Pe­rio­dis­ta y ana­lis­ta po­lí­ti­ca

· La pe­rio­dis­ta co­lom­bia­na ase­gu­ra que el pre­si­den­te de EE.UU. tie­ne una «gran ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar mie­do» cuan­do lo ne­ce­si­ta

ABC (Norte) - - INTERNACIONAL - ADRIÁN MATEOS BIL­BAO

La aso­cia­ción bil­baí­na Mu­jer Si­glo XXI rin­dió ho­me­na­je el pa­sa­do jue­ves al repu­tado pe­rio­dis­ta Ma­nuel Eri­ce, co­rres­pon­sal de ABC en Was­hing­ton, que fa­lle­ció a cau­sa de un cán­cer. Un ac­to que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción especial de la ana­lis­ta po­lí­ti­ca Mu­ni Jen­sen (Ca­li, Co­lom­bia), quien co­la­bo­ró con el navarro en la re­dac­ción del li­bro «Trump. El triun­fo del show­man». —Una jor­na­da muy emo­ti­va por la to­da­vía cer­ca­na fe­cha de la muer­te de Ma­nuel Eri­ce. —Sin du­da fue un día com­ple­ta­men­te agri­dul­ce, lleno de re­cuer­dos, por­que ade­más ha­cía exac­ta­men­te dos años que em­pe­za­mos a es­cri­bir nues­tro li­bro. Vi­vi­mos una gran his­to­ria jun­tos que em­pe­zó des­pués de la tras­no­cha­da vic­to­ria de Trump y que ter­mi­nó de for­ma ma­ra­to­nia­na la jor­na­da de su to­ma de po­se­sión. —¿Có­mo re­cuer­da esa eta­pa de co­la­bo­ra­ción con Eri­ce? —Nun­ca me da­ba tre­gua (ríe). Una vez tu­ve que via­jar por tra­ba­jo a Car­ta­ge­na (Co­lom­bia) con mi je­fe, una jor­na­da lar­guí­si­ma que du­ró has­ta la noche, y cuan­do lla­mé a Ma­nuel pa­ra de­cir­le que no po­día más me di­jo: «Ok, allá va el ca­pí­tu­lo sie­te, re­ví­sa­lo tran­qui­la que el ocho no lo tienes que re­vi­sar». Te­nía­mos unos ho­ra­rios de lo­cu­ra, ter­mi­ná­ba­mos a las tres o las cua­tro de la ma­ña­na. Ade­más lo te­nía­mos que es­cri­bir en mi ca­sa por­que yo ten­go dos hi­jos ado­les­cen­tes y ne­ce­si­ta­ba es­tar con ellos. Así que él lle­ga­ba to­das las ma­ña­nas a la mis­ma ho­ra en tra­je y con ma­le­tín, muy ele­gan­te. —«Trump, el triun­fo del show­man» se con­vir­tió en to­do un éxi­to de ven­tas. La som­bra del mag­na­te con­ti­núa sien­do alar­ga­da. —Es im­pre­sio­nan­te, por­que cuan­do lo es­cri­bi­mos nun­ca pen­sa­mos que se­ría un li­bro de fu­tu­ro. Era un li­bro pe­rio­dís­ti­co que se te­nía que es­cri­bir y con­su­mir rá­pi­do. Pe­ro si­gue te­nien­do vi­gen­cia gra­cias tam­bién a la enor­me con­sis­ten­cia de Do­nald Trump des­pués de dos años co­mo pre­si­den­te. Por­ta­da del li­bro —Es­ta mis­ma se­ma­na, los de­mó­cra­tas to­ma­ron la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. ¿Fue una sor­pre­sa? —No creo que ha­ya ha­bi­do gran­des sor­pre­sas en es­tas úl­ti­mas elec­cio­nes. Es­ta­ba es­cri­to que la Cá­ma­ra iba a pa­sar al par­ti­do de­mó­cra­ta no so­la­men­te por Trump, sino por­que es una es­pe­cie de fór­mu­la que ocu­rre y siem­pre. Se pro­du­ce un cam­bio. Fue por es­ta ra­zón por la que creo que Trump se en­fo­có so­bre to­do en el Se­na­do, con lo cual ha can­ta­do vic­to­ria. —Hay re­pre­sen­tan­tes ho­mo­se­xua­les, mu­sul­ma­nes y mu­chas más mu­je­res. Hay quie­nes ca­ta­lo­gan es­tas elec­cio­nes de his­tó­ri­cas. —Tie­nen ele­men­tos his­tó­ri­cos que son con­se­cuen­cia de los cam­bios de­mo­grá­fi­cos que se han pro­du­ci­do en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. Afor­tu­na­da­men­te es­tos cam­bios se han vis­to re­pre­sen­ta­dos en el Con­gre­so. Hay más mu­je­res, aun­que 79 en una cá­ma­ra de 435 per­so­nas me si­guen pa­re­cien­do pocas. Lla­ma tam­bién la aten­ción que so­lo dos sean re­pu­bli­ca­nas. Tam­bién hay 40 mu­je­res de co­lor, mu­sul­ma­nas, una les­bia­na, gen­te jo­ven. Hay que se­guir con aten­ción a Ale­xan­dra Oca­sio-Cor­tez, que ha si­do una re­ve­la­ción por ha­ber de­rro­ca­do a un con­gre­sis­ta muy que­ri­do en Nue­va York co­mo Joe Crow­ley. —¿Qué con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas pue­den te­ner el re­sul­ta­do de es­tas elec­cio­nes? —Creo que lo más im­por­tan­te que hay que re­sal­tar es el he­cho de que se abre una puer­ta pa­ra ini­ciar no una, sino va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes con­tra Do­nald Trump. So­bre la tra­ma ru­sa, sus fi­nan­zas, los mo­ti­vos por los que ce­só a Ja­mes Co­mey, el di­rec­tor del FBI. Hay ru­mo­res de que se van a po­ner en mar­cha es­tas ini­cia­ti­vas de jui­cio po­lí­ti­co en el 2019. —¿Cree que ha po­di­do co­men­zar el de­cli­ve del Go­bierno de Trump? —Do­nald Trump tie­ne las sie­te vi­das de un ga­to, siem­pre que es­tá a pun­to de caer de­rro­ta­do resucita. Tie­ne una gran ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar mie­do cuan­do es ne­ce­sa­rio bus­car alian­zas. Co­mo no tie­ne lí­mi­tes, tie­ne una enor­me fle­xi­bi­li­dad pa­ra dis­tor­sio­nar una no­ti­cia o crear una tormenta cuan­do una cues­tión le in­co­mo­da. —La cam­pa­ña elec­to­ral en EE.UU. co­men­zó el pa­sa­do miér­co­les. ¿Cuá­les cree que se­rán las cla­ves? —Hay al­gu­nas in­cóg­ni­tas. El par­ti­do de­mó­cra­ta ne­ce­si­ta for­mar en dos años un dis­cur­so que le per­mi­ta re­co­ger el des­con­ten­to de la gen­te. Tam­bién se­rá un fac­tor im­por­tan­te la eco­no­mía, que des­pués de diez años de bo­nan­za pa­re­ce que va a fre­nar­se. En lo que res­pec­ta al ex­te­rior in­flui­rá la gue­rra co­mer­cial con Chi­na y la re­la­ción de Trump con los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Por úl­ti­mo tam­bién va a ser cla­ve la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, que se­rá de­ter­mi­nan­te tan­to en la agen­da de­mó­cra­ta co­mo en la re­pu­bli­ca­na.

EFE

Mu­ni Jen­sen, ana­lis­ta po­lí­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.