In­ten­ta con­ju­gar el ri­gor y la se­rie­dad que se es­pe­ra en Bru­se­las del Go­bierno de un país im­por­tan­te co­mo Es­pa­ña con las sa­cu­di­das po­lí­ti­cas que Pe­dro Sán­chez se de­di­ca a ge­ne­rar sin pa­rar

ABC (Norte) - - ECONOMÍA - ENRIQUE SERBETO CO­RRES­PON­SAL EN BRU­SE­LAS

Des­pués de una ca­rre­ra me­teó­ri­ca en la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Na­dia Cal­vi­ño (La Co­ru­ña, 1968) acep­tó el pues­to de mi­nis­tra de Eco­no­mía en un Go­bierno ines­pe­ra­do, en el que le ha to­ca­do ejer­cer el pa­pel de de­fen­so­ra de la or­to­do­xia del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad, co­mo con­tra­pe­so ca­nó­ni­co a las exi­gen­cias po­pu­lis­tas de los so­cios de Pe­dro Sán­chez. Y en es­ta la­bor, mu­chos si­guen tra­tan­do de adi­vi­nar dón­de se si­tua­ría po­lí­ti­ca­men­te es­ta bri­llan­te ges­to­ra de lo pú­bli­co, hi­ja de uno de los más po­lé­mi­cos di­rec­to­res de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la de la épo­ca de Fe­li­pe Gon­zá­lez. An­tes de te­ner que li­diar con el cam­po de mi­nas po­lí­ti­co en el que se ha me­ti­do Pe­dro —¿Có­mo pien­sa en­fo­car la sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes? Es­te año la Se­gu­ri­dad So­cial ce­rra­rá con dé­fi­cit. —Sí, ya es­ta­ba pre­vis­to por el an­te­rior Go­bierno y no­so­tros es­ta­mos tra­tan­do de que sea lo me­nor po­si­ble. El pri­mer men­sa­je que hay que lan­zar es el de tran­qui­li­dad, a los pen­sio­nis­tas y los be­ne­fi­cia­rios. Nues­tro sis­te­ma de Se­gu­ri­dad So­cial es só­li­do. Pe­ro ello no sig­ni­fi­ca que no ha­ya que re­fle­xio­nar so­bre la es­truc­tu­ra de in­gre­sos y de gas­tos pa­ra ga­ran­ti­zar que las pen­sio­nes son dig­nas aho­ra y tam­bién den­tro de 20 o 30 años. Eso es lo que que­re­mos ha­cer en coor­di­na­ción con el pac­to de To­le­do: ga­ran­ti­zar pen­sio­nes dig­nas aho­ra y tam­bién pa­ra nues­tros hi­jos es el ob­je­ti­vo prin­ci­pal del Go­bierno. —¿Y aquel bai­le de si las pen­sio­nes se vin­cu­lan o no al IPC? —El com­pro­mi­so del Go­bierno es que el au­men­to de las pen­sio­nes se vin­cu­le al IPC. Aho­ra bien, si ha­bla­mos de la sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes a lar­go pla­zo, eso no de­pen­de so­lo de có­mo au­men­tan, sino de la es­truc­tu­ra de­mo­grá­fi­ca, de los in­gre­sos, del em­pleo, del au­men­to sa­la­rial, etc... Es­tos son fac­to­res que ten­drán que ser te­ni­dos en cuen­ta. Dé­je­me dar­le un ejem­plo: ha­ce un mes, la Ai­ref pre­sen­tó una pro­yec­ción de­mo­grá­fi­ca pa­ra Es­pa­ña pa­ra el año 2050 que es muy dis­tin­ta de la que ha­bía­mos ve­ni­do ma­ne­jan­do. Son es­tu­dios que pre­vén un au­men­to o una evo­lu­ción más po­si­ti­va de la po­bla­ción es­pa­ño­la. De­pen­dien­do del es­ce­na­rio de­mo­grá­fi­co cam­bia to­tal­men­te el sis­te­ma, de mo­do que no se pue­de lle­gar a con­clu­sio­nes apre­su­ra­das so­bre la Se­gu­ri­dad So­cial. —Hay al­gu­nos par­ti­dos que no es­tán dis­pues­tos por ra­zo­nes que teó­ri­ca­men­te es­tán re­la­cio­na­das con los mis­mos Pre­su­pues­tos, y hay otros que pa­re­cen que­rer vin­cu­lar el te­ma pre­su­pues­ta­rio con otras cues­tio­nes con las que no se de­be li­gar, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de asun­tos en los que el Go- —Es de­cir que vin­cu­lar las pen­sio­nes al IPC es tan pe­li­gro­so que hay que po­ner co­sas al­re­de­dor pa­ra evi­tar sus efec­tos in­de­sea­dos. —No es eso lo que he di­cho. Es­toy di­cien­do que las pen­sio­nes au­men­ta­rán con arre­glo al IPC co­mo ha pro­me­ti­do el Go­bierno, pe­ro que, de ca­ra al lar­go pla­zo, ha­brá que ver si hay que ha­cer o no otro ti­po de ajus­tes. Y lo pri­me­ro que he he­cho es man­dar un men­sa­je de tran­qui­li­dad. —¿Y de dón­de sal­drán los in­gre­sos ne­ce­sa­rios? —Pues ha­brá que ver cuál es la evo­lu­ción de los in­gre­sos, a la luz de as­pec­tos co­mo la me­jo­ra del mer­ca­do la­bo­ral. Los úl­ti­mos da­tos son muy po­si­ti­vos, es­ta­mos ro­zan­do los 19 mi­llo­nes de afi­lia­dos. Y si suben los sa­la­rios

—En­tien­do que se re­fie­re al PP y a Ciu­da­da­nos y no a los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.