El maratón pre­mia al gru­po es­pa­ñol

· Pla­ta mas­cu­li­na y bron­ce fe­me­nino en una ca­rre­ra que no re­tri­bu­ye a Ja­vi Gue­rra, cuar­to, y des­pi­de a Je­sús España, sex­to

ABC (Norte) - - ABC DEPORTE - JO­SÉ CAR­LOS CARABIAS EN­VIA­DO ES­PE­CIAL A BER­LÍN

No ha­bía sín­to­mas de arre­ba­to pró­xi­mos al pa­ro­xis­mo, tam­po­co exal­ta­ción de ban­de­ras on­dean­do bra­zos en al­to. Ni si­quie­ra la re­fle­xión pri­me­ra al aten­der a los me­dios de la ma­ra­to­nia­nos ha­cía re­fe­ren­cia al me­da­lle­ro, sino al ren­di­mien­to par­ti­cu­lar, al fin y al ca­bo de­por­te in­di­vi­dual cien por cien. Re­sul­ta que España arri­mó dos me­da­llas al ca­si­lle­ro (10) en la tem­pla­da ma­ti­nal de Ber­lín. Cuen­tan co­mo ofi­cia­les la pla­ta y el bron­ce de los equi­pos mas­cu­lino y fe­me­nino que su­da­ron du­ran­te ho­ras por las ca­lles de la ca­pi­tal ger­ma­na. No­ve­dad en el espíritu de los cam­peo­na­tos. La par­ti­ci­pa­ción de Ja­vi Gue­rra, cuar­to, Je­sús España, sex­to en su des­pe­di­da, y Raúl San­tia­go, 16º, los tres pri­me­ros cla­si­fi­ca­dos, de­pa­ró un sub­cam­peo­na­to que cuen­ta a efec­to del me­da­lle­ro. Trihas Ge­bre, do­nos­tia­rra de ori­gen etío­pe, no­ve­na, Azu­ce­na Díaz, 13ª, y Elena Lo­yo, 23ª, su­bie­ron al po­dio a re­co­ger bron­ce.

Mi­les de es­pon­jas rec­tan­gu­la­res ama­ri­llas y blan­cas en los pun­tos de au­xi­lio su­po­nen un bál­sa­mo pa­ra los ma­ra­to­nia­nos. Los atle­tas se ti­ran con cier­to or­den a por una bo­te­lla de agua y a por la es­pon­ja mo­ja­da. Tie­nen tra­ba­jo du­ran­te unos me­tros. Abren el re­ci­pien­te her­mé­ti­co, se des­mon­te­ran y se mo­jan la go­rra, se ro­cían de hu­me­dad, lo lan­zan to­do al sue­lo…

En el avi­tua­lla­mien­to del equi­po es­pa­ñol es­tá Ruth Bei­tia, to­da una cam­peo­na olím­pi­ca, je­fa de ex­pe­di­ción de la se­lec­ción, que pre­di­ca con el ejem­plo del li­de­raz­go. No or­de­na que asis­tan a los atle­tas, ella es la pri­me­ra que pro­por­cio­na agua a los com­pe­ti­do­res.

A pie de as­fal­to, los ma­ra­to­nia­nos van muy rá­pi­dos. Son pe­que­ñas lo­co­mo­to­ras es­mi­rria­das, cuer­pos es­chu­chi­mi­za­dos a los que dan ga­nas de lan­zar Ga­li­many, Ge­bre, Díaz y Lo­yo, las es­pa­ño­las del maratón un bo­ca­di­llo de ja­món más que una ra­ción de agua. La ve­lo­ci­dad es bru­tal, inima­gi­na­ble en el gru­po de ca­be­za de los chi­cos, que pa­sa por el ki­ló­me­tro 17 con vein­te uni­da­des y dos es­pa­ño­les en li­za, el se­go­viano Ja­vier Gue­rra y el ma­dri­le­ño Je­sús España.

Las chi­cas han de­fi­ni­do rá­pi­da­men­te la si­tua­ción, a la mis­ma ve­lo­ci­dad de vér­ti­go. Es una sin­fo­nía de Bie­lo­rru­sia, con tres in­te­gran­tes en el pe­lo­tón de man­do y un par de in­vi­ta­das (la fran­ce­sa Cal­vin y la che­ca Vrak­co­va) lis­tas pa­ra ser ajus­ti­cia­das en ese trío de atle­tas lle­ga­das del frío.

So­la, tal vez co­mo co­rría por la pla­ni­cie de Etio­pía, vie­ne la es­pa­ño­la na­cio­na­li­za­da Th­rias Ge­bre, re­si­den­te en Gui­púz­coa que en­con­tró una nue­va vi­da y me­jo­res pers­pec­ti­vas cer­ca de la pla­ya de la Con­cha que en su país de ori­gen. Chi­ca tí­mi­da, que con­tro­la con di­fi­cul­tad los ma­ti­ces del cas­te­llano, Ge­bre ha­ce el maratón sin com­pa­ñía, sin re­fe­ren­cias pre­ci­sas, sal­vo su pro­pio rit­mo ya que es su pri­mer maratón en 28 años. Aca­ba­rá no­ve­na, al­go

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.