FE­MI­NIS­MO DE SEC­TA

Ca­da mu­jer es un mun­do. No de­je­mos que la iz­quier­da nos con­vier­ta en peo­nes de sus po­lí­ti­cas

ABC (Norte) - - OPINIÓN - ISA­BEL SAN SE­BAS­TIÁN

NO se al­can­za la igual­dad des­de la dis­cri­mi­na­ción; es una con­tra­dic­ción «in ter­mi­nis». Tam­po­co son bue­nos pun­tos de par­ti­da el mie­do, la des­con­fian­za y la sen­sa­ción de su­pe­rio­ri­dad o in­fe­rio­ri­dad. La pers­pec­ti­va de gé­ne­ro se em­pe­ña en des­truir la evi­den­cia de que ca­da per­so­na, in­de­pen­dien­te­men­te de su se­xo, es úni­ca en su com­ple­ji­dad, so­be­ra­na e irre­pe­ti­ble. De ahí que re­sul­te in­sul­tan­te ese fe­mi­nis­mo de sec­ta em­pe­ña­do en me­ter­nos a to­das en un mis­mo sa­co, atri­buir­nos una ideo­lo­gía con­sus­tan­cial a nues­tra con­di­ción fe­me­ni­na y con­ver­tir­nos en ma­rio­ne­tas al ser­vi­cio de una cau­sa per­fec­ta­men­te de­fi­ni­da: la de la iz­quier­da que se au­to­de­no­mi­na «pro­gre­sis­ta» cuan­do los he­chos de­mues­tran que so­lo sus di­ri­gen­tes pro­gre­san ba­jo su go­bierno. Con­mi­go que no cuen­ten. Me nie­go ro­tun­da­men­te a de­jar­me uti­li­zar.

Yo ejer­cía de fe­mi­nis­ta, en el sen­ti­do li­te­ral de la pa­la­bra, cuan­do Ire­ne Mon­te­ro no era ni un pro­yec­to en la men­te de sus pa­dres. Es­co­gí un ofi­cio emi­nen­te­men­te mas­cu­lino en­ton­ces, en una es­pe­cia­li­dad, el periodismo po­lí­ti­co de pren­sa dia­ria, en el que esa pre­va­len­cia se tra­du­cía en con­di­cio­nes la­bo­ra­les prác­ti­ca­men­te in­com­pa­ti­bles con la con­ci­lia­ción fa­mi­liar. A di­fe­ren­cia de la li­de­re­sa po­de­mi­ta, crié a mis hi­jos con dos me­ses es­ca­sos de ba­ja y nu­las ayu­das a la ma­ter­ni­dad. Mi ge­ne­ra­ción tra­ba­jó muy du­ro pa­ra con­se­guir los de­re­chos que ella ha dis­fru­ta­do, exi­gir opor­tu­ni­da­des, de­mos­trar ca­pa­ci­dad y des­mon­tar in­con­ta­bles pre­jui­cios arrai­ga­dos en la so­cie­dad, des­pués de que la an­te­rior hu­bie­ra lo­gra­do, con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de mu­chos hom­bres, de­rri­bar los obs­tácu­los le­ga­les que im­pe­dían a las mu­je­res ser due­ñas de su des­tino en Es­pa­ña. Guár­den­se por tan­to sus lec­cio­nes Adria­na Las­tra, Car­men Cal­vo, Te­re­sa Ro­drí­guez y de­más sa­cer­do­ti­sas de la nue­va re­li­gión que nos tra­ta co­mo a se­res des­va­li­dos, ne­ce­si­ta­dos de tu­te­la y ven­ta­jas. Bas­ta ya de usur­par la re­pre­sen­ta­ción de un co­lec­ti­vo que en­glo­ba a la mi­tad de la hu­ma­ni­dad. Yo no co­mul­go con sus dic­ta­dos ni acep­to sus dog­mas. No se atre­van a ha­blar en mi nom­bre. No me in­clu­yan en su lis­ta.

La pa­la­bra de un va­rón no pue­de va­ler más que la de una mu­jer, ni tam­po­co me­nos, co­mo ocu­rre en las de­nun­cias por vio­len­cia de gé­ne­ro. Esa pre­sun­ción con­tra­vie­ne un prin­ci­pio esen­cial de la de­mo­cra­cia y en na­da con­tri­bu­ye a com­ba­tir ese de­li­to. A las mu­je­res no «nos» ma­tan ni «nos» vio­lan por ser mu­je­res, tal co­mo pos­tu­la el dis­cur­so ofi­cial de esas gu­rús, en­tre otras ra­zo­nes por­que la in­men­sa ma­yo­ría los hom­bres no va por ahí vio­lan­do o ma­tan­do a na­die. Al­gu­nas mu­je­res, afor­tu­na­da­men­te muy po­cas en nues­tro país si lo com­pa­ra­mos con otros ve­ci­nos, son víc­ti­mas de esos crí­me­nes, por­que al­gu­nos hom­bres, los me­nos, son cri­mi­na­les cu­yo lu­gar es­tá o de­be­ría es­tar en la cár­cel, de por vi­da en el ca­so de los mul­ti­rrein­ci­den­tes. De por vi­da, sí, di­gan lo que di­gan las mis­mas vo­ces biem­pen­san­tes que se atri­bu­yen en ex­clu­si­va la de­fen­sa de esas víc­ti­mas. Con­di­ción fe­me­ni­na y an­ti­ca­pi­ta­lis­mo o so­cia­lis­mo son con­cep­tos que na­da tie­nen que ver en­tre sí. Mag­ni­tu­des de ám­bi­tos dis­tin­tos. Las mu­je­res no te­ne­mos un de­re­cho sa­cro­san­to al abor­to, por­que en el ac­to de abor­tar hay dos vi­das im­pli­ca­das y dos de­re­chos con­tra­pues­tos: los de la ma­dre y los del hi­jo, por no men­cio­nar los del pa­dre, pa­ra­dó­ji­ca­men­te li­bra­do de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad. Ig­no­rar es­ta reali­dad es fa­laz y des­ho­nes­to. Iden­ti­fi­car fe­mi­nis­mo y abor­to, co­mo dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da, de­no­ta, una vez más, una fal­ta de res­pe­to ab­so­lu­ta a los va­lo­res y creen­cias de mi­llo­nes de mu­je­res tan consagradas co­mo la que más a la lu­cha por con­se­guir la ple­na y to­tal igual­dad. Ca­da mu­jer es un mun­do. No de­je­mos que nos con­vier­tan en peo­nes de sus po­lí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.