A la úl­ti­ma, la ven­ci­da de Re­vi­lla

ABC (Norte) - - ESPAÑA - ROCÍO FER­NÁN­DEZ OR­TIZ SAN­TAN­DER

Di­ce el re­frán que a la ter­ce­ra va la ven­ci­da, pe­ro en el re­fra­ne­ro par­ti­cu­lar de Miguel Án­gel Re­vi­lla, de ser, la ven­ci­da se­rá a la úl­ti­ma. Por­que el ve­te­rano po­lí­ti­co (en ene­ro cum­pli­rá 76 años) se pre­sen­ta por dé­ci­ma y de­fi­ni­ti­va vez a di­ri­gir el PRC en el Con­gre­so que el par­ti­do ce­le­bra es­te domingo, 11 de no­viem­bre, cuan­do no se pre­vé que ten­ga nin­gún ri­val (los as­pi­ran­tes pue­den re­gis­trar los ava­les has­ta una ho­ra an­tes de ini­ciar­se el cón­cla­ve) y, por tan­to, se pro­cla­ma­rá au­to­má­ti­ca­men­te can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad. Así, con­cu­rri­rá a las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de ma­yo de 2019 con un mar­ca­do ob­je­ti­vo: ga­nar. Por pri­me­ra vez. Por­que los re­gio­na­lis­tas nun­ca han ven­ci­do unos co­mi­cios, aun­que nun­ca lo han te­ni­do tam­po­co tan cer­ca, des­pués de que­dar­se en 2015 a tan so­lo un dipu­tado de di­fe­ren­cia del he­ge­mó­ni­co PP.

Pre­ci­sa­men­te, son sus prin­ci­pa­les ad­ver­sa­rios quie­nes se em­pe­ñan en re­cor­dar­le que ha si­do y es je­fe del Eje­cu­ti­vo –de 2003 a 2011 y des­de 2015 has­ta aho­ra, siem­pre con el apo­yo del PSOE– sin ha­ber­se im­pues­to ja­más en las ur­nas. Una es­pi­ni­ta cla­va­da que el lo­cuaz y me­diá­ti­co po­lí­ti­co quie­re sa­car­se la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra.

Ha­ce ca­si cua­ren­ta (pri­ma­ve­ras), en no­viem­bre de 1978 co­men­zó la an­da­du­ra del PRC. Na­ció a par­tir de ADIC, la Aso­cia­ción pa­ra la De­fen­sa de los In­tere­ses de Can­ta­bria, fun­da­da dos años an­tes por él. Em­pe­zó co­mo un par­ti­do co­le­gia­do, sin pre­si­den­te ni se­cre­ta­rio ge­ne­ral, car­go es­te úl­ti­mo que es­tre­nó Eduardo Obre­gón, ele­gi­do al fren­te de la for­ma­ción can­ta­bris­ta en el II con­gre­so, ce­le­bra­do en 1982. Seis años des­pués, en 1988, co­gió las rien­das Re­vi­lla, que lle­va sin sol­tar­las des­de en­ton­ces, pues ha lo­gra­do man­te­ner­se co­mo je­fe de fi­las en to­dos los cón­cla­ves.

Eco­no­mis­ta de for­ma­ción, de­jó su tra­ba­jo en un ban­co y las cla­ses en la uni­ver­si­dad pa­ra de­di­car­se a la po­lí­ti­ca al fren­te de es­te par­ti­do, que des­de su ori­gen no ha de­ja­do de cre­cer, es­pe­cial­men­te a par­tir de su en­tra­da en el Eje­cu­ti­vo –en 1995 y has­ta 2003 con el PP de José Joaquín Mar­tí­nez Sie­so, y con el lí­der re­gio­na­lis­ta co­mo vi­ce­pre­si­den­te y con­se­je­ro de Obras Pú­bli­cas, Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo–. Así, en 1979 el PRC te­nía cin­co al­cal­días de los 102 mu­ni­ci­pios cán­ta­bros, fren­te a los 41 bas­to­nes de man­do que os­ten­ta en la ac­tua­li­dad, cuan­do cuen­ta tam­bién con do­ce es­ca­ños en el Par­la­men­to re­gio­nal, don­de en­tró con tan so­lo un re­pre­sen­tan­te.

Aho­ra, a pe­sar de los acha­ques de la edad, Re­vi­lla se sien­te con ilu­sión y con fuer­za pa­ra re­no­var no so­lo su li­de­raz­go, sino me­jo­rar el re­sul­ta­do elec­to­ral co­se­cha­do ha­ce tres años y con­ver­tir al PRC en la pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca de la Co­mu­ni­dad. Cuen­ta con el aval de la uni­dad de los su­yos, un va­lor in­dis­cu­ti­ble y tam­bién en­vi­dia­do por el res­to de par­ti­dos cán­ta­bros (PP, PSOE, Po­de­mos y Cs), que se han vis­to su­mi­dos en pro­fun­das cri­sis in­ter­nas a lo lar­go de es­ta le­gis­la­tu­ra, con las que ca­mi­nan di­vi­di­dos ha­cia las vo­ta­cio­nes.

Ma­yo­ría só­li­da

Pe­ro la idea del di­ri­gen­te cán­ta­bro no se que­da en ven­cer –la ma­yo­ría ab­so­lu­ta a prio­ri se an­to­ja com­pli­ca­da, al ser un hi­to que so­lo han lo­gra­do en es­ta au­to­no­mía los po­pu­la­res de Ig­na­cio Diego en 2011–, sino que quie­re for­mar un Eje­cu­ti­vo só­li­do y es­ta­ble pa­ra go­ber­nar la re­gión cua­tro años más. Una ta­rea a la que Re­vi­lla no pien­sa re­nun­ciar sal­vo por una im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad, de­ri­va­da por ejem­plo de un pro­ble­ma de sa­lud, al con­si­de­rar que pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes pa­ra re­ca­bar vo­tos y mar­char­se a ren­glón se­gui­do se­ría un au­tén­ti­co frau­de.

En ese ca­so, y en pa­ra­le­lo a las la­bo­res en la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca, los re­gio­na­lis­tas de­be­rán pre­pa­rar­se pa­ra la su­ce­sión del que du­ran­te los úl­ti­mos 30 años y de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da ha si­do su lí­der, que cree que hay can­te­ra de so­bra pa­ra sus­ti­tuir­le en el car­go. Re­cien­te­men­te ci­fró en una de­ce­na las per­so­nas del PRC pre­pa­ra­das pa­ra co­ger el tes­ti­go, apun­tan­do a los par­la­men­ta­rios o al­cal­des, pe­ro rehu­san­do dar nom­bres, por­que él, «oji­to de­re­cho, nin­guno». «Yo no me ca­so con na­die», zan­jó.

J. COTERA

Miguel Án­gel Re­vi­lla en un con­gre­so an­te­rior del PRC Tie­ne 50 años es dipu­tado y por­ta­voz del Gru­po Re­gio­na­lis­ta en el Par­la­men­to, ade­más de vi­ce­se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del par­ti­do. Li­cen­cia­do en De­re­cho, es pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Can­ta­bria Miem­bro de la di­rec­ción, don­de desem­pe­ña las fun­cio­nes de se­cre­ta­ria de la Ad­mi­nis­tra­ción Lo­cal. Ade­más, es je­fa de Ga­bi­ne­te del con­se­je­ro de Pre­si­den­cia y Jus­ti­cia, Ra­fael de la Sie­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.