Pri­mer per­mi­so

ABC (Norte) - - ESPAÑA -

aña­di­do, el pro­pio te­lé­fono cor­ta la co­mu­ni­ca­ción a los cin­co mi­nu­tos exac­tos, que es el tiem­po de con­ver­sa­ción que se per­mi­te ca­da vez. Se tra­ta de un avan­ce im­por­tan­te, por­que de es­ta for­ma se evi­ta que un fun­cio­na­rio ten­ga que com­pro­bar de for­ma per­so­nal que se cum­ple el re­gla­men­to en es­ta ma­te­ria tan sen­si­ble.

Sin un in­terno de apo­yo

En el ca­so de Ur­dan­ga­rin no hu­bo tiem­po ma­te­rial pa­ra ins­ta­lar en el an­ti­cua­do mó­du­lo uno de esos te­lé­fo­nos an­tes de su in­gre­so. El pre­so, sin em­bar­go, te­nía de­re­cho a la co­mu­ni­ca­ción, por lo que se tuvo que ar­bi­trar una so­lu­ción de emer­gen­cia: que hi­cie­se la lla­ma­da des­de el des­pa­cho del di­rec­tor.

Ob­via­men­te, en el mo­men­to en que se sub­sa­nó la con­tin­gen­cia el re­clu­so no vol­vió a uti­li­zar el des­pa­cho. La pri­me­ra vez que pi­dió ha­cer­lo con el te­lé­fono ya ins­ta­la­do, se le ex­pli­có que nun­ca más po­dría uti­li­zar el otro, lo que no de­jó de sor­pren­der­le. Una vez más, la or­den de que se evi­ta­ra cual­quier tra­to de fa­vor o dis­cri­mi­na­to­rio se cum­plió a ra­ja­ta­bla.

Co­mo la ma­yo­ría de pre­sos pri­ma­rios, Ur­dan­ga­rin acu­só su en­tra­da en pri­sión. Du­ran­te sus pri­me­ras se­ma­nas su es­ta­do de áni­mo era ba­jo, a lo que con­tri­bu­yó el he­cho de es­tar so­lo en el mó­du­lo y no con­tar con un in­terno de apo­yo que le guia­ra en esa pri­me­ra eta­pa tan com­pli­ca­da. La si­tua­ción nun­ca fue gra­ve, pe­ro sí se es­tu­vo muy pen­dien­te de la evo­lu­ción.

Tam­bién co­mo cual­quier pre­so, Ur- Ten­drá su pri­mer per­mi­so a fi­na­les de 2019 y no ac­ce­de­rá al ter­cer gra­do has­ta des­pués de va­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.