Nue­vos brotes

ABC (Norte) - - SOCIEDAD -

pa­ra que em­pie­ce a pro­pa­gar el vi­rus con su pi­ca­du­ra a otras per­so­nas.

Aun­que las con­di­cio­nes son otras, la si­tua­ción nos de­vuel­ve a la Es­pa­ña a prin­ci­pios del si­glo XX cuan­do la ma­la­ria y el den­gue no eran ex­tra­ños en la Pe­nín­su­la. En­ton­ces eran otros in­sec­tos los vec­to­res. No exis­tía la glo­ba­li­za­ción, pe­ro sí unas ma­las con­di­cio­nes so­cia­les. Las úl­ti­mas re­fe­ren­cias de den­gue en Es­pa­ña da­tan de 1939 en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na, ha­ce ca­si 80 años.

Des­de en­ton­ces el vi­rus no ha­bía vuel­to a cir­cu­lar por nues­tro país por lo que «la ma­yo­ría de la po­bla­ción es sus­cep­ti­ble de pa­de­cer la en­fer­me­dad», ad­ver­tía un es­tu­dio fir­ma­do por ex­per­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad pu­bli­ca­do en la Re­vis­ta Es­pa­ño­la de Sa­lud Pú­bli­ca ha­ce cua­tro años. Asi­mis­mo se­ña­la­ba que el im­pac­to en el sec­tor tu­rís­ti­co «de­bía ser con­si­de­ra­do».

El pro­ble­ma no es so­lo el den­gue que, sal­vo en ra­ras oca­sio­nes, pue­de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma gra­ve. Tam­bién «Los ca­sos de Mur­cia y Cá­diz son una lla­ma­da de aten­ción. Pue­den con­ver­tir­se en 200» preo­cu­pan las otras en­fer­me­da­des exó­ti­cas que trans­mi­te el mos­qui­to ti­gre, des­de la chi­kun­gun­ya al zi­ka. Las tres pro­du­cen sín­to­mas di­fu­sos (fie­bre, do­lor de ca­be­za, pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res...) co­mo si fue­ran una gri­pe ba­nal, y se con­traen con una sim­ple pi­ca­du­ra. Ra­ra vez se com­pli­can, sin em­bar­go in­fec­tar­se de zi­ka du­ran­te la ges­ta­ción tam­bién pue­de pro­vo­car gra­ves mal­for­ma­cio­nes en el fe­to.

Ries­go ba­jo

Es­pa­ña no es el úni­co país eu­ro­peo preo­cu­pa­do por la lle­ga­da de in­fec­cio­nes exó­ti­cas. El mos­qui­to ti­gre ha co­lo­ni­za­do tam­bién la cos­ta del sur de Eu­ro­pa, en Fran­cia, Ita­lia, Gre­cia, Croa­cia... «Es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, pe­ro no sea­mos apo­ca­líp­ti­cos. No exis­ten fron­te­ras pa­ra las en­fer­me­da­des y te­ne­mos el vec­tor trans­mi­sor. La bue­na no­ti­cia es que el ti­gre es un mos­qui­to me­nos agre­si­vo que el «Ae­des agy­pti», el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de las in­fec­cio­nes por den­gue en las zo­nas ur­ba­nas y és­te no es­tá en nues­tro país. El ries­go es ba­jo», tran­qui­li­za Bea­triz Fer­nán­dez, epi­de­mió­lo­ga del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Car­los III.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.