El Con­gre­so cul­pa al Ban­co de Es­pa­ña y a los ges­to­res de la cri­sis fi­nan­cie­ra y el res­ca­te

· Cs acu­sa a PSOE y PP de ne­gar la po­li­ti­za­ción de las ca­jas y re­cha­za el in­for­me de la co­mi­sión

ABC (Norte) - - ECONOMÍA - MON­CHO VELOSO MA­DRID

Año y me­dio des­pués de su ini­cio, tras es­cu­char a más de 80 po­lí­ti­cos, ban­que­ros, su­per­vi­so­res y au­di­to­res du­ran­te 207 ho­ras y me­dia y re­vi­sar 18.560 ar­chi­vos, la co­mi­sión del Con­gre­so de los Dipu­tados que ha in­ves­ti­ga­do la cri­sis fi­nan­cie­ra des­de el ori­gen de la bur­bu­ja has­ta el res­ca­te y la caí­da del Po­pu­lar, apro­bó ayer sus con­clu­sio­nes. La prin­ci­pal, que res­pal­dan to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios, es la de­ja­ción de fun­cio­nes de los su­per­vi­so­res. PP y PSOE, por otro la­do, nie­gan que la po­li­ti­za­ción de las ca­jas fue­se la cla­ve en la quie­bra de es­tas, lo que pro­vo­có que Ciu­da­da­nos vo­ta­se en con­tra del tex­to.

El re­cha­zo de es­ta for­ma­ción en­tur­bió el cli­ma en que se ha­bía desa­rro­lla­do la co­mi­sión des­de su pri­me­ra se­sión en ju­lio de 2017. Ciu­da­da­nos jus­ti­fi­có su vo­to en que las con­clu­sio­nes, apro­ba­das con el vo­to del res­to de par­ti­dos y la abs­ten­ción de Po­de­mos, qui­tan hie­rro a la po­li­ti­za­ción de las ca­jas. «Es una ver­güen­za que PP y PSOE quie­ran li­be­rar de cul­pa a los po­lí­ti­cos», cri­ti­có el dipu­tado To­ni Roldán. Sin em­bar­go, el res­to de gru­pos re­pren­die­ron a Ciu­da­da­nos, acu­sán­do­lo de elec­to­ra­lis­mo.

La co­mi­sión con­clu­ye que las ma­las prác­ti­cas afec­ta­ron tan­to a ban­cos co­mo a ca­jas de aho­rros y que esas se de­bían no al pro­pio sis­te­ma de ca­jas, sino a la ac­tua­ción par­ti­cu­lar de de­ter­mi­na­dos ges­to­res y al mo­de­lo de go­ber­nan­za de ca­da en­ti­dad. El tex­to, si bien ad­mi­te que la in­fluen­cia de los po­de­res pú­bli­cos en es­tas en­ti­da­des «no fue ne­ce­sa­ria­men­te po­si­ti­vo», lle­ga a de­cir que la pro­fe­sio­na­li­dad de sus di­rec­ti­vos era si­mi­lar a la de los ban­cos.

El Con­gre­so po­ne co­mo ejem­plo la caí­da de un ban­co his­tó­ri­co co­mo el Po­pu­lar, cu­ya re­so­lu­ción acha­ca a una ma­la ges­tión y a una la­xa su­per­vi­sión, fren­te al buen ha­cer de ca­jas co­mo Cai­xabank. En esa lí­nea, en la de­ba­cle de Bankia el in­for­me se­ña­la «prác­ti­cas acre­di­ta­das co­mo de­lic­ti­vas» en la re­mu­ne­ra­ción a sus an­ti­guos di­rec­ti­vos, en re­fe­ren­cia a las tar­je­tas «black», así co­mo a una ma­la po­lí­ti­ca de ries­gos.

Los par­ti­dos des­li­zan al­gu­na au­to­crí­ti­ca a su pa­pel en la for­ma­ción de la bur­bu­ja –co­mo la re­gu­la­ción de las ti­tu­li­za­cio­nes por el PSOE en 1992 y la pos­te­rior li­be­ra­li­za­ción del sue­lo por el PP– y a «la inac­ción po­lí­ti­ca», tar­dan­za y erro­res del Go­bierno de Za­pa­te­ro al abor­dar el pro­ble­ma de las ca­jas.

La prin­ci­pal acu­sa­ción de los gru­pos es en cam­bio que los su­per­vi­so­res, so­bre to­do el Ban­co de Es­pa­ña, no evi­ta­ron la for­ma­ción de la bur­bu­ja cre­di­ti­cia e in­mo­bi­lia­ria ni to­ma­ron me­di­das pa­ra en­de­re­zar a tiem­po al sec­tor ban­ca­rio. «No hi­cie­ron fren­te a sus obli­ga­cio­nes», de­nun­cian en el tex­to.

Los go­ber­na­do­res siem­pre la­men­ta­ron en su com­pa­re­cen­cia que el Ban­co de Es­pa­ña no te­nía ni he­rra­mien­tas ni po­de­res su­fi­cien­tes pa­ra me­ter en ve­re­da a la ban­ca. La co­mi­sión re­cha­za esa jus­ti­fi­ca­ción ale­gan­do que la le­gis­la­ción «da­ba mar­gen su­fi­cien­te» pa­ra to­mar me­di­das y que «el su­per­vi­sor si­guió una po­lí­ti­ca cuan­to me­nos la­xa».

Es más, el in­for­me le acu­sa di­rec­ta­men­te de no im­pe­dir la ven­ta de pre­fe­ren­tes «aun cuan­do te­nía in­for­ma­ción con­tras­ta­da» de los pro­ble­mas de mu­chas en­ti­da­des. «Se per­mi­tió la co­lo­ca­ción a pe­que­ños aho­rra­do­res de pro­duc­tos com­ple­jos que fi­nal­men­te les su­pu­sie­ron que­bran­tos», acu­sa.

Por eso las prin­ci­pa­les re­co­men­da­cio­nes de los par­ti­dos van di­ri­gi­das a re­for­zar la su­per­vi­sión, ele­van­do su in­de­pen­den­cia y do­tán­do­la de ins­tru­men­tos ins­pec­to­res y san­cio­na­do­res más po­ten­tes; re­vi­sar la le­gis­la­ción so­bre res­pon­sa­bi­li­dad y san­cio­nes, y dar ma­yor pro­tec­ción al con­su­mi­dor fi­nan­cie­ro, me­di­das to­das ellas que aho­ra de­pen­den de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de los pro­pios fir­man­tes del in­for­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.