Ge­ron­tó­lo­go

Él no lo du­da: vi­vir 100 años o más de for­ma sa­lu­da­ble se­rá lo nor­mal Un mun­do to­tal­men­te di­fe­ren­te

ABC (Norte) - - SOCIEDAD - RA­FAEL IBA­RRA MA­DRID

El au­tor de la con­tro­ver­ti­da obra «The Mi­to­chon­drial Free Ra­di­cal Theory of Aging» (La teo­ría del en­ve­je­ci­mien­to de los ra­di­ca­les li­bres mi­to­con­dria­les) y di­rec­tor cien­tí­fi­co de la SENS Re­search Foun­da­tion tra­ba­ja en el desa­rro­llo de una es­tra­te­gia de re­pa­ra­ción de te­ji­dos que re­ju­ve­ne­ce­ría el cuer­po hu­mano y, por lo tan­to, per­mi­ti­ría una es­pe­ran­za de vi­da in­de­fi­ni­da. Pa­ra con­se­guir es­to, ha iden­ti­fi­ca­do sie­te ti­pos de da­ños en los te­ji­dos cau­sa­dos por el en­ve­je­ci­mien­to que de­ben ser re­pa­ra­dos mé­di­ca­men­te an­tes de que es­te ob­je­ti­vo se pue­da al­can­zar. Grey ha char­la­do con ABC en una re­cien­te vi­si­ta a Ma­drid. —¿Có­mo quie­re de­te­ner el en­ve­je­ci­mien­to hu­mano? En los úl­ti­mos diez años se han pro­du­ci­do avan­ces muy re­le­van­tes en es­ta cam­po. Pa­ra se­guir sa­nos a me­di­da que en­ve­je­ce­mos te­ne­mos que re­pa­rar to­do el da­ño ce­lu­lar que se ha ido acu­mu­lan­do con la edad. El pro­ble­ma es que mu­chos de es­tos da­ños son muy di­fí­ci­les de re­pa­rar, y mu­chos in­ves­ti­ga­do­res han aban­do­na­do es­te ca­mino. Pe­ro no­so­tros he­mos de­mos­tra­do que no es tan difícil. La prue­ba de con­cep­to ya es­tá he­cha en el la­bo­ra­to­rio. Es­ta­mos crean­do em­pre­sas pa­ra ini­ciar en­sa­yos clí­ni­cos en hu­ma­nos en los pró­xi­mos años, aun­que al­gu­nas téc­ni­cas, co­mo la te­ra­pia ce­lu­lar, ya se es­tán pro­ban­do. —¿La te­ra­pia ce­lu­lar y la edi­ción del ge­no­ma son la avan­za­di­lla de es­tas téc­ni­cas que van pro­lon­gar nues­tra vi­da? —Nin­gu­na de ellas, por se­pa­ra­do, va a au­men­tar nues­tra vi­da. Hay que uti­li­zar­las to­das al mis­mo tiem­po de­bi­do a que el da­ño es múl­ti­ple —Es­tas téc­ni­cas de las que es­ta­mos ha­blan­do son muy ca­ras. ¿Es­ta­rán dis­po­ni­bles pa­ra to­dos? —Por su­pues­to, y le ex­pli­co por qué. Si se pue­de man­te­ner a las per­so­nas sa­nas du­ran­te más años se aho­rra­rán gas­tos aso­cia­dos con la en­fer­me­dad. —Siem­pre po­ne el ejem­plo de que el ser hu­mano es co­mo un co­che que, si se cui­da, pue­de du­rar mu­chos años. —Si co­mo us­ted di­ce vi­vi­re­mos mu­chos años más, has­ta los mil años, ¿qué re­tos cien­tí­fi­cos ten­dre­mos? ¿Ha­brá re­cur­sos pa­ra to­dos? —Se­rá un mun­do to­tal­men­te di­fe­ren­te. Na­die es­ta­rá en­fer­mo y sí, ha­brá pa­ra to­dos. La gen­te es­tá equi­vo­ca­da. El cam­bio cli­má­ti­co no es con­se­cuen­cia de la po­bla­ción, sino del mal uso que ha­ce­mos de nues­tros re­cur­sos y así con­ta­mi­na­mos el pla­ne­ta. A la ma­yo­ría el cam­bio cli­má­ti­co les se­gui­rá im­por­tan­do na­da, pe­ro los avan­ces tec­no­ló­gi­cos ha­rán mu­cho más lim­pio el pla­ne­ta. Sin em­bar­go, tar­de o tem­prano la ma­yo­ría de los co­ches ter­mi­nan en el des­gua­ce. —Eso ocu­rre por­que sus due­ños son unos va­gos. Aque­llos que real­men­te quie­ren a sus co­ches los man­tie­nen y re­ju­ve­ne­cen pa­ra que les du­ren más años. Y eso es lo de­be­mos ha­cer con nues­tro or­ga­nis­mo. —¿De­be­mos en­ton­ces cam­biar nues­tro con­cep­to de en­ve­je­ci­mien­to o edad bio­ló­gi­ca? —Has­ta aho­ra se ha pen­sa­do que el en­ve­je­ci­mien­to es al­go na­tu­ral e inevi­ta­ble y no se ha con­si­de­ra­do una en­fer­me­dad. Pe­ro de­be­mos em­pe­zar a pen­sar en ello co­mo un pro­ble­ma mé­di­co y, co­mo tal, tie­ne so­lu­ción. Y lo pri­me­ro que hay que ha­cer es cam­biar nues­tro con­cep­to de en­ve­je­ci­mien­to. Es de­cir, ya no se­rá im­por­tan­te la edad bio­ló­gi­ca. Po­dre­mos te­ner 20 o 30 años pa­ra siem­pre. La que us­ted pre­fie­ra. —¿Es po­si­ble que, se­gún sus ideas, es­te­mos an­te la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de hu­ma­nos in­mor­ta­les? —To­da­vía ig­no­ra­mos cuán­do po­dre­mos con­tro­lar to­tal­men­te con el en­ve­je­ci­mien­to gra­cias a la nue­vas tec­no­lo­gías: es im­pre­de­ci­ble. Pe­ro, en mi opi­nión, te­ne­mos una po­si­bi­li­dad del 50% de que es­tén dis­po­ni­bles den­tro de 20 años, lo que sig­ni­fi­ca­rá que mu­chas per­so­nas que es­tán más cer­ca de su muer­te po­drán re­ju­ve­ne­cer. Por ejem­plo, una per­so­na con 50 años, po-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.