Con­fi­den­tes, tra­ba­ja­do­res so­cia­les y edu­ca­do­res, la cla­ve

ABC (Norte) - - ESPAÑA - P. MUÑOZ MA­DRID

«En ge­ne­ral los tres gru­pos son bas­tan­te es­tan­cos, aun­que es ver­dad que los del ter­ce­ro, en fun­ción de có­mo ha­ya si­do su pro­ce­so de ra­di­ca­li­za­ción, pue­den dar el sal­to a agen­te ra­di­ca­li­za­dor. Eso sí, la con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra ello es que ten­ga una per­so­na­li­dad ca­paz de arras­trar a ter­ce­ros a sus plan­tea­mien­tos». Los fun­cio­na­rios de pri­sio­nes son, sin du­da, un ele­men­to cla­ve en la de­tec­ción de pro­ce­sos de ra­di­ca­li­za­ción den­tro de las cár­ce­les. Y en­tre ellos, es­pe­cial­men­te, los tra­ba­ja­do­res so­cia­les y los edu­ca­do­res, que son los pro­fe­sio­na­les que man­tie­nen un con­tac­to más es­tre­cho con ellos.

«Les ha­ce­mos un se­gui­mien­to muy es­tre­cho, es­pe­cial­men­te si mues­tran al­gún ti­po de sim­pa­tía ca­da vez que se pro­du­ce un aten­ta­do de Daesh», ex­pli­can las fuen­tes con­sul­ta­das por ABC. Pe­ro ade­más, re­sul­ta de­ci­si­va la ca­pa­ci­dad de los fun­cio­na­rios de con­se­guir «con­fi­den­tes», que no tie­nen que ser ne­ce­sa­ria­men­te del en­torno del re­clu­so afec­ta­do pe­ro que sí co­no­cen sus mo­vi­mien­tos den­tro de los mó­du­los.

«La ver­dad es que mu­chas ve­ces son po­co dis­cre­tos; cam­bian de ru­ti­nas, co­mien­zan a ser asi­duos de los re­zos cuan­do an­tes es­ta­ban ale­ja­dos de esa reali­dad e in­clu­so lu­cen una in­du­men­ta­ria dis­tin­ta, co­mo chi­la­bas», ex­pli­can las fuen­tes.

Hay otros sig­nos ex­ter­nos: si an­tes te­nían en su cel­da fo­to­gra­fías de chi­cas des­nu­das y en un mo­men­to de­ter­mi­na­do las qui­tan; si se ra­su­ran el pe­cho o tie­nen en­fren­ta­mien­tos con fun­cio­na­rios, rá­pi­da­men­te sal­tan las alar­mas. «Por su­pues­to, los más so­fis­ti­ca­dos no son tan evi­den­tes, y por su­pues­to son los más di­fí­ci­les de de­tec­tar. Pe­ro la ex­pe­rien­cia tam­bién ayu­da».

En es­to se cum­ple una ley a ra­ja­ta­bla: «Quien se ra­di­ca­li­za en pri­sión no tie­ne por qué pa­sar a la vio­len­cia cuan­do sa­le a la ca­lle; lo que es se­gu­ro es que pa­ra que ha­ga una bar­ba­ri­dad es im­pres­cin­di­ble que ha­ya pa­sa­do por un pro­ce­so de es­te ti­po», in­sis­ten los me­dios con­sul­ta­dos.

To­do el per­so­nal que tie­ne tra­to con los in­ter­nos tie­ne co­no­ci­mien­tos de es­te te­ma, es­tá sen­si­bi­li­za­do y re­ci­be in­for­ma­ción. Pe­ro aún hay pa­sos que dar: «Una co­sa es eso y otra co­sa es que to­dos esos tra­ba­ja­do­res ten­gan la for­ma­ción ne­ce­sa­ria, lo que es una asig­na­tu­ra pen­dien­te en la que hay que avan­zar».

Y ello por­que an­tes los pro­ce­sos de ra­di­ca­li­za­ción eran bas­tan­te evi­den­tes, en reunio­nes de bas­tan­tes per­so­nas que no pa­sa­ban inad­ver­ti­das. Aho­ra se ha­ce en círcu­los mu­cho más pe­que­ños, y por eso es más di­fí­cil su de­tec­ción.

La ba­se de la pre­ven­ción, en cual­quier ca­so, es­tá en el fun­cio­na­rio del mó­du­lo, en que con­si­ga que los pre­sos ten­gan con­fian­za en él y le cuen­ten lo que su­ce­de, por­que si no es así el in­terno que se sien­ta vul­ne­ra­ble se jun­ta­rá con el que le dé pro­tec­ción.

VÍC­TOR LERENA

Acu­sa­dos en el jui­cio de la ope­ra­ción No­va en la Au­dien­cia Na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.