Ma­cro­jui­cio en­tre má­xi­mas me­di­das de se­gu­ri­dad

ABC (Norte) - - INTERNACIONAL - JAVIER ANSORENA NUE­VA YORK

No fue fá­cil cap­tu­rar al Cha­po y no lo es­tá sien­do su ci­ta con la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se. Los juz­ga­dos fe­de­ra­les de Brooklyn aco­gen un ma­cro­jui­cio que ha co­lap­sa­do el cen­tro del dis­tri­to neo­yor­quino y lo se­gui­rá ha­cien­do las pró­xi­ma se­ma­nas. Las exi­gen­cias de se­gu­ri­dad de un acu­sa­do que se es­ca­pó dos ve­ces de cár­ce­les me­xi­ca­nas –una de al­ta se­gu­ri­dad– y con­tro­ló un ejér­ci­to de nar­cos son al­tí­si­mas. Los juz­ga­dos es­tán to­ma­dos por agen­tes y ca­da día se cor­ta el puente de Brooklyn, una ar­te­ria prin­ci­pal con el sur de Manhattan (ade­más de gran atrac­ción tu­rís­ti­ca), pa­ra tras­la­dar al Cha­po de su ca­la­bo­zo en una pri­sión de al­ta se­gu­ri­dad, don­de pa­sa 23 ho­ras dia­rias en con­fi­na­mien­to, al ban­qui­llo an­te el juez, Brian Co­gan. En el jui­cio, que em­pie­za el mar­tes, no ha­brá pú­bli­co: so­lo la fis­ca­lía, la de­fen­sa, el acu­sa­do y cin­co pe­rio­dis­tas.

Ca­si más difícil ha si­do en­con­trar a los ju­ra­dos que de­ci­di­rán la suer­te del Cha­po. Co­gan ha en­tre­vis­ta­do a do­ce­nas de can­di­da­tos. Los ra­zo­nes pa­ra no ser ju­ra­do han ido de lo sus­tan­cial a lo có­mi­co: ha­bía quie­nes ase­gu­ra­ban te­ner mie­do a re­pre­sa­lias; otros fue­ron desecha­dos por ser de­ma­sia­do re­co­no­ci­bles –ha­bía has­ta un imi­ta­dor de Mi­chael Jack­son– o por ser de­ma­sia­do par­cia­les, co­mo el que di­jo que que­ría un au­tó­gra­fo del nar­co. Hu­bo un ju­ra­do que el miér­co­les rom­pió a llo­rar al en­te­rar­se de que ha­bía se­lec­cio­na­do. En otro de los epi­so­dios es­tra­fa­la­rios del jui­cio, el Cha­po pro­me­tió por sus abo­ga­dos que no ma­ta­ría a nin­gún ju­ra­do.

El juez no de­be de es­tar con­ven­ci­do de sus bue­nas in­ten­cio­nes, por­que no ha re­ba­ja­do un ápi­ce las con­di­cio­nes de má­xi­ma se­gu­ri­dad. Sus abo­ga­dos ha­bían so­li­ci­ta­do, por ejem­plo, que se le per­mi­tie­ra dar un abra­zo a su mu­jer en la vis­ta, a lo que Co­gan se ha negado. El Cha­po no tie­ne con­tac­to con Em­ma Co­ro­nel Ais­pu­ro des­de ha­ce ca­si dos años, cuan­do fue ex­tra­di­ta­do a EE.UU.

Se en­fren­ta a 17 car­gos, que po­drían su­po­ner ca­de­na per­pe­tua. Su ma­yor enemi­go po­dría no es­tar en la fis­ca­lía, sino en­tre los tes­ti­gos. Es­ta se­ma­na se ha sa­bi­do que uno de sus lu­gar­te­nien­tes, Vicente Zam­ba­da, de­te­ni­do en Chica­go, ha de­ci­di­do de­cla­rar­se cul­pa­ble y co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia a cam­bio de pro­tec­ción.

La Po­li­cía cus­to­dia los juz­ga­dos de Brooklyn a po­cos días de la vis­taABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.