El gri­to Gaz­te­lue­ta

ABC (Norte) - - OPINIÓN -

Hay mo­men­tos en la vi­da en los que uno sien­te la ne­ce­si­dad de gri­tar. Son mo­men­tos en los que se per­ci­be con cla­ri­dad un pe­li­gro in­mi­nen­te, pro­pio o ajeno, per­so­nal o so­cial. Se gri­ta a una per­so­na an­cia­na pa­ra evi­tar que sea atro­pe­lla­da; a un ni­ño a pun­to de caer­se a una pis­ci­na. Pe­ro tam­bién se gri­ta a una so­cie­dad en ries­go de in­jus­ti­cia. Así gri­ta­ron Lut­her King, Man­de­la o Ro­me­ro, en­tre otros. En es­tos ca­sos, gri­tar no es una fal­ta de edu­ca­ción sino una ne­ce­si­dad, in­clu­so un de­ber mo­ral. Hoy ten­go la ne­ce­si­dad de gri­tar, co­mo ser hu­mano que soy. De gri­tar a la so­cie­dad es­pa­ño­la, a po­cos me­tros de la tum­ba de Mar­tin Lut­her King don­de me en­cuen­tro, que la pre­sun­ción de inocen­cia, la más pre­cio­sa y de­li­ca­da jo­ya que ador­na a la dig­ni­dad hu­ma­na, me­re­ce el más ex­qui­si­to de los res­pe­tos, tam­bién en tiem­pos con­vul­sos. De gri­tar que el Es­ta­do de De­re­cho no se tam­ba­lea con un de­lin­cuen­te en la ca­lle, pe­ro sí con un inocen­te en la cár­cel. Ahí ra­di­ca pre­ci­sa­men­te su gran­de­za y su li­be­ra­ción. De gri­tar que la cre­cien­te ten­sión so­cial y el fer­vien­te de­seo de po­ner pun­to fi­nal a es­te cán­cer de los abu­sos se­xua­les ja­más pue­de jus­ti­fi­car, en ins­tan­cia al­gu­na, una con­de­na ba­jo la som­bra de la du­da. De gri­tar, en fin, que nues­tra de­mo­cra­cia no se pue­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.