IN­GE­NUOS Y SECUESTRADOS

Pre­ten­den se­cues­trar mu­cho más que un be­sa­ma­nos

ABC (Norte) - - OPINIÓN - HER­MANN TERTSCH

TO­DA­VÍA hay quien cree que Pe­dro Sán­chez y su mu­jer fue­ron víc­ti­mas de un ma­len­ten­di­do de pro­to­co­lo cuan­do pre­ten­die­ron to­mar al asal­to el ac­to de ex­tre­mo pro­to­co­lo del je­fe del Es­ta­do, de la Co­ro­na, en su prin­ci­pal con­tac­to anual con la so­cie­dad es­pa­ño­la en la Fies­ta Na­cio­nal. Tam­bién los hay que creen que el con­ce­jal ca­ra­que­ño Fer­nan­do Al­bán se ti­ró por una ven­ta­na del edi­fi­cio del Se­bin, la po­li­cía po­lí­ti­ca de Ni­co­lás Ma­du­ro y de su ase­sor Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, ase­sor al mis­mo tiem­po del mis­mo Sán­chez, que por po­co se nos sien­ta en el trono en el Pa­la­cio Real. Ese Za­pa­te­ro que, una vez más, ne­go­cia a es­pal­das de los es­pa­ño­les con los peo­res enemi­gos de Es­pa­ña. Sán­chez, aquél que ase­gu­ra­ba que no ha­bía ad­qui­ri­do nin­gún com­pro­mi­so con las fuer­zas que le lle­va­ron al po­der en la mo­ción de cen­su­ra, ela­bo­ra con to­das ellas un pro­gra­ma que es un pro­gra­ma de Fren­te Po­pu­lar de vo­ca­ción to­ta­li­ta­ria pa­ra un cam­bio de ré­gi­men.

Aun­que pa­rez­ca inau­di­to y lo ocul­te la ma­yo­ría de los me­dios, con­tro­la­dos pre­ci­sa­men­te por quie­nes ali­men­tan di­cho pro­yec­to, fuer­zas alia­das de los ase­si­nos que go­bier­nan en Ca­ra­cas es­tán con­ju­ra­das con el Go­bierno de Es­pa­ña pa­ra un pro­yec­to que los es­pa­ño­les no han vo­ta­do y des­co­no­cen. Pe­ro que to­do in­di­ca nos lle­va di­rec­ta­men­te a las po­lí­ti­cas que apli­ca al otro la­do del Atlán­ti­co, un ré­gi­men so­cia­lis­ta que es, sin am­ba­ges, cri­mi­nal. Di­ri­gi­do por un dic­ta­dor sin es­crú­pu­los y des­pre­cia­ble, Ni­co­lás Ma­du­ro, cu­ya mano de­re­cha es la mis­ma mano de­re­cha de Sán­chez en sus ope­ra­cio­nes di­se­ña­das pa­ra man­te­ner­se en el po­der a to­da cos­ta. La cons­ta­ta­ción de es­te he­cho de­be­ría alar­mar a to­dos.

El co­man­dan­te Hu­go Chá­vez po­dría es­tar en ca­mino de ga­nar su ma­yor vic­to­ria ex­te­rior des­pués de muer­to. Él se lle­vó a Ve­ne­zue­la a los co­mu­nis­tas es­pa­ño­les a pa­gar­les allí por adoc­tri­nar a los su­yos y re­ci­bir tam­bién, con ayu­da de los ser­vi­cios se­cre­tos cu­ba­nos, del adies­tra­mien­to, el co­no­ci­mien­to y los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra in­ten­tar la gran aven­tu­ra de la ca­be­za de puen­te en Eu­ro­pa pa­ra el cha­vis­mo. En aque­llos tiem­pos Chá­vez se con­si­de­ra­ba ca­paz de to­do. Allí ha­bía di­ne­ro pa­ra to­do. Des­pués pa­re­ció to­do ve­nir­se aba­jo y la in­com­pe­ten­cia de Ma­du­ro y el hun­di­mien­to de aquel ré­gi­men cri­mi­nal en la mi­se­ria y el ham­bre de la po­bla­ción pa­re­ció qui­tar fuer­za a to­das aque­llas grandes aven­tu­ras de con­quis­ta pa­ra el so­cia­lis­mo. Pues aquí es­tán.

Crea ca­da uno lo que quie­ran. Hay quie­nes creen que El­vis Pres­ley es­tá vi­vo. Pe­ro cuan­do nos ju­ga­mos la uni­dad, la li­ber­tad y que vue­len o no muer­tos los con­ce­ja­les de la opo­si­ción hay que te­ner cui­da­do con las in­ge­nui­da­des. Si que­re­mos im­pe­dir en Es­pa­ña un go­bierno que res­pon­da a pre­gun­tas so­bre muer­tes de opo­si­to­res de­te­ni­dos con el mis­mo des­dén que a las cues­tio­nes so­bre el frau­de de la te­sis, las men­ti­ras de una mi­nis­tra o los en­ga­ños tri­bu­ta­rios de otro, con­vie­ne te­ner pre­sen­cia de áni­mo pa­ra sa­ber cuán­do te quie­ren se­cues­trar el be­sa­ma­nos. Por­que, na­die lo du­de, lle­ga­rá el día en que nos quie­ren se­cues­trar al Rey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.