­cam­bio in­ter­na­cio­nal: la cien­cia es ve­ri­fi­ca­ble.

Con Chi­na, el pro­ble­ma es otro y más com­ple­jo: la fal­ta de res­pe­to por la pro­pie­dad in­te­lec­tual. Las em­pre­sas chi­nas son fa­mo­sas por su ca­pa­ci­dad pa­ra «to­mar pres­ta­das» in­no­va­cio­nes eu­ro­peas y es­ta­dou­ni­den­ses sin pa­gar de­re­chos; co­pian o cam­bian li­ge­ra­men­te una téc­ni­ca ex­tran­je­ra y la lla­man chi­na. Una tram­pa que re­pre­sen­ta una pér­di­da real pa­ra los oc­ci­den­ta­les. Pe­ro los aran­ce­les no cam­bia­rán na­da. Hay que re­cu­rrir a san­cio­nes es­pe­cí­fi­cas y a la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal, que exis­te.

Por mu­chas vuel­tas que se le dé a los ges­tos es­ta­dou­ni­den­ses, com­pro­ba­mos que el au­men­to de las ta­ri­fas y las re­pre­sa­lias re­cí­pro­cas son per­ju­di­cia­les pa­ra to­dos; no se ob­ser­va nin­gún be­ne­fi­cio, ni a cor­to ni a lar­go pla­zo. Si Trump qui­sie­ra ser útil, de­be­ría con­sul­tar su pro­pio pro­gra­ma cuan­do, du­ran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial, pro­pu­so su­pri­mir to­dos los aran­ce­les. Ce­ro es el me­jor de­re­cho de adua­na po­si­ble. ¿Có­mo es po­si­ble? Pues bien, la li­bre cir­cu­la­ción sin obs­tácu­los, tal co­mo exis­te en el seno de la Unión Eu­ro­pea, ha­ría que el mun­do de­ja­ra de ser un mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y se con­vir­tie­ra en un mer­ca­do in­terno. Las em­pre­sas po­drían or­ga­ni­zar sus ac­ti­vi­da­des de ma­ne­ra ra­cio­nal y di­ri­gir­se a la ma­yor clien­te­la po­si­ble, de mo­do que el em­pleo au­men­ta­ría en to­dos los paí­ses y los pre­cios cae­rían. No es utó­pi­co, es po­si­ble. En Eu­ro­pa, se cal­cu­la que la Unión, des­de su crea­ción, ha du­pli­ca­do el cre­ci­mien­to que hu­bié­ra­mos co­no­ci­do sin ella.

Con la ta­sa ce­ro, es ver­dad, se en­con­tra­rían ca­da vez me­nos pro­duc­tos na­cio­na­les. En lu­gar de Fa­bri­ca­do en España o Fa­bri­ca­do en Fran­cia, ten­dría­mos Fa­bri­ca­do en el Mun­do. ¿Su­fri­ría nues­tro pa­trio­tis­mo? Su­pon­dría, an­te to­do, el fi­nal de las men­ti­ras ac­tua­les, por­que prác­ti­ca­men­te no hay pro­duc­tos o ac­ti­vi­da­des fa­bri­ca­dos en un único lu­gar. Los pue­rros de mi huer­to es­tán abo­na­dos con un fer­ti­li­zan­te es­ta­dou­ni­den­se y es pro­ba­ble que nues­tro pe­lu­que­ro use ti­je­ras ja­po­ne­sas. A los de­fen­so­res del pa­trio­tis­mo no se les pe­di­ría que re­nun­cia­ran a él, pe­ro de­be­rían cen­trar­lo en al­go que no sea el con­su­mo. Con to­do, si Trump quie­re pa­sar a la his­to­ria de una ma­ne­ra po­si­ti­va y no gro­tes­ca, tie­ne una pe­que­ña po­si­bi­li­dad: apli­car la ta­sa ce­ro tal y co­mo fi­gu­ra­ba en el pro­gra­ma de un tal Do­nald Trump.

JA­VIER CARBAJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.