·Ex­per­tos la­bo­ra­lis­tas ar­gu­men­tan que ni la so­cie­dad ni las em­pre­sas es­tán pre­pa­ra­das pa­ra un cam­bio así; an­tes es ne­ce­sa­rio dar pa­sos in­ter­me­dios

ABC (Norte) - - SOCIEDAD - MA­RÍA ALCARAZ MA­YOR MA­DRID

Du­ran­te los pa­sa­dos me­ses de mar­zo y abril, Per­pe­tual Guar­dian, una em­pre­sa de se­gu­ros neo­ze­lan­de­sa, de­ci­dió re­du­cir de cin­co a cua­tro sus días de tra­ba­jo a la se­ma­na. Tras el pe­rio­do de prue­ba de dos me­ses, los 240 em­plea­dos de la com­pa­ñía ase­gu­ra­ron que su ni­vel de es­trés se ha­bía re­du­ci­do ca­si un 10% y su tiem­po li­bre fue­ra del tra­ba­jo ha­bía me­jo­ra­do en to­dos los as­pec­tos: es­ta­ban más sa­nos, dis­fru­ta­ban más de las ac­ti­vi­da­des de ocio y su ni­vel de vi­da, en ge­ne­ral, se ha­bía in­cre­men­ta­do.

El di­rec­tor de la em­pre­sa, An­drew Bar­nes, con­si­de­ra que la ma­yo­ría de los sec­to­res em­pre­sa­ria­les po­drían ins­tau­rar un sis­te­ma así. «Siem­pre vas a te­ner fe­chas de en­tre­ga, pe­ro se pue­de in­ten­tar cam­biar las prác­ti­cas de tra­ba­jo pa­ra con­se­guir un sis­te­ma más fle­xi­ble», di­ce por email a ABC.

Hay dos pun­tos cla­ves a des­ta­car en el pro­yec­to. El pri­me­ro, que du­ran­te el pe­rio­do de prue­ba el suel­do de los em­plea­dos no se re­du­jo. El se­gun­do, que el ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad se man­tu­vo igual du­ran­te las se­ma­na la­bo­ral de cua­tro días res­pec­to a la de cin­co. Bar­nes ase­gu­ra que el único im­pe­di­men­to que en­con­tró pa­ra po­ner en mar­cha es­ta iné­di­ta me­di­da fue a ni­vel bu­ro­crá­ti­co: «La re­gu­la­ción de Nue­va Ze­lan­da no per­mi­te pa­gar a la gen­te 40 ho­ras de tra­ba­jo cuan­do so­lo cum­plen 32». El di­rec­tor cree con­ve­nien­te que su le­gis­la­ción de­be ac­tua­li­zar­se.

Los tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa es­tán en­can­ta­dos con la re­duc­ción de ho­ra­rio. «No me pue­do ima­gi­nar al­go me­jor, un día más pa­ra cen­trar­se en uno mis­mo es al­go que ne­ce­si­ta to­do el mun­do», co­men­ta una em­plea­da. «Du­ran­te esos cua­tros días es­tás más ocu­pa­do y con­cen­tra­do en el tra­ba­jo, pe­ro al te­ner más des­can­so vuel­vo el lu­nes co­mo una per­so­na nue­va», ase­gu­ra otra de las tra­ba­ja­do­ras de la em­pre­sa de se­gu­ros. Es­te pa­ra­dig­ma re­sul­ta ca­si utó­pi­co. ¿Real­men­te es po­si­ble re­du­cir la se­ma­na la­bo­ral a cua­tro días? ¿Es la me­jor op­ción pa­ra los tra­ba­ja­do­res? ¿Y pa­ra las em­pre­sas?

Jo­sé Luis Ca­se­ro, di­rec­tor de la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra la Ra­cio­na­li­za­ción de los Ho­ra­rios en España (Ar­hoe), con­si­de­ra que las em­pre­sas es­pa­ño­las no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra im­plan­tar una me­di­da co­mo es­ta. «An­tes de dar ese pa­so en nues­tro país creo que te­ne­mos que dar pa­sos an­te­rio­res, se­ría co­mo em­pe­zar la ca­sa por el te­ja­do», ex­pli­ca Ca­se­ro. Ja­vier Blas­co, di­rec­tor ju­rí­di­co de Adec­co, re­fuer­za es­ta opi­nión: «La ten­den­cia es­pa­ño­la no es tan­to a la re­duc­ción del tiem­po de tra­ba­jo, sino a la fle­xi­bi­li­dad».

Las po­lí­ti­cas de con­ci­lia­ción son ese pa­so in­ter­me­dio del que ha­blan los pro­fe­sio­na­les. «La di­ná­mi­ca que no­so­tros es­ta­mos bus­can­do es la de te­ner una vi­da equi­li­bra­da, te­ner tiem­po ca­da día no en un mo­men­to es­pe­cí­fi­co de la se­ma­na o del mes», co­men­ta la doc­to­ra Nu­ria Chin­chi­lla, pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de Di­rec­ción de Per­so­nas de la IESE y fun­da­do­ra del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Tra­ba­jo y Fa­mi­lia. Se­gún la ex­per­ta, si las em­pre­sas es­pa­ño­las adop­ta­ran una se­ma­na la­bo­ral de cua­tro días «se crea­ría un des­equi­li­brio, al tra­ba­jar más du­ran­te esos días y lue­go des­can­sar tres».

Es­ta re­duc­ción de ho­ras dia­rias que destacan los ex­per­tos se ha­ce pa­ten­te to­dos los ve­ra­nos en nues­tro país. «De ju­nio a sep­tiem­bre se es­ta­ble­cen jor­na­das de tra­ba­jo in­ten­si­vas que fun­cio­nan así que ¿por qué no se ha­cen du­ran­te to­do el año?», se pre­gun­ta Jo­sé Luis Ca­se­ro.

Jor­na­das in­ten­si­vas

El di­rec­tor de Ar­hoe afirma que, de rea­li­zar­se es­te cam­bio, no de­be­ría afec­tar al suel­do de los em­plea­dos ya que no es­ta­mos ha­blan­do de una re­duc­ción de jor­na­da, sino de una «con­cen­tra­ción del tiem­po de tra­ba­jo». Chin­chi­lla coincide con Ca­se­ro: «Es lo que se ha­ce en ve­rano y las co­sas sa­len bas­tan­te bien».

Rein­ci­dien­do en la po­si­bi­li­dad de una se­ma­na la­bo­ral de cua­tro días, Ja­vier Blas­co opi­na que «la so­cie­dad es­pa­ño­la no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ello», y ar­gu­men­ta que mu­chos sec­to­res de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.