Los «so­ra­yis­tas» no tie­nen pe­so y Cos­pe­dal pier­de la «in­fluen­cia im­por­tan­te» que te­nía so­bre es­te PP

ABC (Norte) - - ESPAÑA -

en el PP». La sa­li­da de Cos­pe­dal fue «res­pe­tuo­sa» en am­bos sen­ti­dos, se­gún se­ña­lan. «Pa­blo no quie­re ser Ati­la, y ade­más los afi­lia­dos apre­cian a Cos­pe­dal y su la­bor co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral, pe­ro la si­tua­ción era ya in­sos­te­ni­ble».

Con la re­nun­cia de Cos­pe­dal, pri­me­ro a su pues­to en el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal del PP y lue­go a su ac­ta de dipu­tada, el par­ti­do en­vía es­te men­sa­je a la so­cie­dad, se­gún fuentes pró­xi­mas a Ca­sa­do: «No te­ne­mos na­da que arras­trar del pa­sa­do. Es­ta­mos en una nue­va eta­pa». Las in­fluen­cias del «vie­jo PP» se han ex­tin­gui­do.

Ca­sa­do no es ami­go de gran­des cam­bios in­ter­nos o de re­vo­lu­cio­nes trau­má­ti­cas. El par­ti­do que ha for­ma­do, y que los po­pu­la­res no tie­nen re­pa­ro en lla­mar­lo «nue­vo PP», es­tá aho­ra «uni­do co­mo una pi­ña», y muy cen­tra­do en los re­tos in­me­dia­tos, co­mo son las elec­cio­nes en An­da­lu­cía, o ayer mis­mo el con­gre­so del PP ca­ta­lán.

En los pla­nes de Ca­sa­do no es­tá aco­me­ter nin­gún cam­bio en el par­ti­do o el Gru­po par­la­men­ta­rio Po­pu­lar tras la mar­cha de Cos­pe­dal. Fuentes pró­xi­mas a Ca­sa­do ase­gu­ran que el lí­der del PP cuen­ta con ca­da uno de los nom­bres que eran afi­nes a Cos­pe­dal, co­mo lo hi­zo con to­dos los que apo­ya­ron a San­ta­ma­ría. «Quie­re un so­lo par­ti­do uni­do, con in­de­pen­den­cia del ori­gen de ca­da uno», re­mar­can.

Los nom­bres de Cos­pe­dal

En ese sen­ti­do, fuentes de Gé­no­va ase­gu­ran que Cos­pe­dal so­lo pi­dió a Ca­sa­do que con­ta­ra con Vicente Ti­ra­do, su mano de­re­cha en Cas­ti­lla-La Man­cha, en la di­rec­ción na­cio­nal del par­ti­do. Ti­ra­do es aho­ra mis­mo nú­me­ro cua­tro del PP, co­mo vi­ce­se­cre­ta­rio de Po­lí­ti­ca Au­to­nó­mi­ca y Lo­cal. El nom­bra­mien­to de Do­lors Montserrat co­mo por­ta­voz del PP en el Con­gre­so «fue ex­clu­si­va­men­te de Ca­sa­do», así co­mo su de­ci­sión de si­tuar a Isa­bel García Te­je­ri­na co­mo vi­ce­se­cre­ta­ria, o de po­ner a Ra­fael Ca­ta­lá co­mo se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia. To­dos ellos eran pró­xi­mos a Cos­pe­dal, así co­mo Juan Ig­na­cio Zoi­do, tam­bién en la es­truc­tu­ra de par­ti­do y nú­me­ro uno del PP por Se­vi­lla en las elec­cio­nes an­da­lu­zas del 2 de di­ciem­bre. «Han si­do nom­bra­mien­tos de Ca­sa­do y no los va a to­car», in­sis­ten en el en­torno del pre­si­den­te del PP, que rechazan la idea de que ha­ya «sec­to­res» en el par­ti­do. «Aho­ra to­dos so­mos de un mis­mo sec­tor, el de Pa­blo», sub­ra­yan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.